“Si quiero, quiero”: trabajadoras felices

1493

siquierodos

por Eleonora

Marcela Peñaranda tiene 26 años y su mejor amiga es su hermana. Eso es lo primero que dice para presentarse y altiro uno entiende que para ella las relaciones entre mujeres son un tema especial. Estudió publicidad, ama las redes sociales y todo lo relacionado al mundo digital. Entiende el poder que nos han dado y entiende que debemos usarlo para nuestro beneficio. Y cuando digo nuestro, me refiero a nosotras. A las mujeres.

Para eso creó la plataforma “Si quiero, quiero”, que pronto vivirá su primera gran actividad: la feria “30 kilates” con la que busca crear un espacio de venta para emprendimientos dirigidos y creados por mujeres y también de talleres donde distintas mujeres compartan sus oficios.

Hablamos con ella para que nos explicara más sobre su motivación y sus aspiraciones:

Explícanos en tus palabras qué es SI QUIERO.
SiQuiero es una palmadita en la espalda para todas las chicas que se sienten perdidas, desilusionadas o ansiosas sobre su futuro “laboral” (el que define, en gran parte, todo nuestro futuro). Es una hermandad de apoyo mutuo, colaboración y conversación. Muchas sienten que no pueden salir del lugar donde están o que no pueden realizar sus proyectos, ahí es donde entra SiQuiero a mostrarles que eso es mentira, que sí pueden hacer eso y más porque otras lo han hecho. Algunas en situaciones mucho más complicadas que ellas o en edades mucho más “adultas”. Y que esas mujeres están dispuestas a compartir sus experiencias para que otras aprendan.

¿Dé dónde surge la inspiración para crear Si Quiero?
De una amiga que estaba partiendo un taller y no sabía por dónde empezar. Buscamos juntas y me di cuenta que no había ningún lado donde se compartieran experiencias de personas “sin experiencia previa”. Todos los sitios juntaban proyectos o talentos jóvenes pero súper exitosos o que ya tenían un recorrido mas o menos importante… encontré que faltaba un lugar donde hubiera historias de ambos; personas con experiencia e inexpertas, para que todos se retroalimentaran y aprendieran entre ellos.

¿En qué esperas que se convierta la plataforma?
Espero que se convierta en una bandera de lucha, un referente para las chicas que buscan el trabajo soñado. Suena súper ambicioso pero siempre he creído que el trabajo es una parte esencial en nuestras vidas. No sólo te da para vivir, también te aporta cosas súper positivas como persona. Pero eso sólo ocurre cuando dejas de ver el éxito como sinónimo de plata. Y empiezas a ver el éxito como sinónimo de felicidad. Tenemos que cambiar el switch, y que ese cambio de cabeza cambie el entorno laboral a un nivel más macro.

Explícanos un poco el nombre del proyecto, ¿por qué SI QUIERO, QUIERO?
Se lo robé a mi cuñada, me estaba dando consejos para que yo pidiera un aumento y terminó la frase con un: “Marce, a veces hay que exigir lo que queremos porque sí, y decir: si quiero, quiero!” Me caló profundo, era una frase muy de cabra chica mimada pero que encerraba tantas cosas! Así deberíamos ser ante nuestras vidas, plantarnos y exigirnos a nosotras mismas lo que nuestro corazón quiere, sin preguntas.

¿Cómo es el proceso de elegir quiénes entrevistas para el sitio?
Elijo según tres conceptos: si es emprendedora autodidacta, emprendedora por oficio o trabajadora feliz. La última es la más difícil, no sé si en las empresas/marcas no hay muchas chicas felices trabajando o sólo no las he encontrado, pero he pillado poquitas.
Y en el caso de las dos primeras las encuentro de casualidad o me las recomiendan, nunca me fijo en el número de followers, sólo si la propuesta es interesante. Y obvio que eso es un reflejo del amor que pone la chica en su proyecto.

Cuéntanos sobre 3 mujeres que te inspiren, motiven, etc.
La primera mi mamá, ella me enseñó lo importante que es hacer algo que amas, despertarte e ir feliz a la pega, aprovechar cada hora del día y que el trabajo te dignifica y no es un castigo sino una forma para crecer como mujer y persona. Ella nos ha enseñado a mí y a mi hermana la importancia de ser independiente… podría hablar horas de mi mamá.

La segunda es un personaje, perdón lo perna. Serena de Sailor Moon, porque era un desastre pero tenía un fuerte compromiso hacía sus amigas y su posición de líder nunca la hacía más que ellas. No la veo desde chica pero me dejó ese recuerdo de que las amigas te salvarían la vida, literal.

Y por último, las amigas de Siquiero porque sin conocerme “íntimamente” siempre están ahí con una palabra, apoyando, compartiendo… ellas me motivan un montón a seguir con el proyecto y a cranear nuevas ideas que les aporten en sus trabajos, sueños, ideas, etc.

RR.SS FINAL

¿De dónde surge la necesidad de llevar el proyecto fuera de internet y a una feria con expositoras, actividades, etc.?
Surge porque el proyecto no tiene financiamiento (casa de herrero, cuchillo de palo) y tenía que encontrar una forma de generar fondos para pagar lo ya invertido en diseño, ads, etc. y tener una “caja” para hacer más eventos a futuro.
Y también porque faltan ferias que se enfoquen sólo a lo hecho a mano. Sé que existen pero nunca son suficientes, muchas chicas no pueden competir contra los productos chinos y su valor –porque en Chile todavía falta entender que lo handmade no es sinónimo de barato– y además será una instancia donde ellas se conocerán. Haremos una actividad para que eso sea efectivo, y no sea sólo “ir a vender” sino que haya una conversación, un intercambio y una competencia más “noble”…la comunidad bajada en una feria.

¿Sientes que faltan más comunidades de mujeres apoyando a mujeres?
Sí! Sé que hay muchas comunidades femeninas pero algunas sólo hablan cosas de minas o se busca el interés personal. Si queremos cambiar nuestro papel en esta sociedad entonces hay que cambiar el cómo actuamos con la otra mujer, ser más empáticas y más “amigas”… No tenemos porqué ser todas amigas, pero sí dejar un poco de lado la competencia constante y creo que eso se puede lograr cuando todas son parte de una comunidad donde todas tienen las mismas oportunidades, espacios e importancia.

Dejar una respuesta