Cuestionario Zancada: Carmen Barahona

579

carmenbarahona
por Mariana y punto

Carmen Barahona es una de las mujeres más bacanes de la industria musical en Chile: directora de Doll Music, plataforma de difusión de músicos chilenos, y además es la fundadora del festival En Órbita. Empezó a dedicarse a la música por accidentes de la vida; “novio baterista, con sello de garage independiente, mujer con ganas de ayudar, un poco entrometida que terminó llegando para quedarse y las ambiciones, curiosidad y ganas de hacer cosas, me hicieron llevar las cosas un poco más lejos de lo que había pensado, al punto de hacer un festival de música garage y psicodélica. Locuras caras de financiar, pero que valen la pena”.

¿Cómo es ser mujer en el mundo de la música?
Depende de lo que uno haga, en que área te desempeñes. Para mí ha sido duro, porque me costó ganarme mi espacio, quizás porque soy testaruda, llevada de mis ideas, no soy buena recibiendo sugerencias, mucho menos órdenes y me gusta irme por el camino difícil, no busco lo que es obvio. En los trabajos que tuve siempre terminaba en discusiones con mis jefes.
De cualquier forma, empecé sola a bookear bandas y ahora seguí sola en un rumbo más duro y más complejo, que es traer bandas de afuera y hacer un festival.
El hecho de ser mujer en este negocio trato de no cuestionármelo mucho y por sobre todas las cosas, trato de mantener la cabeza fría y no tomarme las cosas de forma personal. Mucha gente me dice que me puse un par de huevos, ¿qué significa eso? ¿que tuve que volverme más masculina para tener la fuerza de seguir?
Yo siempre he sido muy femenina, me importa lo que ocurre en la industria de la moda, me sigue importando en exceso lo que me pongo en la mañana, las colecciones de diseñadores que me gustan, tener muchos zapatos y ojalá acostumbrarme a usar tacos siempre, la cartera Marc Jacobs y la crema que me pongo en la mañana y la noche. Soy muy vanidosa y no le veo nada de malo en eso, no se necesitan un par de huevos para hacer cosas, se necesita convicción.
Es un negocio que yo encuentro es complejo, muchas veces agresivo por varias razones, partiendo por tratar con los que representan a esos artistas que uno tanto quiere traer.
Da la sensación que la gente se imagina que es algo tan fácil de hacer, buscar una banda y traerla y el peso personal, laboral y emocional que conlleva es fuerte. Es un rubro complejo, yo creo que para todos, quizás el hecho de ser mujer no me haga las cosas más fáciles, no sabría decirlo en verdad, a mí me da lo mismo también, me gusta ser mujer, me gusta ser sensible, femenina y con carácter fuerte a la vez.

¿Qué música se escuchaba en tu casa cuando eras niña?
Principalmente música clásica en la casa y a veces en el auto, pero no era lo único tampoco. Hubo un par de bandas (o mejor dicho una banda y un cantante) que me quedaron grabadas y me terminaron gustando mucho: The Carpenters y Neil Sedaka. Los road trips por Europa con esas canciones hicieron que me quedaran grabadas hasta el día de hoy y me podría cantar un repertorio completo.

¿Cuál fue el primer concierto al que fuiste?
David Bowie, gira del disco Earthling, 5 de noviembre del año 1997. No tenía permiso para ir a conciertos, pero debido a mi fanatismo y días y noches enteras de llanto, mis papás se compadecieron y llegaron con las entradas. Mi hermana quien no conocía bien ni le interesaba Bowie (hasta el día de hoy) fue la encargada de llevarme.
Yo creo que nunca en mi vida volví o volveré a sentir algo así, se me paralizó el tiempo. Me siento muy afortunada de haber podido ver a Bowie en vivo, independiente de lo fan que soy. Me dio mucha pena que no la mitad del estadio se haya ido después del show de la banda que tocó antes.

