pan
por Javiera

Desde que vi Cooked me obsesioné con aprender a hacer pan, por eso vino como anillo al dedo que Fábrica Zancada contactara al Chico Márquez una vez más para que compartiera con nosotros, los inexpertos, sus talentos culinarios.

En tres semanas aprendimos a hacer masa madre, pan de campo, pan integral y uno de los tesoros de este país: marraquetas.

Pero aprendimos también otras cosas: aprendimos que un pan puede ser exquisito aunque salga medio deforme. No puedo negar que me decepcioné de mí misma cuando no supe cortar la masa de cierta manera antes de meterla al horno porque, según yo, “iba a quedar feo”. Pero quedó rico y mientras saboreaba mi creación me di cuenta de que la publicidad también implantó en nuestras cabezas una idea absurda de perfección con respecto no sólo a nuestros cuerpos, nuestro pelo o nuestra piel, sino también con la comida.

Aprendimos a esperar: una vez que tenemos nuestra masa, debemos amasarla en intervalos determinados por una hora; la clave de un buen pan es que repose para que agarre un mejor sabor; la masa madre se demora un par de días en activarse para ser usada. Tener paciencia es la clave de hacer pan y, sin exagerar, creo que es también una de las claves de la vida.

Aprendimos a organizarnos. Hacer pan requiere planificar qué día harás la masa madre, considerar sus tiempos y acomodar los tuyos para ella; planificar cuándo harás el pan o cuándo meterás la masa madre al refrigerador para usarla cuando te sea posible. Es tal la preocupación por la masa madre que al final se crea una mini relación con ella. No exagero cuando digo que varios de los alumnos del taller le hablábamos a nuestra masa madre e incluso consideramos ponerle nombre.

Pero creo que lo más importante fue darnos cuenta que podemos hacer esto nosotros mismos. Hacer pan es un poco como hacer magia, y darme cuenta que puedo prescindir de una industria que, para variar, nos llena de cosas innecesarias y de dudosa procedencia (exceso de levadura, preservantes, etc.), me deja muy feliz y con ganas no sólo de hacer pan para mí, sino de hacer pan para las personas que quiero.

La humanidad viene haciendo su propio pan desde hace miles de años. Poder unirme a esa tradición y, aunque suene exagerado, adquirir esa sabiduría milenaria, me parece algo lindísimo.

Fábrica Zancada | Taller | Pan con masa madre
Fecha: 12, 19 y 26 de noviembre
Horario: Sábado de 10 a 13 h
Precio: 75.000 pesos por el taller completo (3 sesiones, una vez a la semana)
Materiales, ingredientes y degustación incluidos
Inscripciones: mail titulado PAN a [email protected]

2 COMENTARIOS

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here