Violencia contra la mujer: cuando la justicia es cómplice

457

image
por Lala, foto: Eleonora

Hay cosas que me indignan. La violencia contra la mujer y nuestra pasividad como sociedad al respecto es una de ellas. Pero cuando veo que sistemáticamente la justicia y las instituciones que supuestamente están creadas para protegernos (a todos los ciudadanos, no sólo a las mujeres) deciden hacer vista gorda y ser cómplices, ahí sí que no tengo palabras para expresar la frustración feroz que siento.

Podría hablar de las historias tremendas con que nos encontramos a diario, las dos amigas argentinas asesinadas en Ecuador, por ejemplo, pero no hay que mirar tan lejos para indignarse. Aquí en Chile pasa todos los días. Hace no mucho, el tribunal de Puerto Montt decidió que dos años de pena remitida eran una sentencia justa para un hombre que asaltó y luego violó a una mujer en esa ciudad. Para colmo, la víctima dice que se siente mal porque fue muy pajarona y no se dio cuenta. ¿En serio la culpa es de ella por no fijarse? ¿En serio?

Después, un hombre en Ovalle atacó a su pareja con una tijera de podar, hiriéndola en varias partes del cuerpo, siendo salvada por Carabineros después de que, incluso al ver que venían, él decidiera no detenerse y seguir atacándola. Los jueces –dos hombres y una mujer– consideraron que una supuesta infidelidad de ella eran un atenuante. La tarde del viernes habló la mamá de la víctima, quien agradeció que el tribunal lo dejara en libertad porque él era un buen hombre que sufrió un arrebato porque, obvio, si le habían sido infiel qué más se podía esperar.

La lista de femicidios es larga. En Chile muere prácticamente una mujer a la semana en manos de hombres que eran o habían sido su pareja. El mes pasado, en este país hubo mujeres quemadas, apuñaladas y golpeadas, intentos de femicidio que terminaron con el agresor prófugo o libre porque la ‘casi-muerte’ fue sólo eso y qué más da.

También se sabe que muchos de esos hombres que finalmente asesinan a sus parejas o ex parejas, tenían órdenes de restricción que no los detuvieron, que tenían medidas cautelares pero no había nadie ahí para vigilar que el hombre no fuera a terminar lo que había empezado. La lógica indica que es imposible tener un supervisor o vigilante en la calle por cada persona con alguna medida de restricción. Entonces, quizás la libertad no es opción para alguien que, en buena parte de los casos, buscará la forma de hacer lo que quiere.

¿Con qué cara pedimos a las víctimas de violencia que denuncien, si no sirve de nada? ¿Qué les ofrecemos a mujeres, incluso niñas, que son agredidas de la manera que sea, si sólo hacemos un trámite y no nos importa nada más? ¿Cómo las miramos a la cara después de que un juez decide que la agresión no fue gran cosa, que con una firmita mensual es suficiente? ¿Qué estamos haciendo por bajar esas cifras vergonzosas, que son exactamente las mismas hace años? Necesitamos soluciones ahora, y que cada parte haga lo que tiene que hacer.

17 COMENTARIOS

  1. Soy abogada. La infidelidad nunca ha sido una atenuante, no está establecida en la ley. Dejen de desinformar.
    La atenuante fue el estado de obcecación que si está establecida en la ley. Antes de reproducir artículos sensacionalistas asesorense con un experto y por favor no se queden con lo que dicen los periodistas que en materia jurídica, generalmente, tergiversan todo.

    • pero era obcecación a raíz de que la infidelidad po, no era que el tipo enloqueció de la nada. es como lo mismo con términos jurídicos

      • Hay que ver el caso concreto, no todos vamos a enloquecer con lo mismo. Es cuestión de prueba.
        Yo no enloquecería si me fueran infiel, pero esa soy yo. Es un error juzgar los hechos con lo que uno haría porque las historias de vida son distintas.
        Nadie puede juzgar a priori qur le hará perder la razón a una persona.
        Lo que me molesta es el sensacionalismo.

  2. Yo igual soy abogada y la causal de obcecación no es para aplicarla en caso de infidelidad. Muchos expertos en derecho penal lo han señalado. Los jueces hicieron una pobre y mala interpretación de esa atenuante.

    La crueldad y macabra forma de atacar a una mujer no puede justificarse o atenuarse por obcecación ni menos justificar la obcecación con la infidelidad. Y eso, es sentido común, no hay que ser abogado para saberlo.

    Tal vez la solución sería modificar la ley y señalar que la atenuante de obcecación no se aplique en casos de femicidio. Así les queda clarito a los jueces.

    • Como lo dije antes, es cuestión de prueba porque nadie puede decir que te hará perder la razón a priori.

      Yo participé en un repertorio de derecho penal y me tocó hacer la compilación para el libro primero.

      • Se publicó solo 🙁
        Lo que quería decir que se ha usado mucho la obcecacion en este tipo de casos, incluso si la mujer mata al hombre.

        Me parece que están haciendo una cuestión de género algo que no es.

