Lemonade, de Beyoncé: cuando la vida te da un marido infiel

2833

lemonadebeyonce

por Eleonora

Llevo 6 años emparejada, 2 y 1/2 casada y que yo sepa, nunca me han engañado. Y si lo hubieran hecho, que bueno que no lo sé, porque soy una mujer celosa. Lamentablemente. Y estoy bastante segura de que reaccionaría mal. Aunque la falta fuera menor, como las del tipo “estaba curao, no significó nada”. Y peor aún si fuera una falta mayor, del tipo “llevo 3 meses hablando con otra mujer y me gusta”.

Sin embargo, cuando terminé de escuchar y ver el nuevo disco visual de Beyoncé, Lemonade, lanzado el sábado pasado de manera sorpresiva con estreno en HBO incluido, casi que QUISE que me engañaran. Y digo casi porque no soy loca, uno, y dos, porque seguramente si me cagaran reaccionaría más como Pampita y menos como Beyoncé.

Porque pasa que no avanza mucho el disco cuando uno se da cuenta de que todas las letras están teniendo que ver con una traición. Con un marido que miente. Con una mujer, con otra mujer, que se odia a la distancia. Una traición dolorosa de esas que te transforman. Y a medida pasan las canciones, vemos esa transformación pasar frente a nuestros ojos, en nuestros oídos. De la intuición, a la furia, a la tristeza, a la aceptación, al perdón. Al amor.

Porque Lemonade es una historia de amor, finalmente. De lo que significa el matrimonio. De lo que significa ser mujer. De lo que significa ser poderosa. Ser lo suficientemente poderosa como para perdonar. Perdonar en pos de algo más grande, ya sea tu familia, tu carrera, tu arte. Porque si hay algo que tengo más claro que nunca es que Beyoncé es una artista.

¿Qué es el arte si no es exponer lo más íntimo que tenemos de una manera hermosa y terrible? ¿Qué es ver el disco de Beyoncé (ver el disco, qué maravilla de frase) y sentir su dolor, sentir su amor? ¿salir de esa experiencia pensando algo distinto a lo que pensabas antes de verlo? ¿O pensando mucho sobre lo que acabas de ver, querer comentarlo? ¿Querer escribir al respecto? ¿Qué es eso, si no es arte?

No, nunca me han engañado. Pero si algún día alguien lo hiciera, quisiera que algo bello saliera de eso. Quisiera usar mi creatividad y mi talento para que algo bello saliera de eso. Hacer la mejor limonada, si la vida me diera limones.

Puedes ver el disco nuevo de Beyoncé en Tidal (o en Facebook, si tienes los amigos correctos) y leer mucho al respecto de las polémicas que ha generado, acá.  

8 COMENTARIOS

  1. “Y si lo hubieran hecho, que bueno que no lo sé, porque soy una mujer celosa.”
    ¡¿QUÉ?! EN SERIO, ¡¿QUÉ ACABO DE LEER?!

  2. Una estrategia de marketing total, lo perdona porque nunca pasó, es un come back fuerte y sólido y sigue con él porque siempre va a estar con quien la creó.

  3. Igual tu análisis se pierde una parte del disco igual o más importante: la raza. Beyoncé vincula el imaginario de la mujer que sobrevive de la infidelidad con la injusticia sistemica que sufren las mujeres de raza negra y su fortaleza y dignidad

    Eso es demasiado importante, sobre todo para una artista con ese nivel de relevancia, poder y atención mediática!

    • no analicé esa parte porque no me gusta escribir de cosas que desconozco. por mucho que admiro el activismo de beyoncé, preferí enfocar mi análisis en algo de lo que sí puedo hablar con certeza, pero sí, tienes razón, y esa es una razón muy poderosa porque Lemonade es tan importante.

  4. Me metí a leer la columna porque me llamó la atención el título. No me gusta Beyoncé, y no estoy ni ahí con su disco nuevo, pero “cuando la vida te da un marido infiel” me parece una frase media heavy.
    Supongo que si la vida “te da” o te “pone” en situaciones pencas (bajo una concepción determinista en que hay un plan para nuestra vida y no podemos hacer nada por evitarlo) es la persona (en este caso supuestamente Beyoncé, si no creemos las teorías del marketing) la que se mantiene en esa situación, por los motivos que sean. Yo retitularía la columna como “cuando tienes un marido infiel y lo aguantas”.

    Un saludo.

Dejar una respuesta