¿Tuviste algún póster en tu pieza?
Muchos, más chica chica, entre 8 y 12 años, cuando aún jugaba con Barbies, no tan adolescente, los que me acompañaban en mi pieza eran: Sebastian Bach (Skid Row), Poison (el pelo de CC Deville era bastante parecido al de mis Barbies, así que la mayoría de mis muñecas eran glam), Bon Jovi (fui muy fan de Bon Jovi, disco favorito, New Jersey), el poster favorito de Jon, fue cuando salió Young Guns II (el Blaze of Glory es un disco con puras canciones heroicas, mi favorita, Miracle).
Alice Cooper, me daba mucho miedo Alice Cooper con los posters donde tenía agarrada una cabeza ensangrentada, comía pollos, pero era como cuando te comes algo que no te gusta y no puedes parar. Como niña de colegio católico, por supuesto que no me cuadraba el nivel de agresividad de este personaje, pero el disco Trash hizo que cambiara de opinión.
Ahora de adulta, en mi casa cuelgan de las paredes de mi living cuadros de Bowie. La carátula del Aladin Sane, una serie de 32 postales enmarcadas todas juntas para hacer un gran cuadro que compré en el V&A cuando viajé a Londres para ver su exhibición. Me quedan algunos pósters que enmarcar de Bowie. Ya se vienen.

¿Quién fue tu primera ídola?
Era fan de Papelucho, así que podría decir que mi primer ídola fue Marcela Paz.

¿Cuál fue la primera mujer músico de la que tuviste conciencia?
Janis Joplin fue la primera que me cautivó muy chica por su fortaleza. Me sentía súper power cuando la escuchaba. Por supuesto que ninguna compañera la conocía, así como la mayoría de los artistas que me gustaban, pero un día me vestí de ella en una fiesta de disfraces en quinto básico y canté Cry Baby. Tenía mi manera especial de mostrarle mis ídolos a mis compañeras de curso. Por supuesto que era una freak para ellas. Karen Carpenter me marcó bastante en el sentido de que fue parte de mi infancia involuntariamente y su voz siempre fue un calmante natural.

¿A qué mujeres escuchas hoy en día?
Courtney Barnett, La Luz, Alvvays, Patti Smith, por nombrar algunas.

¿Cómo y dónde escuchas música?
Caminando y gimnasio, siempre en el iphone con audífonos, en el auto, puede ser disco, sobre todo cuando me mandan discos para escucharlos y dar mi opinión y iphone también conectado al auto.
A veces en un viaje me hago un playlist.
En mi casa, los domingos para cocinar, jazz, mucho swing, foxtrot, hillie billie, cocino y almuerzo con mis joyas del jazz.
Cuando estoy sola y me tomo una botella de vino, preparo los discos que quiero escuchar y me quedo acostada en un sofá pensando y fantaseando.
Cuando trabajo, ni escucho nada.

Nombra un (o más) objeto indispensable.
Reproductor de música, sea cual sea el formato y maquillaje.

Cuando vas a conciertos, ¿cuál es tu ubicación favorita?
Depende del concierto, pero el 80% de las veces, de pie.

¿Cuándo se te ocurrió armar tu propio festival?

La idea de armar En órbita nació de la intención de querer llenar un espacio que no se estaba cubriendo en Sudamérica, dentro de un contexto más masivo. El género del garage y la psicodelia en otras partes del globo tiene un feedback completamente diferente, si bien no es comercial, se sustentan ese tipo de festivales y shows. Primero En Órbita iba a ser una licencia de otro festival europeo, inglés para ser específica, pero durante las negociaciones, me replanteé la idea por tema de tiempos, intereses y costos y cuando se enfrió esa opción, aún pensando mucho en que hacer, estaba de vacaciones con mi familia en uno de mis lugares favoritos del mundo (Disneyworld, jeje) y sentí que tenía que seguir adelante, que a pesar de tener todo en contra, debía intentarlo.
Era poco probable que En Órbita saliera, sin espalda, sin inversionistas, sin auspiciadores, sin equipo preparado. Resultó porque fui obstinada y empujé demasiado y los astros en algún punto se alinearon para ayudarme a que las cosas se dieran.