        Y no estoy de acuerdo en limitar esa atenuante en caso de femicidio, si así fuera es lisa y llanamante una discriminación arbitraria a los hombres ya que en casos de parricidio la autora podría ser beneficiada con la atenuante.

        Creo que la opinión pública no entiende el derecho penal… Ultima ratio, principio de inocencia, in dubio pro reo… Asusta la posible desnaturalización de esta rama.

        • como la atenuante en el caso de la mujer que disparó, descuartizó y cocinó a su pareja? Por que le dieron 6 años todos cagones.

        • Al final los abogados siempre se salen con la suya, buscando todas las formas posibles para rebajar penas y lograr la libertad de quienes a todas luces son culpables. No logro entender su sentido de justicia, lo siento.

      • Puta que estoy de acuerdo! Yo estoy en proceso de titulación, pero me calienta que se pongan la camiseta del género para cuestiones como ésta, que no tienen nada que ver.

        Igual trato de empatizar con personas sin formación jurídica. Pero me calienta que los medios hagan lo que quieran con la opinión de la gente. Ponen minas en pelota para vender chelas y programas de mierda, pero después en las noticias venden con la igualdad de género porque “está de moda”. Cagones y desinformados.

  3. Las leí y no sé, cómo sea, si es culpa/responsabilidad de la ley o el criterio de los jueces, creo que la sensación es la misma, es una decisión cavernícola, un retroceso gigante.

    Además, no puedo dejar de pensar en la pobre mujer atacada, y que no tiene apoyo por su madre. Ojalá que otros familiares o amigos la contengan y ayuden.

  4. La verdad es que nos falta como sociedad muchísimo, y se esconde bajo la alfombra muchos casos que podrían evitarse, por el poco apoyo de las familias o porque son mujeres solas o con hijos y no pueden mantenerlos solas, sumado a su baja autoestima. Hay que ser más empático y tratar de ver los casos cuando comienzan, para advertirles de esos novios manipuladores y pasivos agresivos, muchos lo vemos y lo dejamos pasar porque creemos que cada pareja es un mundo y luego pasan estas cosas. Pasa mucho en regiones también donde la gente po el que dirán tapa en una población a tipos que ya tienen antecedentes pero su familia es “gente querida del pueblo” y esas cosas, es increíble como se permite que esto se naturalice con “celos” o “infidelidad” o “falda corta”, etc y lo dejemos pasar así como así, y las mismas mujeres son las reales cómplices de esto.

  5. Los abogados mejores se van al sector privado porque ganan más plata; los mas chantas se van al sistema judicial y en sus tribunales son todopoderosos. Anda a conseguir una sanción por una pega mal hecha! Tienen la sartén por el mango y su pobre criterio para manejar la vida de los que caemos en sus garras. Si quieren justicia, buscarla en un tribunal en Chile es la peor opción.

  6. Entiendo que escribas desde tu indignación y desde lo aberrante que es -más aún como lo plantean los medios- una situación como esta. Yo también soy abogada, no estoy de acuerdo con el criterio del tribunal, también creo en la justicia material como principio rector y que no lo hiciera merecedor de pena sustitutiva alguna (porque, digámoslo, por muy en libertad que la esté cumpliendo el condenado, es una pena al fin y al cabo), pero dar este tratamiento mediático, sumado al aprovechamiento político de los líderes de turno, me parece vergonzoso. Vergonzoso porque se desinforma y no se contextualiza la situación, y aparece gente como la Rincón rasgando vestiduras y hablando de los jueces cavernícolas, o algo así y la masa vitoreándola y compartiendo una declamación memorizada en televisión por cable.
    La violencia intrafamiliar tiene miles de aristas, y el control que se puede tener desde Tribunales muchas veces es poco. He visto, y nadie me ha contado, con mis propios ojos que por mucho que Fiscales soliciten y jueces decreten medidas cautelares como el abandono del hogar común son muchas veces las mismas mujeres quienes terminan perdonando al sujeto en cuestión y recibiéndolo en la casa porque él ha cambiado, o porque simplemente cumple el rol de proveedor. Eso, convengamos, un juez no lo puede prever. Se necesita otro tipo de intervención, inserción de la mujer en el mundo laboral o hacerla sentir dueña de sus derechos y con el poder suficiente para decir que ya no más y buscar una vida lejos de quienes les han hecho tanto daño.
    Mi pregunta para quien escribió el post es si ella querría prisión preventiva para quien golpee a su mujer, o para la mujer que golpee a su pareja, y cuál sería según ella el fin de una cautelar como esa.

  7. Mas allá de que me parece absurdo justificar la obcecación por que supuestamente la mujer fue infiel y el pobrecito perdió la cabeza, y que la mama de la victima sea tan mmm “weona” para defenderlo. Cojeamos en algo importante, se decretan medidas inútiles como que no se acerque a la victima, por que si son inútiles, se le pide que deje el hogar común y bla bla bla, pero no se les obliga a esos agresores a tomar un curso, tratamiento o lo que sea para que dejen de ser maltratadores, la gente normal y sana no entiende el amor desde la violencia, salvamos a una mujer de un tipo maltratador, pero el tipo sigue con la siguiente y la siguiente.

Dejar una respuesta