Lemonade de Beyoncé: una experiencia de inmersión total

1317

LEMONADE
por @patyleiva

Ya escribimos sobre el estreno de Lemonade la semana pasada, y sospecho que seguiremos hablando de esto. Esto es grande (en tantos niveles!).

Terror, suspenso, emoción, miedo, ternura, incertidumbre y admiración. Esas fueron mis primeras sensaciones al sumergirme en Lemonade, el disco visual de Beyoncé.

Cualquier cosa que ella diga suena memorable y profunda. Esas pausas, esa entonación, esa manera de alargar ciertas palabras y apurar otras la convierten en un emisor cautivante y transversal.

Pienso en lo inteligente que es Beyoncé al no actuar en películas (como lo hizo Madonna, fracaso tras fracaso), ella, HACE sus propias películas, alrededor de su música! Beyoncé es una genia.

Beyonce es una estrella tan grande que a veces pienso que cada movimiento está calculado. Desde su embarazo hasta las peleas en el ascensor (es imposible que una obra artística popular de este nivel, mezclada con la explícita exposición de la intimidad del artista no recibiera esta cantidad de prensa = ventas), pero aún así, el evidente nivel de trabajo y creatividad que entrega la hacen merecer todo mi respeto, esté manipulándome o no. Porque no importa si está hablando de su caso particular o contando una historia, ella está mostrando una impecable obra completa cargada de inspiración y motivación de formas incalculables.

giphy

Su voz es un instrumento musical por sí solo. Las texturas descontextualizadas en Lemonade son tan vívidas que siento que las puedo tocar, de la misma manera que me pasea de la rabia a la redención haciéndome reír con malicia, disfrutar de la sarta de garabatos explícitos y luego llorar con esperanza hacia el final del disco visual más producido, bullado y celebrado del último tiempo. En Lemonade, la mujer más bella y poderosa del pop puede tener algo en común con cualquiera de nosotras, y esa cercanía no se compra.

Antes de verlo entero sentía la incomodidad del perdón. Pensaba que no era un buen mensaje promover el hecho de que, en resumidas cuentas, perdone a Jay Z por sus infidelidades. Pero el texto explícito que precede la última canción me lo explica todo:

“He tenido mis altos y bajos
pero siempre encontré la fuerza interior para levantarme de nuevo
Me sirvieron limones pero y hice limonada
Mi abuela dijo “Nada verdadero puede ser amenazado”
El amor verdadero me trajo la salvación
Con cada lágrima viene la redención
Y mi torturador se convirtió en mi remedio
Entonces vamos a sanarnos
Vamos a empezar de nuevo
Tú trajiste la orquesta, los nadadores sincronizados
Tú eres el mago
Ármame de nuevo de la misma forma que me partiste por la mitad
Haz desaparecer a la mujer insegura
Saca la pena de entre mis piernas como seda
Nudo tras nudo, tras nudo
El público aplaude
Pero no podemos escucharlos”

Cuando repite con toda certeza “Tú eres el amor de mi vida. Tú eres el amor de mi vida”, me deja muy en claro el sentimiento que leo como: tú eres lo que yo quiero, tú eres para mí, no pienso perder mi gran amor por tu estúpido y cerdo error, ven y arregla esta cagada que dejaste.

Me gustó que antes que mandarlo a la mierda, dejarlo ir en cierto modo “absuelto” (porque ya ni siquiera tiene que lidiar con ella y desaparecer del problema), le dice “ven y arréglalo, reconstruye lo que rompiste”. “Asume tu responsabilidad” en lugar de “estás dispensado”. En ese momento todo cobró sentido.

Es hermoso que se haga tan popular una historia real (son tantas las mujeres identificadas con el engaño) en la que la mujer tiene el tiempo y el derecho de explicar y expresar cada fase de su sentimiento, y ver al hombre (conocido) con la cola entre las patas, insultado, amonestado y asumiendo todas las nuevas condiciones a las que debe atener si quiere seguir adelante con esta historia. Son imágenes que no veíamos antes, y acá se nos muestran -a varias generaciones de mujeres- de la manera más bella, potente y masiva nunca antes imaginada.

BY

Y si es un sentimiento real, no existe el correcto o incorrecto, pero por supuesto que hay amores unilaterales que hacen daño y que por ningún motivo conviene insistir y seguir recibiendo malos tratos, engaños y dolor. Eso no lo debemos olvidar aún cuando estemos deslumbradas frente a Lemonade.

Acá está el tráiler:

Puedes ver el disco nuevo de Beyoncé en Tidal (o en Facebook, si tienes los amigos correctos) y leer mucho al respecto de las polémicas que ha generado, acá.

10 COMENTARIOS

  1. No me gusta mucho Beyonce, para mí es una más, de las muchas cantantes norteamericas pop que hay.

    Y su nuevo disco con todo ese tema de la infidelidad, no me gusta.

    Y recuerdo haberla visto en una peli, bien fome. Era como un triller donde una mina se obsesiona con el marido de beyonce y ella ( obvio) salva la situación y termina matando a la mala de la peli…por supuesto que por defensa propia.

  2. Si bien no me creo nada de las estrategias de marketing, y si ella decide perdonar a su marido que se intercambiaba mujeres con su socio y ella ya estaba con él, la deja a ella mal parada! cada matrimonio es una historia, pero si luego haces un escándalo de la infidelidad en tu arte, que te produce tu marido- no sé- pero los fans de Beyonce no tienen mucha lucidez parece.
    Sumado al bulling cibernetico contra la mina en cuestión y Jay -Z?? no tiene culpa? el feminismo también es poner las cosas en orden, y si la engañaron y le duele que se separe! y que hagan división de bienes y todo, no me vendas emponderamiento femenino y luego te victimizas, es puro negocio!

Dejar una respuesta