tallerdepansesion1
por Mariana y punto, foto: Javiera

Como vivo sola, desde hace un tiempo ya que mi rutina panadera consistía en comprar una vez a la semana (o incluso una vez cada dos semanas) un pan de campo o integral, rebanarlo y congelarlo así cortado. Por algún motivo el pan se demora muy poco en descongelar, por lo que si saco las rebanadas del freezer antes de ducharme, al estar vestida el pan ya está listo para ser tostado y comido para el desayuno.

Si bien desde hace un tiempo me preocupo de comprar pan hecho con masa madre y muchas veces de harina integral, mi nuevo objetivo era hacer el pan yo misma y convertirlo en una rutina semanal hecha en casa.

Le tenía mucho respeto y casi miedo a la masa madre (a que se pudriera y no me diera cuenta, entre otras cosas), por lo que para hacerla bien fue que me apunté al taller de pan de la Fábrica Zancada, y ya tengo muchas rebanadas de pan casero y amasado por mí esperando para ser consumido en los próximos días.

Llevamos apenas una sesión en la que justamente aprendimos cómo se empieza la masa madre, pero ya le perdí el susto. Mi primer intento está en la despensa, huele a fermento, y tengo fe en que será la base para todos los panes que haré una vez a la semana de ahora en adelante.

4 COMENTARIOS

  1. Yo leí la receta de masa madre y la encontré media peluda. Porque hay que trabajarla todas las semanas y debe botarse cierta cantidad.

  2. Yo hago pan sin masa madre, me dura toda la semana igual y me queda igual de blandito, según mi abuelita la técnica es en el amasado, que no se te enfríe la masa, si no ahí te quedará duro… he revisado muchas recetas de masa madre y encuentro que es mucho pa tan poco jajaja si uno se lo come de una pura sentá…

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here