image
#FábricaZancada por Lala, fotos: Ladyrun

Por fin nos reunimos el pasado miércoles en la primera sesión del Club de Trote de Fábrica Zancada. Me encantó ver a mujeres con distintas motivaciones, experiencias y expectativas, reunirse en torno a una idea común: sacudirse la pereza y empezar a trotar. El inicio fue genial: mucho ánimo y energía, y es aquí donde me quiero detener porque, sin importar qué disciplina estemos siguiendo, lo principal para mantenerse y perseverar es la motivación.

Pero la motivación no es una cosa que aparece un buen día, sino que se construye a partir de algo mucho menos etéreo y más tangible como son los objetivos. No es lo mismo decir que queremos correr porque “hace bien”, porque otras cosas hacen igual de bien, y lo más probable es que al poco tiempo nos hayamos desinflado. Y lo digo por experiencia propia: he pasado por un montón de clases y talleres, pero lo único a lo que siempre vuelvo es a correr porque tengo un gran objetivo que siempre me da vueltas en la cabeza: correr una maratón; lo que implica una preparación seria y constante.

Tener objetivos nos permite tener metas medibles, fijarnos plazos y avanzar. Me gustó que en esta primera sesión todas pudimos delinear objetivos claros: dedicar al menos un día a la semana a correr, retomar una actividad que nos gustaba, encantarnos con un nuevo deporte. Y vaya que resultó: el whatsapp del grupo se llenó de tareas cumplidas, kilómetros recorridos en la semana, en solitario o con otras personas. Seguro nos pondremos creativas las próximas sesiones y buscaremos nuevos objetivos para cumplir.

1 COMENTARIO

  1. Para mí ese factor amistad en las clases de lo que sea, me parece muy débil y hasta algo dependiente y en ocasiones un poco “encadenador”. Sólo digo lo que me ha pasado a mí. Creo que la mejor motivación, como dicen en el post, es ponerse una meta, la que sea, pero hacerlo por eso, y no para ir a hacer fiesta. No digo que no se pueda hacer amigos, pero yo he estado en muchos cursos y he hecho ene amigos, pero ahí quedan varios una vez que uno no va más po. También me pasaba que a veces faltaba por x razones y me andaban preguntando qué onda y así, en cambio cuando uno anda solo por la vida haciendo ejercicio, nadie te molesta, nadie te pregunta y bueno, tampoco nadie te sube el ánimosajajaj. Qué vivan las deportistas.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.