hotel
por Clau

No soy de las personas que echan tanto de menos, me comparo con una amiga con la que me fui de vacaciones por sólo 10 días a Brasil y me decía que extrañaba el acento chileno. Lo encontré una exageración, pero quizás hay gente a quienes les hacen falta más las cosas.

Por lo mismo, ahora que me fui de vacaciones por un tiempo más largo, me di cuenta de cuáles eran las pequeñas cosas que echo de menos cuando estoy fuera:

Mis productos de baño. Eso fue lo que ganó por lejos. En este sentido cuenta todo, desde mi ducha, mi jabón, esponja, secador de pelo, todas mis cremas, mi clarisonic, y la cantidad ridícula de cosas que ocupo día a día en este espacio de la casa.

La palta. Como palta casi todos los días de mi vida, entonces cuando ya pasan semanas sin ponerle al pancito o la ensalada, lo voy necesitando.

Mi rutina. No soy una persona totalmente estructurada, pero sí tengo casi mi rutina diaria armada, y la armé con cosas que me gustan, entonces dejarla por tanto tiempo, me hace pensar que efectivamente sí me entretiene.

Todo mi clóset. En las vacaciones uno se lleva una cantidad limitada de ropa, y lo que me pasa a mí es que termino vistiéndome todos los días igual. Y ahí sí que echo de menos las posibilidades de mi clóset.

A mi mamá. Eso es como obvio, aunque hable siempre con ella por wasap, extrañar a la mamá es algo que no se va con los años.

Foto: unsplash.com

7 COMENTARIOS

  1. Viví un año fuera de Chile y no eché de menos nada, me adapté super rápido.
    A mi mamá y amigas no las eché tanto de menos gracias a las maravillas de skype.

  2. Yo echo de menos las frutas. Estoy tan acostumbrada a comer fruta en la mañana y en la tarde que cuando voy a lugares donde el desayuno no lo incluye. Las echo mucho de menos. Y a veces no compro, porque la idea no es gastar tanto en alimentos.

    También extraño los miles de productos de baño que uno ocupa.

    Al único que extraño al viajar es a mi marido, especialmente cuando veo algo que sé que le encantaría.

  3. Lo que más he echado de menos cuando he hecho viajes largos ha sido la palta, el manjar (por qué a todo le ponen nutella?? grrr), la marraqueta y todos mis productos de cuidado de la piel, léase tónico, leche desmaquillante, crema de noche, contorno de ojos, etc no me puedo llevar todo en la maleta y ya después de un par de semanas se empieza a notar la falta!

  4. a parte de la cantidad ridícula de cosas que uso en el baño, como bien dice el artículo, lo que más me pasa es con la ropa, recurrente es el pensamiento “porque traje esto y no xxx cosa” siempre me pasa que cuandop empiezo a ver la ropa que lleve pienso en que no se que estaba pensando cuando hice la maleta. Una vez dije iré con poquito y me comprare allá lo que necesite usar (Miami) pero no es opción todaaaaaas las veces jojojo

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here