Decorar con recuerdos de viajes

1035

image

por Jime Zapata (@jimezapata)

Conocer lugares diferentes, personas nuevas, comidas distintas y ciudades especiales son experiencias que guardamos de los viajes y que siempre recordamos. No sé a ustedes, pero a mí me encanta viajar y siempre tengo ganas de conocer lugares nuevos y entretenidos, ya sean grandes ciudades, paradisíacas playas o pintorescos pueblitos. Disfruto todo!

Por lo mismo, de cada viaje me traigo algún recuerdo, algo que me haga volver ese lugar nuevo que conocí. Lo pongo en algún lugar de mi casa, para que cada vez que lo vea, me haga viajar y recordar esas vacaciones. Algunas cosas que me he traído y las uso como decoración son:

– Siempre me compro un imán para el refrigerador y una postal que la enmarco, ahora tengo algunas en el baño de visitas. Esto ya se transformó en una tradición, y si vuelvo a ir a la ciudad me compro otro, porque pienso cada viaje es una experiencia diferente.

– Los póster están muy de moda, y también es una buena idea para recordar el
viaje y decorar una pieza, escritorio o hasta el mismo living. Yo me traje uno de Boston, donde viví 2 años, lo mandé a enmarcar y lo tengo en mi escritorio.

image

– Los libros o guías de viajes también se usan mucho para decorar, después de sacarle el jugo en el viaje, lo puedes poner en tu casa decorando alguna repisa.

– También hay otros productos muy entretenidos como: banderines (tengo uno que encontré en una feria en Paris), servilletas de distintas ciudades, vasos y llaveros.

– Como me gusta tanto esta idea de decoración, el año pasado me regalaron de esos mapas para pinchar a los lugares que he ido. Lejos el mejor regalo! Escribo la ciudad y le fecha y tengo un registro. Este cuadro lo puse en mi pieza para verlo siempre.

¿Les gusta traerse recuerdos de los viajea? ¿Cuáles son su favoritos?

image

10 COMENTARIOS

  1. Una idea para las viajeras: Algo que he empezado a hacer es enviarme una postal desde el lugar que estoy visitando. Apenas llego al destino empiezo a buscar unas postales bonitas y le envío algunas a mi familia y una a mi misma. El correo se demora tanto que he llegado a mi casa de vuelta del viaje y al tiempo recién recibo la postal y es muy entretenido leer lo que uno escribió, recordar el momento, ver las estampillas y los timbres que le pusieron en el correo. Háganlo en su próximo viaje!

  2. Se ve lindo y todo. y también sé que me odiarán por lo que diré, pero me cargan estas cositas. Cuando viajo no me compro nada de estas leseras, que al igual que las que se venden en Chile, para mí son sólo cachivaches de feria artesanal que las tienes ahí haciendo polvo. Mi mamá tenía muchas, de la Serena, Chiloé, etc, al lugar que íbamos teníamos que pasar por la feria artesanal de turno ajaja No me quejo, pero cuando son muchas, ya pa mí se convierten en basuritas.

    Ahora, he conocido gente que hasta les pide a los que viajan figuras y souvenirs de sus viajes, bacán, pero si ellos no viajaron, qué recordarán cuando los vean pegados en su refri o es sólo para aparentar?? A mí no me importa si alguien llega a mi casa y no ve ninguna pegatina en el refri o adorno de Paris en mi cocina, he ido a varios países, pero eso de andar onda “¡Mira, fui a Londres, tengo una pegatina!”, no es lo mío. Tampoco estoy contra de las que viajan y llenan su maleta de esos cachivaches, pero ya volverse loca por traer esas tonteras mmm, yo prefiero quedarme con experiencias o sacar fotos.

    • También me cargan esos “detalles”, siempre son como made in china, cosas de mal gusto y pésima calidad. Y si algo odio en la vida, son los imanes en el refri, son feos, inútiles y antihigiénicos. No traería jamás ese tipo de regalo.

      • Me pasa lo mismo, me cargan por sobre todo las cosas que dicen “recuerdo de … ” lo encuentro de muy mal gusto, los imanes para el refri igual, prefiero comprar cosas de buena calidad y únicas, pero que no digan de donde son, si uno siempre sabe, por ejemplo en un viaje a turquía me traje una granada de fierro hecha a mano, es pequeña, muy bonita para decorar y no dice de donde es por ningún lado, pero yo tengo la historia de todo lo que recorrí para encontrarla, pero por 1 granada de fierro, vendían 50 sets de vasitos o tacitas de te que decian estambul por todos lados, prefiero quedarme con cosas originales y autóctonas que con cosas chinas que las puedes comprar en estados unidos, francia, o japón y son todas iguales…

    • yo me compro mi libro favorito en cada viaje que hago; tengo el mismo en muchos idiomas y diseños. Se de donde es cada uno y en que lugar lo compré; el de Londres lo compré en la libreria de The Nothing hill por una cosa netamente mamona de ir a la libreria de la pelicula. A mi parecer es un lindo recuerdo porque además tampoco me gusta eso de los “cachureos” o de traerle cosas a todo el mundo. Encuentro rara esa costumbre detener que traerle cosas a todo el mundo de algo que hizo uno

  3. nosotros tratamos de traer acuarelas de artista callejeros de las ciudades que visitamos. tienes un lindo cuadro, un recuerdo, por no mucha plata.

  4. Nosotros siempre traemos un magneto de donde vamos, a mis hijos les encanta buscarlos, elegirlos y como casi siempre comemos en la cocina terminamos conversando de algún recuerdo asociado al iman.
    Lo que no entiendo es que a uno le regalen imanes de viajes ajenos… no se, es como que me regalaran la fotos de novios del matrimonio al que no fui.
    Tengo algunas laminas y postales de viajes pero llevan años juntando polvo porque la enmarcación es ridículamente cara.
    Los libros de viaje son utiles, peeeeeero poner los libros de viaje y similares en la mesa de centro del living lo encuentro lejos lo mas maqueteado que hay… es como estar esperando que lleguen de la “Vivienda y Decoración” a fotografiarte la casa.

Dejar una respuesta