¿Cómo resultó la experiencia?
Súper difícil de contestar, porque hubo muchos sentimientos encontrados, pero hoy por hoy lo que inevitablemente más me hace pensar al final del día, es que el costo que pagué fue caro.
Para sacar el festival adelante, como no tenía socios y requería mucha dedicación, tuve que renunciar a todos los proyectos remunerados y trabajar de lunes a domingo sin parar, además de viajar mucho para que me dieran bola los agentes que no contestaban mails, por ende, no me quedaba mucho tiempo para ver a mi familia y amigos cercanos.
Lo pasábamos bien con mi equipo, me acompañaban en mis locuras, mis ideas y nos reímos mucho. Uno de los puntos altos, fue cuando hicimos un video que poca gente debe haber visto, haciendo un homenaje a Plan Z con Rafa Gumucio del cual soy fan, ese tipo de cosas, para mí eran impagables, pero también hubo momentos muy duros donde realmente lo pasé muy mal.
No sé si alguien hable de estas cosas, quizás se vea poco profesional o mala estrategia para el negocio, pero hablando solo de mi caso, yo invertí todo lo que tenía y mucho más de lo que no tenía porque creía en algo y al final del día, cuando esa inversión no se recupera y el evento pasa y uno se enfrenta con el escenario de que tienes que pagar X millones y partir de cero, queda la pregunta: ¿valió la pena?
Yo veo este negocio como tirarse de una montaña rusa, un nivel de adrenalina que cuando estás a punto de caer, puede haber emoción o pánico y no hay nada que hacer más que bancárselo, es fuerte.
En términos profesionales, me hizo muy feliz ver los resultados del festival, lo feliz que se fue la gente, las bandas y los amigos de la industria que invité a las conferencias. Vino gente de Estados Unidos, México, Argentina, Colombia e Inglaterra al festival. Promotores, directores de sellos, bookers, agentes y periodistas. Fue muy lindo.
Sentí a pesar de todo lo malo, que de alguna manera si valió la pena y por eso En Órbita debe y va a seguir.

¿Qué es lo más entretenido y qué es lo más difícil de trabajar en el mundo de la música en Chile?
Entretenido es la emoción que da viendo los resultados del proyecto, ya sea una gira, un show o un festival, sobre todo cuando te gustan los artistas con los que estás trabajando.
Viajar y conocer gente además, hacer amigos con personas de otros lugares del mundo y volverse a encontrar en diferentes puntos. Es increíble.
Lo más difícil es que por alguna razón un % alto de personas que se dicen amantes y consumidores de la música, no pagan sus tickets, porque siempre lo consiguen gratis. No entienden el daño que generan no haciendo un gesto mínimo de comprar su entrada. Si uno va a un médico, o necesitas un publicista o diseñador, claramente no le vas a poder pedir que te atienda o haga un trabajo gratis, entonces ¿por qué asumen que no se debería pagar por un servicio que en este caso es un show? Me parece poco consecuente. Es un círculo vicioso al final porque peor es tener un venue con poca gente, entonces al final se cede y se terminan regalando una cantidad mucho mayor de lo que se debería en tickets, pero si todos los que disfrutan un show o son fans de una banda cambiaran esa visión, quizás podríamos tener aún más cosas ocurriendo en Santiago.
Si vas a comer te gastas 30 lucas aprox, si vas a un club te gastas 5 lucas en un trago. De esos mismos gastos quizás puedas ahorrar y apoyar de verdad a los que hacen esfuerzos absurdos por traer artistas que no son tan comerciales, pero es la música que escuchamos y que a muchos les gusta. Son varios los que llevan un rato en esa y no tengo nada más que profunda admiración por su trabajo.

Sabemos que compartes con nuestra directora, una devoción por David Bowie ¿podrías hacernos una selección con las 5 canciones de David Bowie que todo el mundo debería escuchar?
<3, sí, con la Paty nos cruzamos alguna vez hablando de ese tema. Que difícil 5! haha - We Are Dead - Sons of the Silent Age - Cygnet Committe - It´s No Game (part 1) - Time Recomiéndanos una canción para animar la mañana de lunes y otra para bailar la noche de viernes.

Canción para animar la mañana de lunes:
Love You Till Tuesday, David Bowie

Bailar viernes:
The Jean Genie

dollmusic.cl
festivalenorbita.com

Carmen Barahona fue parte de RUIDOSA 2016, festival de música / mujeres / conversación / convivencia donde estuvo en el conversatorio “Desde la industria”. Más información en www.ruidosafest.com

2 COMENTARIOS

  1. me cayo re bien ella, y totalmente de acuerdo he conocido muchos que quieren ir gratis a los shows, listas, invitaciones, loco paguen la puta entrada y aporten para que sigan mas festivales o tocatas de buena musica, que hay tantaaaa <3

Dejar una respuesta