David Bowie murió a los 69 años

2010

image
por Paty Leiva

Leí la noticia y me negué a creerlo pero mi corazón se aceleró y empecé a hiperventilarme. Había sido publicada en su Facebook oficial pero dudé por los comentarios de miles de fans más que repetían una y otra vez que se trataba de una farsa, de un hackeo, de un rumor… Pero sólo era nuestro deseo de no creer lo que no queríamos que fuera verdad.

David Bowie ha muerto. Me duele escribir estas palabras que irracionalmente nunca pensé que escribiría. Tenía cáncer. Por la mierda. Tenía cáncer y no lo sabíamos porque él siempre manejó la información como él decidió entregarla, como la vez en que hizo un disco después de diez años de silencio y no nos enteramos hasta el día que lo publicó haciéndonos tan felices. La noticia de hoy tiene un efecto totalmente opuesto.

Qué voy a hacer sin él? Sin las próximas canciones geniales que iba a escribir? Estamos hablando de una persona que al mismo tiempo que luchaba contra la enfermedad sacó un disco nuevo, impecable, hizo dos videos en los que actuó personalmente luciendo hermoso y divino como siempre lo fue.

“We had a nice life” le dijo a Tilda en el video de “Stars (Are Out Tonight)” de su penúltimo disco, y “nice” se queda corta, grandiosa creo que sería una acertada palabra.

Su muerte llega dejándonos una inmensa cantidad de creaciones que lo mantendrán vivo para siempre, canciones que influenciaron a cientos, que acompañaron a millones, que inspiraron a quien lo supiera escuchar.

A mis doce años descubrí su existencia, la que provocó en mí sentimientos que no sabía que existían, que despertó en mí una admiración infinita. Creo que supe que quería ser diseñadora después de la obsesión por dibujar su nombre con distintas letras, lo que después supe que eran intentos de logotipos que buscaban transmitir su genialidad y me recordaran sin parar su presencia.

Blue Jean, Ashes To Ashes y Changes fueron las primeras canciones que le conocí y que me dejaron hipnotizada desde el primer momento en que las escuché.

Me gustaba y me gusta tanto, que trataba de dosificar mis momentos dedicados a escucharlo, porque de no hacerlo seguramente no habría escuchado nada más.

Conocer su discografía es uno de los ejercicios más fascinantes que un amante de la música puede hacer. Hay tanto para descubrir y redescubrir que su obra es casi inabarcable. Y me gusta que sea así. Low, Hunky Dory y Station to Station me han pegado en distintos momentos de la vida, siempre como si fueran un precioso nuevo tesoro que increíblemente teníamos a nuestra disposición.

Pongo el shuffle a la lista de 70 canciones de Bowie que terminé de armar para su cumpleaños, hace dos días, y me arrojó Station To Station, y de alguna manera escuchar la frase “The return Of The thin White Duke/ throwing darts in lovers’ eyes” me otorga un gramo de iluso consuelo al hablarme de su regreso, el regreso del duque blanco… Aunque yo pensé que nunca se iría.

8 COMENTARIOS

  1. Patty… yo viví lo mismo el 2009 con mi ídolo de toda la vida. Es un duelo que demora años en sanar. Lo único que realmente me ayudó es mi creencia en lo espiritual. Creo que todos los seres humanos estamos unidos en espíritu, en especial cuando vibramos con las mismas cosas. No creo en la muerte espiritual, sólo física. Entonces mi gran consuelo es que nuestros pensamientos y buenas vibras llegan a la persona amada sin restricciones, en este nuevo estado. Si sufres mucho, la meditación puede ayudarte. Ufff, yo tuve que aferrarme a eso para seguir adelante y vivir sin pena. Te deseo lo mejor con tu duelo. Con el tiempo, las cosas mejoran. Un abrazo!

  2. Paty, estoy en shock, desperté con esa noticia y mi primera reacción fue pensar en ti y en Alecuevas, sé cómo o seguían, cómo lo sentían. Para mi es un genio, para uds es como un amigo. Maldito cáncer, ¿por qué aún sigue quitando vidas tan importantes?? Yo esperaba secretamente la última gira mundial con este disco, si vienen los rolling de nuevo, por qué no David? Ahora nos queda escuchar los discos nomas, pero eso es lo bueno de la música, ella no muere, nos acompaña hasta en sueños.
    un abrazo Paty

  3. Es un dia triste, un dia negro, indescriptible lo que siento, aún no lo asimilo, es triste, es el mejor, siempre lo será. Siempre soñaba con alguna vez verlo en vivo, era difícil por su retiro de los escenarios pero ahora es imposible, nos dejo su legado, su música y eso jamás morirá.

  4. Hace mucho tiempo que no visitaba Zancada pero al saber de la muerte de Bowie, aparte de lamentarlo, me acordé de ti y de tu amor y admiración hacia el artista. no quiero usar la palabra fanatismo porque me produce una connotación negativa. Creo que en tus palabras y constante dedicación son el mejor homenaje que alguien puede recibir. porque muy cliché será pero los homenajes hay que hacerlos en vida. Gracias a ti soy un admirador mas de Bowie que aprendió a conocerlo ya de grande.

  5. Era un adolescente
    Tomó una guitarra y creyó que podía cambiar el mundo. Y comenzó con lo que tenía más a mano: su inmediato mundo… En su lenguaje, en sus tiempos, con sus naturales limitaciones, hasta con extraños personajes
    Y empujado con un puñado enorme de preciosas melodías y letras que ensanchaban visiones
    Porque el hizo propio el ejercicio de conectarse consigo mismo, hacia un universo plagado de creativas emociones. Y en vez de guardárselo, como muchos lo hacemos motivados hasta por nuestros más incontables temores, siempre terminó compartiéndolo generosamente
    A ti, a mí, al amigo que no vez hace años, a tus hijos que aún no se engendran, al nieto que ojalá conozcas, al vecino del piso de arriba que ni hablas, al hombre que hoy esta naciente
    Al que vendrá en una tonelada de años
    Al que cree y se entusiasma
    Al que tararea una canción cuando camina por la vereda
    O al que siente, simplemente, que por medio de la música se conocen a nuestros verdaderos, nobles y legítimos héroes

  6. No sé por qué nunca se me ocurrió que Bowie podía irse, tal vez porque siempre lo ví tan lleno de energía y vitalidad, como ningún otro. O por ese halo de misterio y magia que lo rodeaba.

    Aún estoy en shock, no lo creo, ayer me puse mi polera Bowie y puse sus discos, fue tan raro escucharlo sabiendo que ya no está. No me gustó la sensación.

Dejar una respuesta