por lucy

Creo que, desde la pubertad, la autoestima ha sido un gran tema en mi vida. Cuando era bien chica era canchera, inquieta, y no recuerdo haberme preocupado por lo que los otros pensaban de mí. Hacía lo que quería o al menos lo intentaba incansablemente. Pasados los 10 años seguí intentándolo, pero empecé a ser más consciente de lo que proyectaba -especialmente cuando creía que era algo no tan bacán- y me volví tímida e insegura. Me iba muy bien en el colegio pero siempre estaba muy nerviosa antes de una prueba o de la entrega de una nota; como no me sentía cómoda siendo femenina (o siendo lo que nos decían que era ser femeninas), incluso llegué a cuestionarme si me sentía lo suficientemente mujer; y como parecía ser invisible par los hombres, empecé a asumir que no era bonita, una sensación que mantengo hasta el día de hoy.

Afortunadamente siempre he sido muy insistente y peleadora, por lo que me mantuve sin usar maquillaje ni faldas hasta que fue algo que realmente me gustó, seguí jugando vóleibol aunque fuera más baja que el resto de mis compañeras, y nunca me solté el pelo porque un hombre me dijera que eso se veía mejor, sino cuando yo me sentí a gusto haciéndolo. Pero, como dije al principio, hay traumas de niña que todavía aparecen en mi autoestima cuando me siento en un mal momento o las cosas no me resultan.

Ahora revisando la campaña #EnseñaAutoestima de Onu Mujeres y Dove me parece preocupante ver que yo de niña no era parte de una minoría con temas de autoestima; en el mundo más de la mitad de las niñas deja de hacer cosas porque no se sienten cómodas por sus cuerpos, y en Chile ¡1 de cada 2 niñas siente presión por verse bonita!

Esta campaña busca cuidar al autoestima de las niñas e incentivarlas a que sean imparables y perseveren pese a los límites y dificultades que a veces el entorno trata de imponernos. Para eso, en www.programaautoestima.cl hay guías autodidactas para apoderados, profesores y líderes de jóvenes.

Les dejamos acá otros de los resultados del estudio “La autoestima en las jóvenes chilenas” de GFK Adimark, aplicado a más de 300 niñas entre 10 y 17 años:

– El 40% de las niñas chilenas afirma sentirse “lindas”, “bonitas” o “hermosas” y el 57% “natural”, “sencilla”, “promedio” o “común”. El 2% se considera “no atractiva” o “fea”.
– Las niñas chilenas están bajo el promedio global, aunque por encima de otros países sudamericanos. Encabezan este ranking las asiáticas, con 68% en China.
– El 43% de las jóvenes se encuentra satisfecha con su apariencia y el 27% también lo está, pero les gustaría cambiar algunas cosas.
– A menor edad (10 a 12 años) las cifras de satisfacción son más altas (52%), luego caen en la adolescencia al (13-15 años) (35%) y vuelve a subir desde los 16 años (40%).
– El 36% de las encuestadas declaró haber dejado de hacer alguna actividad por haberse sentido mal con su apariencia, siendo las principales actividades que evitan ir a la piscina, a la playa y a comprar ropa.
– El 71% declara que la madre es el principal modelo femenino a seguir, seguido de otras figuras femeninas cercanas como las hermanas (17%) y abuelas (14%), por sobre las amigas (5%).
– 7 de cada 10 declaran que niños y niñas no deben ser tratados de manera diferente.
– Las niñas chilenas tienen esperanza de un mundo donde podrán sentirse confiadas, felices, con éxito profesional e igualdad.

3 COMENTARIOS

  1. Uf! un tema profundo! la baja autoestima no solo lo refleja la timidez, si eres exagerado y pides la aprobación de todos también lo eres, en realidad más baja aún porque dependes de otros.Estudios reflejan que cuando pones tu estado en facebook y esperas que te pregunten que te pasó, etc es baja autoestima, yo creo que la mayoría tiene ese problema en el mundo.
    En mi caso soy ya mayor de 30 y sigo luchando contra eso, porque mis padres – como muchos – no supo trabajar eso en mí, y eso se arrastra por años, puedes hacer mucho trabajo interno pero cuesta, un montón! los padres no lo hacen a propósito, solo que no saben manejarlo, es muy complejo y hoy entre las rutinas, la plata y el tiempo se hace difícil, el Colegio no ayuda mucho y menos la sociedad. Ahora se hablan los temas más pero hay mucha ignorancia.

  2. Me encantó. Tengo una hija de un año y desde ya me preocupa el tema, porque me pasó, le pasó a mis amigas, le pasó a mi madre y a todas las mujeres que conozco.
    Que se hable me encanta

  3. Es un clásico sentirse así en la adolescencia. A mí me ha costado años aprender a quererme tal como soy, pero hablo de años y aun así me ha costado ene. Es tan así que me he operado y aún así sigo con falta de aceptación física. Así que es un tema psicológico. Y obviamente que lo mejor es dejar de darle tanta importancia al aspecto físico, y creo que recién eso se logra cuando uno ya es más grande y cuando ya te das cuenta que la opinión del resto no importa en estos casos, todo es subjetivo! Así que ánimo a todas y ojo con las adolescentes y niñas, porque de muy chica (7 años en adelante) ya estaba pidiendo a una estrella fugaz poder ser rubia ajja es tragicómico, pero así no más pu…ahora ni loca me teñiría mi pelo, amo mi color negro, pero como digo ya las treinteañeras sabemos quw toma años y un trabajo muy, pero muy personal.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here