La vida entre libros de Javiera Barrientos

1462

Libros0
por Sur, fotos: Mariana y punto

“Todos los recuerdos que tengo de ti son metida en un libro hasta las narices” fue lo que le dijo Julia, la bisabuela de Javiera Barrientos (Santiago, 1989), a su bisnieta cuando era niña. Y así fue como ella creció.

Siempre relacionada con los libros que leía compulsivamente durante noches enteras. Una vez egresada de la carrera de Letras, Javiera se embarcó en un magíster de Literatura, comenzó a encuadernar con María José Illanes y conoció a la académica Sarissa Carneiro, experta en letras coloniales y retórica del siglo XVI y XVII. Todo eso junto la llevó a lo que hoy es su oficio y profesión. Además de su nutrido curriculum académico como estudiosa de las Letras y la Literatura, tiene a su haber Notas de Arte, una factoría de encuadernación artesanal y de restauración hecha a mano.

Sobre esta ocupación Javiera nos cuenta: “Creo que dedicar mi carrera al rescate del patrimonio bibliográfico y al estudio material del libro y la literatura es tanto en términos personales como profesionales toda una aventura”. Además, es co-fundadora y editora del Centro de Estudios de Cosas Lindas e Inútiles (CECLI) un espacio que busca reivindicar las manifestaciones culturales materiales y los objetos. En ese espacio se da lugar a cosas lindas que no son útiles y sin embargo forman parte de nuestro patrimonio cultural.

¿Qué importancia tiene en tu vida y en tu oficio lo inútil?
Esta es una gran pregunta, precisamente porque hace dos años con mi amiga y colega Loreto Casanueva fundamos el Centro de Estudios de Cosas Lindas e Inútiles, una plataforma para el estudio y la difusión de los objetos y la cultura material. Ahora estamos organizando las primeras Jornadas sobre Objetos y Cultura Material en el Museo de Artes Decorativas de la Recoleta Dominica. En CECLI no consideramos la palabra inútil como una característica negativa, sino, por un lado, como todo aquello que ha quedado inutilizado por el desarrollo de nuevas tecnologías pero que tuvo una función histórica, estética o artística dentro de un contexto social determinado (y que por lo mismo es interesante rescatar), y, por otro, como las expresiones culturales y artísticas que no pueden ser medidas por su impacto cuantitativo a niveles de mercado, por ejemplo. En el mundo de los libros me toca mucho lidiar con el tema de la utilidad o inutilidad, primero porque mucha gente me pregunta ¿para qué sirve lo que hago? Trata de darle una vuelta práctica, y, aunque la tiene, es decir, trabajar con libros a nivel de fomento lector o de producción editorial es útil por muchas razones, también es inútil. ¿Qué utilidad tiene reencuadernar un libro viejo?, ¿hacer encuadernaciones de arte en libros de fine press?, ¿estudiar el desarrollo material de un ejemplar? La verdad es que muchas y múltiples, aunque a veces parezca que son disciplinas que no tienen lugar en el mundo de hoy. Yo estoy siempre tratando de tomar cursos de oficios y prácticas manuales que hoy podrían resultar inútiles. Me encanta mandar cartas, por ejemplo. Tengo varios amigos en México, Argentina y Europa con los que intercambiamos cartas de papel. Tomé un curso de caligrafía para poder escribir las cartas a pluma, me compré lacre, me mandé a hacer un sello. Son cosas que hoy pueden resultar inútiles, porque, claro, mi carta demora tres semanas en llegar (si es que llega) y un mail llega en milésimas de segundo. Pero es bello, y en la belleza gratuita de ciertas acciones, oficios y objetos está, también, su utilidad.

libros1

¿Qué es lo mejor y lo peor del oficio de encuadernar?
Lo mejor de encuadernar es que te permite trabajar con libros de manera directa, no solamente desde un punto de vista intelectual o interpretativo. Hay que tocarlos, desarmarlos, descubrir la historia que hay detrás de su forma. Ese es un tema que me apasiona muchísimo, cómo llega el libro a tener la forma que tiene. Lo peor es el tiempo, nunca me parece que tengo el tiempo suficiente para encuadernar todo lo que quisiera.

¿Para alguien como tú -que aprecia tan invaluablemente el “objetolibro”- cómo se vive en la era digital de los kindles y los pdf?
A mí me encantan los pdfs, los kindles, los e-books. Como docente me sería imposible dictar cursos si no existiera la posibilidad de escanear ciertos capítulos, pasarlos a pdf y entregárselos a los alumnos, porque a veces se trata de bibliografía específica difícil de conseguir. Además, este tipo de formatos democratiza el acceso al contenido y eso es fundamental en el mundo actual. A mi parecer hoy ocurre un fenómeno similar al que ocurrió con el surgimiento de la imprenta en el siglo XV cuando, en un primer momento, los impresos imitaron muchos de los rasgos de los códices manuscritos. Creo que lo interesante va a ser ver cómo estos formatos digitales encuentran un lenguaje propio que se haga cargo de sus características materiales específicas, en lugar de tratar de imitar o emular al libro impreso. Creo, también, que este fenómeno libera al ‘objetolibro’, como tú lo llamas, de su función servil como mero contenedor de información. Hoy, más que nunca, el libro impreso o hecho a mano está conminado a explorar a sus anchas sus características materiales.

