La escopeta de caza: la consecuencia de un poema fuera de lugar y tres cartas

531

laescopetadecaza
por @patyleiva

Empecé a leer La escopeta de caza de Yasushi Inoué sin saber de qué se trataría, de hecho demoré en tomarlo por sentirme un poco reticente al título, que aludía a dos temas que no son para nada de mi interés: las armas y la cacería. Pero nada de eso hay acá.

Me animé porque me lo había regalado mi amiga Maca, que antes ya había acertado con sus recomendaciones literarias, y por mi admiración a la descriptiva y sutil literatura japonesa. Ni siquiera leí la contratapa, cosa que hizo la experiencia aún más emocionante. La curiosidad y el placer por lo que leí me hizo devorarla en dos días, con ganas de que no se me fuera tan rápido entre los dedos.

Este breve libro parte de un punto que –por una vía inimaginable– deriva en una gran historia de amor y pasión no exenta de soledad e individualismo, contada de una manera simple, ingeniosa y elegante a la vez. No hay armas, fantasías, ni cacerías, si acaso como analogías mas no de manera literal.

La obra está compuesta por tres cartas y este poema, que tiene que ver con todo y nada de lo que le sigue a la vez:

Con su gruesa pipa de marino en la boca,
Un setter corriendo ante él en la hierba,
El hombre subía a grandes zancadas, a comienzos de aquel invierno,
Por el sendero del monte Amagi,
Y crujía la escarcha bajo sus suelas.

Llevaba en el cinto veinticinco cartuchos,
Un abrigo de cuero, marrón oscuro,
Una escopeta de Churchill de doble cañón…
Pero ¿de dónde le venía esa indiferencia, pese a su arma de blanco y brillante metal,
Ante el hecho de arrebatar la vida a las criaturas?
Fascinado por las anchas espaldas del cazador,
Yo miraba, miraba.

Desde aquel entonces,
En las estaciones de las grandes ciudades,
O de noche en los barrios alegres,
A veces sueño,
Me gustaría vivir su vida…
Apacible, serena, indiferente.

A ratos cambia la escena de caza.
No es ya el frío inicio del invierno en el monte Amagi,
Sino un seco lecho de torrente, pálido y desvaído.
Y la refulgente escopeta de caza,
Descansando grávida sobre el cuerpo solitario,
Sobre el alma solitaria de un hombre de mediana edad,
Irradia una extraña y adusta belleza,
Que jamás mostró,
Cuando apuntaba a una criatura.

laescopeta2

La escopeta de caza
Yasushi Inoué
Edtorial Anagrama
100 págs.

Dejar una respuesta