Soñar con la muerte

622

madmencaida
por magdalena

Hace algunos días tuve una pesadilla muy extraña. Soñé que me moría, o más bien que estaba al borde de la muerte, y la sensación fue rarísima. El haberme visto frente a la muerte y al despertar recordar lo que pasaba por mi cabeza en ese momento, fue una experiencia bastante cercana a la realidad.

No recuerdo mucho la historia, pero sí que íbamos en la camioneta de mi pololo y yo estaba un poco preocupada porque es algo distraído para manejar, cuando de pronto caíamos por un precipicio en que los dos sabíamos que no había posibilidad de salir vivos.

En mi sueño la caída era eterna. No terminaba nunca. Al principio, en pánico, yo pensaba en mis hijas y en que las dejaría solas y no las vería crecer, pero según me iba acercando al suelo sentí una sensación de entrega, de que no había nada más que hacer y tomaba la mano de mi pololo y me despedía de él. Le daba las gracias por haber pasado momentos bacanes. Y justo justo, cuando íbamos a chocar contra el suelo, la camioneta se suspendía en el aire y aterrizaba tranquila en sus cuatro ruedas. Ahí desperté. Y estaba entre muy asustada y feliz.

Soy una persona que muchas veces tiene pesadillas y de esas terribles, donde sufres, hay sangre, no puedes gritar, etc y la mayoría tienen que ver con autos. Pero este es de los sueños más extraños que he tenido. No es que pretenda buscarle un significado más allá de lo que es, no me interesa pensar si el precipicio significa tal o cual cosa, pero cada cierto rato vuelvo a pensar él. Supongo que puede tener que ver con que nunca he estado en una situación límite donde tema realmente por mi vida, y esto se sintió muy real.

¿Han soñado alguna vez con su propia muerte o con estar al borde de ella?¿Recuerdan lo que sintieron?

1 COMENTARIO

  1. Hace un par de meses soñé que me caía por un risco, fue parecido. La caída era interminable, y al principio asustada y todo solamente pedía que mi cerebro se desconectara del cuerpo para no sentir el dolor del golpe. Cuando finalmente caí y mi cuerpo rebotó, me di cuenta de que tenía la boca destrozada porque había caido en piedras; acomodé mi cabeza para morir tranquila y le di gracias a la vida por haber vivido y por los momentos felices.
    Fue tan real que estuve traumada un tiempo, pero luego muchas personas me dijeron que era como un renacer.

    Saludos!

Dejar una respuesta