Cuestionario Zancada | Invitada: Claudia Hidalgo, dramaturga

605

claudiahidalgo
por Mariana y punto

Claudia Hidalgo estudió actuación porque era la única forma que tenía de dedicarse al teatro. A sus 19 años, estaba en la Católica estudiando Educación de Párvulos “y si bien sabía que me gustaba enseñar, también sentía que el teatro me llamaba, así que de un día para otro, abandoné la Universidad y me fui a una escuela de Teatro, sabiendo que desde algún rol iba a terminar dedicándome a eso”. Así que nunca se dedicó a la actuación, pero sí a la dramaturgia.

Ha escrito obras como Hijos de (que volverá a tener funciones en el Festival Santiago Off, 23 y 24 de Enero en Matucana 100), Ese algo que nunca compartí contigo, está trabajando en Sinatra (un musical que se estrenará en el Teatro Nescafé de las Artes, con funciones desde el 8 de enero) y por primera vez está trabajando en cine, como guionista del proyecto Un padre, con el que cualquier persona puede aportar a través de financiamiento colectivo

Como dramaturga, ¿qué es lo que te atrae del formato teatral para contar historias?
Una experiencia única e irrepetible, eso es, ver en el teatro la función de una obra que has escrito, cosa que me atrajo al teatro y que aún me sigue maravillando. En mi vida el teatro es todo, lo primero que escribí fue un texto teatral, ni poemas ni cuentos ni nada, entonces siento que es el lugar donde aquello a lo que me dedico ahora, nació. El teatro y sus obras deben a mi parecer ser un reflejo de la sociedad y eso es lo que intento hacer. Contar historias que parten de una realidad social y que luego mi cabeza termina ficcionando.

¿Como nació la idea de Un padre y por qué decidiste contarla a través del cine y no del teatro?
La idea de Un Padre, viene de una obra que escribí en el 2013, para el Royal Court Theatre de Londres, llamada “Ese algo que nunca compartí contigo”, texto que ha sido escenificado en varias oportunidades, como tuvo buena recepción del público y varias personas que lo leían me decían que tenía algo cinematográfico siempre lo pensé y cuando conocí a Francisco Albornoz, en un proyecto teatral, en el cual los dos fuimos convocados, él me planteó seriamente la idea de hacer la película junto a la Productora Tres Tercios y yo me sumé inmediatamente. Estamos trabajando juntos hace varios meses y la verdad es que ha sido una muy linda experiencia.

Siempre me han interesado las temáticas de las relaciones familiares fracturadas, dañadas o deterioradas, los secretos familiares, porque todo está ahí, en nuestro origen. De la familia no nos podemos divorciar, no hay escapatoria. A mi parecer uno de los hechos que más marcó a las familias chilenas de hoy en día fue vivir durante años bajo una dictadura militar y eso es de lo habla nuestro proyecto Un Padre.

¿Cómo es tu proceso de escritura?
Mi rutina para escribir es: yo sentada frente a mi viejo computador con un paquete de tabaco al lado y un tazón de café. El escritorio puede ser cualquiera, la mesa de mi casa, la mesa de un café… Cualquiera… pero el silencio, la soledad y el tabaco no pueden faltar.

¿A qué jugabas cuando chica?
Jugaba mucho a ser cantante o animadora de programas.

¿Qué mujer de la literatura, el teatro o el cine han influido en tu vida?
No sé si en mi vida, pero sí en mi escritura una de las que más ha influido es Sarah Kane, dramaturga Inglesa, la primera vez que leí una de sus obras, me di cuenta que yo quería ser dramaturga igual que ella. El lenguaje simple y bello que usa para hablar de los horrores más grandes… es maravilloso, para mí es una genia más de las artes escénicas. También la poderosa poesía de Silvia Plath ha significado mucho para mí, en ella también me refugio muchas veces.

¿Cuál es la películas que has visto más veces?
Una de mis películas favoritas es Synecdoche, New York de Charlie Kaufman, creo que la he visto como ocho veces y siempre descubro algo nuevo, el teatro y el cine juntos ¿qué mejor?

¿Cuál es tu mejor manera de perder el tiempo?
Caminar, camino mucho por la ciudad, cuando tengo algo de tiempo libre camino y recorro calles sin dirección alguna. Me relaja.

Nombra un (o más) objeto indispensable.
Fumo tabaco, así que un objeto indispensable para mí, es la maquina enrolladora con la que hago mis cigarros, si la pierdo o se me queda en casa… muero.

-Danos una buena picada/dato (de lo que sea).
La fabrica de empandas Ña Matea que queda en purísima 171, Bellavista. Ese es mi placer culpable, son baratas y exquisitas. Las recomiendo.

¿Cuál es tu lugar preferido de la ciudad en que vives?
La terraza de la casa de mi mamá, sobre todo en primavera. Ese es mi lugar favorito de la vida.

Dejar una respuesta