Comentarios a propósito de los diez años de “El diablo se viste a la moda”

548

devilwearsprada
por Helga Pataki

Diez años. Ya pasaron diez años desde que se estrenó El Diablo se viste a la moda, una de las mejores películas que se han hecho, no digan que no. O, al menos, una de las mejores películas de la categoría “la veo cada vez que la encuentro en la tele”.

El fin de semana me pasó eso, la pillé en el cable, y la vi a pesar de que estaba doblada al español. Así de tanto me gusta esa película. Y como diez años es harto, mientras la veía pensé en muchas cosas que antes no había notado y decidí escribir sobre eso y un poquito más en honor a esta pequeña entretención del cine:

– Con esta película aprendí que existía el cerúleo, que es un color, y me di cuenta que fallé como persona porque en diez años no he podido usar esa palabra en ninguna frase coherente (fuera de este post, duh).

– Además, la escena del cerúleo es una de las mejores de esta película. Sorry, pero Andy y su parada “soy mejor que ustedes porque uy hice periodismo de investigación” se merecía ese tatequieto.

– Hay frases y canciones que han quedado grabadas en mi cerebro sin que yo quisiera. ¿Ejemplos? Me he visto vistiéndome con la canción de KT Tunstall en la cabeza (muy penosa) y, hace un tiempo en una tienda, agarré un vestido floreado y me dije “Florals? For spring? Groundbreaking”.

– Por esa misma escena del inicio empecé a comprarme calzones más bonitos. Lo confieso.

– Con lo matea que parece ser Andy, es poco creíble que llegue a una entrevista sin averiguar nada del lugar donde pretende trabajar, sin saber quién es la directora de la revista o qué publican; sin ponerle un poquito más de empeño a su presentación personal. En todo caso, la decisión más wtf de todas es: comer un bagel de CEBOLLA de desayuno y llegar a la entrevista sin lavarse los dientes. No es por nada, pero la vida me ha enseñado que la mayoría de las veces importa más el tufo que el CV.

– Siempre me he preguntado si alguna vez podría hacer la dieta que hace Emily: “no como nada, y cuando siento que me voy a desmayar, como un cubo de queso”. Se acabarían todos mis problemas.

– Los amigos de Andy son LOS PEORES. La basurean a ella y a su nuevo trabajo cada vez que pueden (como si ellos estuvieran curando el sida en África), pero no tienen NINGÚN problema en aceptar los mansos regalos que Andy les da: productos Clinique, la cartera Marc Jacbos, teléfono de no sé cuántos cientos de dólares. Simplemente barsas.

– El pololito, igual. Cuando Andrea es contratada, le dice esta amorosa frase típica de los pololos apoyadores y bacanes: “¿Conseguiste un trabajo en una revista de moda? Espera, ¿fue una entrevista telefónica?”. Simplemente ahueonao.

– El papá de Andrea también se manda una desubicada. Cuando salen a comer y Miranda la llama desesperada para que encuentre un vuelo de Miami a NY, el papá la mira feo todo el rato. Sí, ok, lo que pedía la señora era un poco imposible, pero qué se suponía que tenía que hacer Andy, ¿colgarle? ¡Es la jefa!

-Lo anterior me lleva al siguiente punto: todos en esta película actúan como si fueran mejores que los demás (especialmente el grupo de amigos snob de Andy) o como si uno no tuviera que sacarse la cresta en la pega, da lo mismo cuál sea. ¿Trabajas en moda? Ay, qué hueco, para qué esforzarse.

– Todos los personajes que hace Stanley Tucci terminan siendo mis favoritos. Nigel es el único decente en Runway, el que de verdad acoge a Andy cuando llega (hasta le lleva unos zapatos!) y además le dice las cosas como son (“mientras hay gente que se moriría por trabajar aquí, tú sólo te dignas a hacerlo”). En esta película también empecé a amar a Emily Blunt.

-¿En las revistas de moda en verdad se podrá sacar ropa así como así? Cuando vemos el cambio de look de Andy, ¿la ropa nueva se la compró ella o la estuvo rateando de la bodega de Runway? ¿Cuánto gana una segunda asistente? ¿O tienen bono para ropa? Preguntas que se quedarán así, sin respuesta, lamentablemente.

