Así vivimos la primera We Run Santiago 21k

220

0002
por Daniela Paz (@dnlpz)

Durante un tiempo con mi amiga Carodu nos estuvimos preparando para la corrida We Run Santiago, que por primera vez sería de media maratón. Esto requería mucha dedicación, para ella era su debut y la idea era pasarlo bien en su primera vez, porque mientras uno más se prepara, mejor se pasa.

Ese día llegamos y todos estaban vestidos de naranjo, el color oficial de la polera, había leído que el 40 por ciento de inscritos eran mujeres, así que fue un gusto ver a muchas chiquillas que se atrevieron. La corrida partió puntual a las 8 am; sabíamos que se vendrían momentos de calor, así que el horario fue ideal.

El recorrido fue agotador y en varios momentos lo pasé mal, tengo que admitirlo. Los primeros 12k iban con mucha subida, por eso agradecimos los sábados que nos juntamos en la mañana a subir el cerro. Luego venía algo que parecía bajada, pero que se sintió muy pesado, sobre todo en los últimos kilómetros, en los que afortunadamente se unió una amiga a darme ánimo y que en la cuenta regresiva me alentaba… sin ella no llego, estoy segura.

Cuando cruzamos la meta, todo fue felicidad. Transpiradas y todo nos abrazamos con Carodu, y aunque en ese momento estábamos cansadísimas, unas horas más tarde hablamos de cuándo haríamos las próximos 21k.

Lo bueno de la corrida fue la organización, en el parque había frutas y agua para todos, algunas sillas de playa y colchones para echarse y comentar con otros amigos la corrida, además el regalo para las chiquillas era un tierno collar con una ilustración de Santiago y los km que se corrieron, para usar con orgullo.

1 COMENTARIO

Dejar una respuesta