Bullying: una epidemia universal que no tiene edad

734

awkwardsadie
por mbpadron*

Mi mamá siempre decía “no hagas a los demás lo que no quieres que te hagan”. Creo que ese debería ser nuestro dogma de vida, porque muchos hemos sufrido en alguna medida ese fenómeno contemporáneo llamado “bullying”, sólo que antes le decíamos “abuso” y no era tan conocido como ahora.

En la actualidad, los colegios y nuestros niños tienen algo parecido a un protocolo de comportamiento frente al “bully”; y a diario vemos cómo este personaje es condenado en el cine, la tv y hasta en dibujos animados. La cuestión cambia cuando el abusador traspasa las fronteras escolares y lo sufrimos como adultos.

Cuántas veces vemos bullies en nuestra adultez? El que te empuja en el metro y ni se entera. El que salta la fila del banco. El que comenta sobre ti en el trabajo… Quizás no es el mismo abusador escolar, pero si atropella, critica y se burla, no hay duda: es un abusador.

Y si hablamos de las redes sociales, donde un pequeño error se convierte en motivo de alegría general y una foto mal interpretada se traduce en total regocijo, podemos decir que llegamos al reino universal del bullying anónimo.

Obviamente, no podemos cancelar las interacciones de la vida adulta por miedo a estas “criaturas”; pero sí tenemos herramientas para que no nos afecte su comportamiento y la principal es hacerte respetar. Probablemente el “atropellador” del metro no tenga remedio, pero el que salta la fila o habla mal de mí merece mi reprobación en forma directa. No hablo de armar un escándalo público; simplemente, de hacerle entender que su conducta es reprobable.

Tan simple como recordar: no hagas a los demás lo que no quieres que te hagan.

*Si quieres escribir en Zancada, tienes que mandar tu texto con título y nombre con el que quieres firmar a contacto@zancada.com en un mail titulado TEXTO. Como siempre, si va con nuestra línea editorial felices lo publicaremos.

6 COMENTARIOS

  1. Por eso uso twitter cada vez menos, me aburrió que todos estén pendientes del más mínimo error del de al lado para saltar a criticar y destrozar a veces sin ni siquiera procesar las cosas un poquito.

    • Pero criticar no es necesariamente hacer bullying, depende todo de cómo se critica.
      Yo ecuentro terrible este tema, es transversal a edades, niveles socioeconómicos, gete culta (supuestamente) y todo… yo estoy trabajando en una empresa y desde que avise que esyoy esperando guagua me han hecho la vida imposible. Eso si que, encuentro yo, sobrepasa todo… llegan a ser miserables!!!

      • En primer lugar, lamento tu situación. Dicho ello, veamos si te puedo ayudar. Lo que vives no es bullying, sino que acoso laboral, quetiene nombre propio: mobbing laboral. Y tu tienes las erramientas para combatirlo porque tienes fuero laboral por tu embarazo.

        Denunca estas acciones a la Inspección del Trabajo, quienes fiscalizarán tu empresa y eventualmente les aplicarán multas, además existen otros procedimientos: Recurso de protección, tutela de garantías y acciones de perjuicios. En último término el autodespido, pero se entiende que en este país lo último que puede querer una mujer embarazada es perder su empleo.

        Si me tocara a mí, Intentaría directamente un juicio por tutela de garantías contra tus jefes. Y no renuncies, que eso es lo que quieren.

        Saludos cordiales,

        • Noo… renunciar jamás, buscan exactamente lo que dices, que renuncie. Pero imposible…!!! Gente miserable nomás.
          Gracias por tus consejos Jorge A.

          • Amiga, pon una constancia en la inspección del trabajo ahora ya, te juro que no te van a volver a weviar y de pasadita tendrás un respaldo en caso de cualquier eventualidad 😉 que no te de lata y hazlo, estás en todo tu derecho y obligación de vivir un embarazo pleno y feliz.

  2. Qué lata, justamente en un lindo momento como el que vives te están atosigando. Ojalá que no te afecte. Volviendo al tema, menos mal nunca he sentido que me hagan bullying, pero sí me pasa que hoy más nunca veo que la gente anda demasiado sensible o con nada de empatía. Piensan sólo en ellos. Yo lo vivo en el metro, todos se quejan que están apretados, que hace calor y que hay malos olores, y es verdad, pero no por eso tienen derecho a reaccionar violentamente o de forma despectiva cuando se les pasa a llevar, tomando en cuenta que uno se aguanta codazos y patadas, porque entiendo que no son a propósito. A veces pienso que soy muy pava para aguantar estoicamente un manotazo sin querer. Porque hay gente a la que he pasado a llevar y pegan el grito en el cielo.

Dejar una respuesta