El liberador ejercicio de dejar de hacer listas

328

lista
por @patyleiva

Nunca pensé que diría esto pero dejé de hacer listas. Las amo, seguramente mi primer post en Zancada habrá sido “amo las listas” o algo así, he vivido toda mi vida disfrutando de hacer check √ en cada anotación cumplida, pero esta semana hice la prueba de abandonarlas y me gustó lo que pasó.

Parto por decir que las listas obviamente son una ayuda tremenda para la organización y que muchas veces me han sido muy útiles. Pero no basta con hacerlas, ¡hay que cumplirlas! Y cuando uno no lo logra y pasan los días y vuelves una y otra vez a repetir las mismas metas, el sentimiento de inclumplimiento es, para mí, desmotivante.

Me pasó que esta semana, cuando iba a anotar una tarea, decidí hacerla en vez de anotarla. Y voilá, la terminé y comencé otra. No tuve la satisfacción inmediata del check, pero en la noche me di cuenta de lo mucho que había avanzado sin haber “perdido tiempo” en escribir y revisar lo que tenía que hacer, sino haciéndolo. Una loquilla. Y así llevo varios días.

Ojo que estoy totalmente consciente de que este “desorden” funciona sólo cuando estás concentrado en un solo tema. Me explico. Lo que tenía que hacer era todo trabajo de escritorio, por eso podía terminar y empezar con otra tarea sin sentirme un títere que iba reaccionando con la contingencia. No funcionaría si las labores fueran muy variadas, pero de alguna manera lo sentí como un avance para mis cuadrados estándares que ahora, cuando tengo demasiada carga de trabajo, me deja frustrada porque humanamente no puedo abarcarlo todo.

También lo vi como un ejercicio liberador, y al menos por ahora, seguiré no-haciendo listas. Después les cuento como me va.

7 COMENTARIOS

  1. Yo pienso que las listas para temas prácticos, convienen. Yo no las hago, pero sí anoto en el celu lo que “debería” hacer en el día, pero nada que no pueda patear para otro día si no tengo ganas ese día o no puedo, soy muy flexible. Ahora, estoy un poco en contra de hacer listas para la vida en general -no hablo de tareas de pegas o cosas más urgentes- aquello que queremos hacer, porque deja la improvisación de lado y no ata a cosas que probablemente con el tiempo no queramos realizar. También fomenta la frustración, a mi parecer.

  2. Imposible dejar las listas, durante el día por pega debo hacer muchas cosas, si no las hago en ese día pierdo el plazo y falla mi trabajo.

    Por eso uso agenda donde anoto los plazos y cosas que debo hacer. sino, sería un caos total.

  3. Me pasa que ando tan “cabeza de pollo” que si no hago listas olvido lo que tengo que hacer…
    Así es que, por ahora, no es opción.

  4. Tengo memoria de pollo, por lo que las listas para mí son una salvación. Pero las listas bien hechas.
    También sufro con una una sucesión interminable de pendientes, pero eso ocurre porque tiendo a delegarle cosas importantes a un papel y no preocuparme de que cada actividad sea efectivamente hecha. Es más cómodo hacer planes que concretarlos. Amamos las listas porque son fáciles, pero la lista funciona cuando hay una programación adecuada Son cómodas, pero en un sentido demasiado amplio.
    Como solución he optado por una mejor organización, si es algo urgente o factible de hacer en el día, hago lo mismo que tú, actúo de inmediato. Si puede esperar o es un compromiso a futuro lo anoto, pero siempre tratando que no sean demasiadas cosas como para que algunas pasen desapercibidas. En esto me ha ayudado el método del “bullet journal” agendar las tareas por tareas importantes del mes en una hoja y tareas importantes del día en otra, tachando los logros diariamente y trasladando lo que no he cumplido al siguiente. Anotando más de una vez eso que dejé pendiente hace patente que estoy postergando algo. Y teniendo un panorama del mes, me ayuda a organizarme mejor y priorizar tareas. Como es solo lo fundamental, no me abrumo ni distraigo con anotaciones que tienen que ver más con entretención que con pega o planes reales.

  5. Imposible para mi. Mi pega es cero relajada y tengo mil cosas que hacer a diario que voy anotando en mi agenda y luego que las hago, las tiqueo.

    Sin mis listas, haría mal mi pega… tan simple como eso :/

Dejar una respuesta