Restoranes con mesas compartidas: ¿sí o no?

983

cervezaloom
por Yeya

Hace algunos años estuve en Puerto Natales, donde conocí el restorán Mesita Grande (que, a todo esto, es bien bueno). Ahí hay una gran mesa larga que se comparte entre todos los comensales, y era gracioso ver cómo las personas iban ocupando las esquinas primero, luego al medio, tratando de no toparse, hasta que resultaba inevitable. Antes de eso no había estado en un local de mesa compartida, y la verdad es que no me molestó para nada.

En Santiago he estado en algunos locales con mesa compartida, y me gusta. Hay quienes tratan de evitarlas, o no les gusta estar tan cerca de conversaciones ajenas, otros que temen que las cuentas se confundan, y otros que no saben si saludar o no al que tienen al lado, qué sé yo, pero la verdad es que, ¿qué tan terrible puede ser compartir la mesa con un extraño?

Ya nos contaba Mariana en su experiencia en el Gizli Dört que resultó un acierto (y era mucho más íntimo que simplemente estar sentado uno al lado del otro, cada uno en lo suyo).

A ustedes, ¿les gustan los restoranes con mesas compartidas?

Foto: @cervezaloom

5 COMENTARIOS

  1. ¡Me encantan! Mesita Grande en Puerto Natales es un concepto genial que funciona muy bien con los gringos y turistas, para armar grupo en el viaje, por lo general todos andas en la misma. Los residentes quizás somos mas recelosos.
    Hace unos años cuando aún estaba, fui a La Jardín, mi primera cita con mi pololo. La mesa era compartida, con otros señores que también estaban en su primera cita. Fue gracioso. Y hace poco, fuimos a El Camino, donde también nos tocó compartir con una pareja.
    Me gusta porque es diferente, y da la impresión de un lugar más relajado.

  2. No me gustan nada. Me carga escuchar conversaciones ajenas y más de alguna vez me paso el rollo que me están escuchando (aunque no sea cierto me carga esa sensación). En san Pedro de Atacama también hay varios por lo que creo que este tipo de sistema se usa más que nada para que los turistas conversen entre ellos y se conozcan. Yo paso del concepto “one table”

  3. El Sábado fui a un lugar así y me cargó. había una mina al lado pelando tan fuerte que con mi pololo no pudimos conversar, tuvimos que irnos sin comer.
    yo creo que es más para personas que quieren conocer gente o escuchar pelambres

  4. Funciona bien pero no con gente de tu misma ciudad. Por ejemplo, es bueno para conocer gente de otra ciudad o extranjeros(as). La idea de estos bares es que tires la talla con otra gente, no que te sientas incómoda.

    Yo por ejemplo he ido a ciertos hostales “hipster” en Valparaíso en donde e llena de gente de otras ciudades y países y al final terminai cagándote de risa y quizás algo más, jaja.

    Si vas con la mentalidad de mierda o a pelar gente, cagas la onda.

Dejar una respuesta