– Después de diez años, me siguen molestando profundamente las cejas del pinche de Andy.

13 COMENTARIOS

  1. Vi la película, me gustó, la olvidé.
    Era buena, pero no se si merece tanta fanfarria, para mi las que siempre tendrán el titulo de mejor película “la veo cada vez que la encuentro en la tele” son Legalmente Rubia y chicas pesadas.

  2. Sólo diré que tras el análisis de esta película, la autora está demasiado alienada con la idea de la meritocracia y el esfuerzo al trabajo como manera de recompensa.

  3. He visto varias veces las película, pero jamás me he quedado con los consejos de moda, le pongo mas atención a otras cosas, ni idea, pero ni recuerdo eso de las flores en la ropa.

  4. Amé el post! sobre todo en lo odiosos y barsas q eran los amigos y pololo de Andy y 100% lo de las cejas!!!! siempre me dieron mono! Cómo alguien tiene las cejas más claras q el pelo!!!! the horror…

  5. Yo amo esta película, me encanta, me sube el ánimo cuando me deprimo y la he visto tanto, que cuando mi marido la pilla en el cable, la deja automáticamente y me invita a acurrucarme. Eso no pasa con ningún otro chick flick de la vida!
    Lo que a mí no me deja de sorprender es que la ropa que lleva Andy y el resto de la gente en Runway es tan clásica que la veo hoy y es totalmente usable y chic. Aún hay prendas que amaría tener, como ese hermoso abrigo blanco o la tenida negra cuando está en París. Lo que comprueba que hay cosas atemporales y otras descartables, como decía Madmoiselle Cocó “La moda cambia, el estilo perdura”. Esta película es puro estilo! (Y Glenn Close!)

  6. También es de mis películas favoritas para ver en la tele jajaja y, aunque no me visto pensando en la canción de KT Tunstall, sí me acuerdo de la película cada vez que la escucho.

  7. jajja!!! yo me he visto repitiendo el sermón de Nigel a amigas que lloriquean porque sus jefes no las felicitan y reconocen por hacer lo que supone que tienen que hacer..
    A propósito el año pasado hice un remplazo y la jefa era bien del estilo de Miranda, le faltaba tirarme el abrigo en el mesón no más… a los 4 meses encontré una pega mejor y me fui, la chica que llego después que yo no duró ni tres semanas….
    También encuentro que los amigos y el pololo son lo peor, weones demandantes— envidiosos.

  8. jajajajaja crei que era la unica que en ciertos momentos se imagina alguna escena de esa pelicula. Yo amo esa parte donde la muestran caminando por la calle y saliendo del metro y en cada escena lleva una tenida diferente. Se ven tan top caminando por la calle que yo cuando me he sentido regia caminando por la calle me creo Andy con esa canción de fondo.

    Amo esta película y me siento demasiado identificada con las dos partes, a veces soy Miranda (soy jefa en un lugar que si no soy maldita no me funciona mucho porque además soy la “cabra chica” a cargo de adultos) y otras veces soy Andy, me veo así cuando empecé a trabajar, con pintas muy feas y media pava pero bien matea y dedicada al tiempo ya no era ni la sombra de la que llegó a trabajar allí

  9. Amo esta película! Meryl Streep y Emily Blunt son las villanas perfectas… Y también me acuerdo, cada año en que me llega la revista Ya o Mujer con flores en la portada para la primavera… ground breaking!
    Algunas respuestas: las editoras de las revistas sí reciben montones de regalos y muestras que les mandan a las revistas o en eventos, la ropa también, además que para las producciones tbn les pasan ropa y a veces se las regalan, o las devuelven mucho después usada… Los sueldos en las revistas de moda son bajos, en general las personas que trabajan ahí es por amor a la moda, a estar in, ir a los eventos, los regalos y todo eso.
    Encuentro que la película es súper entretenida, además que muestra que cada rubro es su propio mundo, y a veces no hay que obsesionarse tanto.

Dejar una respuesta