No me gustan los baños de tina

930

tina
por lucy

Es tanto lo que siempre se ha entendido que son un lujo relajante y sexy, que me ha costado aceptar mi propia sensación al respecto: no me gustan los baños de tina.

Sé que en la teoría suena como un regaloneo súper rico, pero la realidad a mi gusto es algo muy distinto; cuando es un baño de burbujas, las burbujas desaparecen rápidamente y lo que queda es agua cochina y una visión no muy atractiva del propio cuerpo (y yo no tengo ningún problema con mi cuerpo, soy bastante nudista en mi casa).

Además la tina es incómoda; es difícil quedar sentada y/o acostada, siempre te estás resbalando hacia el fondo… una vez hasta me compré un cojín especial para baño de tina, y no logró solucionar el problema de la comodidad.

Por último, en el sexo tampoco he podido disfrutar de la tina. En películas y series se ve muy sexy y hasta cómodo compartir ese espacio con tu pareja, pero en la práctica me ha pasado que es tan difícil acomodarse, que se acaba toda la sensualidad de la escena y es mucho mejor irse a la cama mojados (o hasta el suelo del baño) que hacer las maniobras para toquetearse o penetrarse en la tina misma.

Pese a todo esto, cuando por trabajo me ha tocado estar en algún hotel pituco vuelvo a caer en la tentación y en la promesa de relajo, pero siempre termino recordando por qué no me gustan los baños de tina.

¿Ustedes logran disfrutar los baños de tina? ¿Cómo lo hacen?

7 COMENTARIOS

  1. ¡Los AMO!
    No hago nada. Sólo poner agua en la tina y sumergirme = FELICIDAD. Me doy baños de tina mínimo cada 15 días. Y ahora que tendré casa propia lo primero que haré será chantarle una tina gigante a mi baño. LALALALA.

  2. mi departamento tiene la chanta tina lavatorio, jajajajaja, no hay caso que pueda estar recostada siquiera, pero mi hija exquisita, de 4 años, me dice “mamá, quiero nadar como pez”, le lleno la tina y ella nada feliz, usa burbujas, solo juguetes que flotan o tiran agua y es feliz, ella puede nadar, yo quedo como gigante de incomoda, jajajajaja…

    algun dia… algun dia

  3. Me gusta bañarme en tina. Cuando no hace calor, encuentro exquisito poder sumergirse en agua caliente y descansar. Es verdad que el agua se ensucia, pero eso habla de lo efectivo que es en términos de limpieza (más que una ducha rápida). Es como dejar el cuerpo en remojo, como cuando lavas algo a mano. ¿Puede que tu tina no sea muy cómoda?. No sé, pero si tuviera que quejarme de algo, sería tener que salirse de la tina. Me carga sacar el tapón y que el aire toque mi cuerpo calentito… es como nacer de nuevo, jajaja.

  4. Yo estoy con la autora del post. Prefiero mil veces esas duchas con paneles laterales. No disfruto las tinas de bañonninlos jacuzzis. Otra cosa son las tinas de madera al aire libre.

    He pensado plantearle a mi mujer en sacar la tina del bañon de la pieza e instalar una ducha y dejar sólo la tina del otro baño para cuando lleguen los hijos, ya que para bañarlos es mucho más fácil en una tina, según me dicen las personas con experiencia en la materia.

  5. Las burbujas de Lush son bacanes! Se supone que una da para un solo baño pero yo la corto en trocitos y me rinde como para 6 baños de tina con mucha espuma! La que se llama reconfortante es rica. Me encanta darme baños de tina, aunque también tengo ese problema de quedar con una mala visión de mi cuerpo porque sentada se me salen mis rollitos ocultos que me quedaron después de tener a mi hijito, pero creanme que una buena espuma lo soluciona jajaja

  6. Yo me bañé en tina hasta los 18 años ajaj nunca me duchaba. Y lo peor es que me gusta dejar corriendo el agua 🙁 porque era fome cuando quedaba toda llena y el agua se empezaba a enfríar, así que la mantenía media llena y le iba botando el agua, mientras escuchaba el agua caer y caer, calentita.

Dejar una respuesta