Efectos Secundarios, el nuevo disco de Andrés Valdivia

1387

AVIMG_7517
por @patyleiva, fotos @ConchitaQ

Andrés Valdivia acaba de lanzar su segundo disco, se llama Efectos Secundarios y nos trae de vuelta esa dulce voz de la banda sonora de Se Arrienda y otra faceta más rabiosa y rockera con harto que decir. Conversamos con él sobre el disco, el tiempo, las motivaciones y la industria musical en tiempos de internet. Acá lo que nos contó:

¿Por qué hay tantos años de separación entre Nudo Ciego y Efectos Secundarios? ¿Qué pasó entremedio?
Nudo Ciego ocurrió dentro de un período de mucho ocio y tormenta emocional que duró como 4 años dentro de los cuales también hice la banda sonora de Se Arrienda, produje Roquerío de Nutria, hice canciones para monos animados, un disco de cumbias tristes junto a un par de amigos queridos y otras bandas sonoras de películas chilenas, además de tener mi primer hijo, separarme y montar una empresa. Entre esos años y el 2014 estuve permanentemente componiendo e intentando grabar nuevas canciones, pero la verdad es que eran horribles y es muy posible que yo no tuviese nada importante que decir en ellas. Entonces me dediqué a consolidar mis proyectos profesionales y a torturarme permanentemente por no ser capaz de encontrar una hebra desde la que deshilvanar algo de valor que editar públicamente. 

Y fue por ahí por el comienzo del 2014 que decidí dar vuelta el proceso de composición que siempre había usado y me puse a escribir: textos cortos, versos, líneas sueltas, párrafos, intentando contestar una pregunta que a mucha gente le parecía absurda pero a mí perfectamente atendible: ¿qué significa ser un hombre el 2014? 

Obviamente no llegué a respuesta alguna, pero me encontré en ese proceso con muchas otras preguntas, con muchas otras dudas, con mi historia y con algo que no esperaba: estaba escribiendo textos mucho más políticos que confesionales. Y sin darme demasiado cuenta la música empezó a llegar y el bloqueo se destrabó. 

…y así fue que fue 🙂 

VesIMG_4450

Tu primer disco fue distribuído en un pendrive con tu logo impreso (¡antes de que los White Stripes lo hicieran!), y ahora subes el contenido a la red pero tienes toda una producción de ilustraciones, una por canción, impresas (¿es impresion? ¿grabado? ¿litografía?) de manera impecable en un sobre que emula las dimensiones de un vinilo. ¿Por qué es importante para ti la gráfica y el soporte de tu música? 
Creo que vivimos en tiempos muy estimulantes para experimentar con la distribución de contenidos, formatos y soportes, y así como hace 10 años me pareció que en vez de intentar que me editara un sello y vender 100 CDs en la Feria del Disco con suerte, una buena alternativa era regalar mis canciones y ofrecer en paralelo un objeto de valor que además funcionase como soporte que permitiese a la gente infectar a otros con mis canciones. 

Esto venía de una convicción que sigo teniendo: si lo que vendes es digitalizable, entonces esperar que no se digitalice ni distribuya masivamente online de manera gratuita es por decir lo menos, ingenuo. Y que por lo tanto el futuro de la música, el cine y los libros estaría en otras experiencias y extensiones que aun siguen siendo valiosas para la gente como por ejemplo la performance y los objetos. 

A casi 10 años de Nudo Ciego y el pendrive me pareció que debía darle una vuelta de tuerca al experimento, dado que la música gratis online es un hecho de la causa y el resurgimiento del vinilo también. Trabajé con la ayuda de Rodrigo Castro y el gran talento de Rodrigo Hurtado y decidimos que Efectos Secundarios sería una obra de 3 pilares: las canciones, un objeto sin canciones, y una serie de contenidos asociados al disco (videos, gráficas y microvideos). Me gustaba la idea de un objeto que tuviese la suficiente dignidad en cuanto a objeto como para pertenecer al lugar en el que la gente guarda sus música…y de ahí apareció la idea de que el formato fuese un vinilo, pero sin el vinilo dentro… el “no music inside” (apelando al “intel inside” de los computadores de antaño). Me parecía interesante esa tensión, un poco pichulera por un lado, pero también aprovechándome de la libertad que me da la autoedición. Hoy, finalmente, desde un puñado de canciones se puede producir una serie de artefactos vinculados a ellas que funcionan tanto como extensión como complemento. Los resultados están por verse, claro
está, pero el ejercicio me sigue pareciendo interesante. 

Cuéntanos también tu punto de vista de la industria musical y su consumo en internet.
Creo que te respondo un poco en la pregunta anterior mi visión al respecto, pero si pudiese agregar algo: creo que las canciones hoy, por su potencial ubicuidad en la red, son potencialmente material para experimentar extensiones y complementos a ellas mismas dependiendo del canal en el que estén siendo distribuidas. Por ejemplo, el canal de Youtube de Efectos Secundarios tiene un video por cada canción -realizados por Vicente Flores y Ricardo Montecinos- a partir de material “robado” del mismo Youtube… no pretender ser videoclips como los entendíamos en la era MTV, sino que juegos audiovisuales que acompañan las canciones. La gran mayoría de los músicos pone sus discos completos en Youtube, pero dejan la portada del disco como “still” en cada uno de ellos y creo que allí no aprovechan artísticamente el potencial del canal… independiente de los clips “oficiales” que los singles de cada disco puedan tener. 