¿Cuál es el título que más te gustaría poder restaurar? ¿Por qué?
¡Qué difícil! Creo que por motivos personales, el Emblematum Liber del humanista italiano Andrea Alciato. Es un libro de epigramas ilustrados con xilografías, editado en Augsburgo en 1531, y es el libro al que le dediqué mi tesis de maestría.

¿Para qué cosas usas las libretas y cuadernos que llevas en tu bolso diario?
Tengo dos libretas en mi bolso en este momento. Una de ellas es mi agenda, donde anoto todo lo que tengo que hacer en la semana y lo voy tachando en la medida en que lo voy haciendo. ¡No puedo salir sin ella! La otra es una libreta de cuero rojo que hice a principio de año solo con la finalidad de anotar ideas, apuntes, bibliografía y datos relacionados a los libros, ya sea una exposición de libros a la que fui, la idea para un artículo de la sección “Librología” que llevo en el blog de la Fundación la Fuente (www.fundacionlafuente.cl), una entrada a mi blog personal Notas de Arte (www.notasdeartebookstudies.tumblr.com), o cualquier tema que me pueda surgir esperada o inesperadamente en torno al libro. Además, claro, cuando viajo llevo siempre una bitácora de viaje en la que registro los itinerarios, pego los boletos de micro, las entradas a museos, conciertos, etc. Me encanta coleccionar ese tipo de memorabilia.

¿Cuál es el mejor regalo que has hecho?
El mejor regalo que he hecho se lo di el 2011 a mi pareja, Roberto Cabrera, para su cumpleaños. Era un libro que hice a partir de collage. Se llama Pie forzado y es la historia de una niña que está buscando la manera de abrigarse los pies. Con mi hermano Gonzalo estuvimos todo ese año recortando cualquier revista, diario, folleto o papel que se nos cruzó por delante para armar las ilustraciones del libro. Recuerdo que lo que más nos costó encontrar fue un par de tijeras miniatura para una escena dentro de una peluquería. Una vez que terminé de diagramar, mandé a imprimir dos ejemplares, los encuaderné y se los di de regalo en una bolsa de la librería Antártica. Él pensó que era un libro álbum comprado, pero cuando lo sacó de la bolsa sus ojos se iluminaron. Creo que nunca, ningún regalo que haga lo superará.

Nombra un (o más) objeto indispensable.
Un termo para llevar té caliente con miel a donde vayas.

libros3

¿Cuál es tu lugar preferido de la ciudad en que vives?
En general mis lugares preferidos siempre tienen que ver o con los libros o con el fútbol. En Santiago, además del Fondo General de la Biblioteca Nacional, uno de mis lugares favoritos es la puerta 16 del Estadio Nacional. Ahí voy todos los fines de semana a ver jugar a la U con mi hermano y mis amigos. He pasado algunos de los momentos más tristes, intensos y felices de mi vida gritando desde esa esquina de la cancha.

¿Cuál es tu mejor manera de perder el tiempo?
Leyendo, viendo series o, la mejor de todas, fumando, comiendo y conversando con mis amigos.

¿Qué mujeres de la literatura han influido en tu vida?
Mi primer impulso fue decir María Luisa Bombal, porque es una de las autoras con las que aprendí a leer críticamente cuando estudiaba Letras y su cuento Las islas nuevas me parece magistral, pero dándole una segunda vuelta me quedo con Lyra, personaje de la trilogía HisDarkMaterials del autor inglés Philip Pullman. Fue un libro que leí a los 15 años junto a mi gran amiga Javiera González, hoy guionista de cine, y que nos voló la cabeza. Nos imaginábamos viviendo sus aventuras y desventuras. Es una chica que, a pesar de ser muy arriesgada y curiosa es también muy insegura, comete errores que le cuestan la empresa en la que se embarca, le resulta difícil confiar en los adultos pero, al mismo tiempo, se rodea todo el tiempo de ellos, tiene pocos amigos de su edad. La saga de Pullman, además, toca temas mundanos, como el amor de amigos y pareja, pero también muy trascendentales, como la divinidad o el origen del mundo y de la vida, temas que a esa edad nos interesaban y de los cuales conversábamos muchísimo. También Mafalda, tira con la que aprendí a leer cuando niña y que, hasta el día de hoy, es un gran referente para mí. Con mi papá nos sentábamos horas a leerla y nos reíamos a carcajadas. Es una lectura que nunca acaba. Hace pocos días volví sobre el ejemplar de Toda Mafalda y descubrí que había un chiste que nunca entendí de niña y eso me hizo mucha gracia.

libros2

Lee esta nota y más en en especial aniversario Zancada 10: CAMPEONA

1 COMENTARIO

  1. Me voy a permitir saludar y felicitar a mi amiga Javiera Barrientos, por su gran cariño y perseverancia e interés por la lectura y las letras, que, al igual que mi hijo Roberto Cabrera compartieron inseparablemente durante varios años, pero que nuestro señor le dió otro destino; la verdad, me emociona mucho , el saber que Javiera no lo ha olvidado y pienso , que no será así, pués ese gran amor vivirá por siempre dentro de ambos y de las letras, allá , en el cielo donde vive Roberto estará leyendo ese hermoso libro que Javi le regaló en el día de su cumpleaños, felicidades otra vez para ti Javiera y que sigas triunfando toda la vida, te lo mereces. Un gran abrazo a la distancia.

Dejar una respuesta