Otro ejemplo: la portada de Efectos Secundarios es un .gif. Y lo es porque es claro que el disco vivirá- desde lo gráfico- más online en el mundo de los objetos, por lo que limitarme a una portada estática también es una forma de limitar el potencial del medio. 

giphy-3

Esta es una industria que cambia, aunque el dinero sigue estando en manos de los grandes agregadores y no de los músicos, pero lo que no cambia es el fenómeno atávico que ocurre cuando un ser humano escucha una canción que ama. Eso no lo mata ni la industria, ni la no-industria, eso seguirá allí porque siempre ha estado allí. 

¿Qué se viene con el lanzamiento de Efectos Secundarios? ¿Tienes fechas en vivo, gira pensada? ¿Videos?
Por ahora quiero que las canciones se escuchen. No sé muy bien cómo se hace eso, pero estoy intentando que no queden sepultadas por ahí, que viajen hacia dónde deban viajar. Desde lo práctico es muy probable que a comienzos de diciembre haga un lanzamiento, pero un lanzamiento freak, y en marzo quizás me atreva a presentar el disco en vivo con todas las de la ley. 

El lanzamiento freak que estamos pensando es muy parecido a cómo se lanzan los libros. Te has fijado que los libros se lanzan con un poco de lectura y luego presentadores hablan sobre la obra? Pues bien, me he estado preguntando: por qué no lanzar Efectos Secundarios no con un concierto, sino con una conversación sobre las canciones y sobre la obra. Vamos a ver qué resulta. 

Ya salió un video de “Bandurrias En La Ciudad” y ahora estoy promocionando uno de “Responde” que me gusta mucho, ambos realizados por mis amigos queridos de Merced, que han sido de una generosidad extraordinaria con su talento para este proyecto. 

Valdivia – Bandurrias en la ciudad – Videodecálogo 09 from Merced on Vimeo.

¿Qué papel juega la música en tu vida?
Como toda gran pasión, la música para mí es un móvil y una prisión en simultáneo. Es la forma artística que más me conmueve, la que mejor me eleva, la que más al fondo penetra, pero al mismo tiempo es la que más duele. Por ejemplo: muchas veces cuando voy a un concierto salgo con una doble sensación de éxtasis y envidia que me es muy difícil de asimilar. No soy de los que no puede vivir sin un disco sonando -el silencio me encanta- pero podría tararearte las líneas de bajo, los redobles y los solos de guitarra de una cantidad absurda de canciones que tengo marcadas dentro de mí. Me imagino que soy como un alcohólico: puedo parar, pero una vez que parto, me cuesta que me paren :).  

Describe con 3 adjetivos tu nuevo disco.
Honesto, rabioso, “un-poco-pasado-de-moda” 🙂

Concebiste este disco en el sur, ¿cierto? ¿Cuáles fueron las condiciones? ¿Cómo describirías ese momento?
Lo que hice en el sur -particularmente en una casa que tiene mi familia en Cochamó- fue tomar todos los textos que escribí y transformarlos en canciones. Me obligué a hacerlo en una semana con dos premisas fundamentales: no parar hasta terminar y no hacer las canciones más complejas de lo que deben ser para parecer un “compositor complicado o seco”. La vanidad puede ser una pésima amiga para hacer canciones y me he dado cuenta sacando las canciones que más me gustan que se pueden hacer catedrales con 3 acordes. 

El momento fue bien intenso pero muy gozoso, simplemente no paré hasta que tuve en mi mano 15 canciones, de las cuales terminaron en el corte final sólo las 10 mejores.  

AVDSC_0732-2

¿Qué discos estás escuchando estos días?
Fui un gran cazador de bandas cuando era más pendejo, pero se me ha ido pasando esa cosa ansiosa con conocer todo lo que hay allá afuera y me doy cuenta que termino revisitando mis regalones a cada rato. No sé si será que tiré la toalla o simplemente me estoy poniendo viejo (que es parecido en todo caso), pero vuelvo y vuelvo a encontrarme esuchando el Time Out Of Mind de Dylan, el Exile On Main Street de los Stones y después de su concierto en Santiago no he parado de escuchar el último de Spoon. Wilco y el Parte de la religión de Charly también van y vienen permanentemente de mi zona obsesiva. 

¿Cuál fue la primera canción que te voló la cabeza (en la vida)?
Esa es una pregunta imposible de responder para mí, básicamente porque las canciones con el paso de los años se van cargando de recuerdos y dejan de significar lo que significaron la primera vez, por lo que se me hace imposible distinguir cuáles me volaron la cabeza en su momento o cuáles he descubierto con el tiempo que eran tanto más importantes en mi vida de lo que yo creía. La lista seguramente podría partir con “Eres tú” de Mocedades, que recuerdo haberla escuchado de pendejo en la radio y haber rallado la papa con los coros y la épica vocal de los arreglos, pasando por la “Touch To Much” de AC/DC que casi me genera un infarto cuando la oí por primera vez hasta “Hablando a tu corazón” de Charly y Aznar, que recuerdo que me sumía en una emoción inexplicable cuando la escuchaba en la radio andando en auto con mi padre de chico. Pero seguramente miento y debe haber sido la “Cuncuna amarilla” de Mazapán la que primero me dobló en dos. 

Puedes descargar Efectos Secundarios en www.valdivia.io
Está también en Spotify, iTunes, Deezer y YouTube.

6 COMENTARIOS

  1. En hora de taco escuche la entrevista que te hacía Comparini, me entretuve mucho con las anécdotas y lo hablado acerca del albun, y me quedo dando vuelta el bichito de ver como era tu música, y me gusto la letra de las canciones, no todas, pero se ve dedicación y un muy buen arreglo musical, Felicitaciones!!

  2. Buena entrevista, hace un par de días escuché el disco por spotify y ahora me lo acabo de descargar, bien bueno, vamos a seguir escuchándolo. El Nudo Ciego desde q salió ha pasado por mis mp3s y celulares, me encanta ese disco bien piolita e intimo

Dejar una respuesta