Vivir cerca (o lejos) de los papás

1248

zeekcamille
por mbpadron*

En casa siempre fuimos cuatro: papá, mamá, hermana y yo. Vivimos juntos muchos años. El tiempo pasó y las “niñitas” crecimos. Ya adultas y profesionales continuamos viviendo muy cerca del hogar. Teníamos una relación tan fuerte que, después de casada, me mudé al lado de mis papás. Mi hermana no estaba tan cerca, pero nos veíamos al menos una vez por semana.

Nacieron mis sobrinos y nos unimos aún más hasta que a mi cuñado lo trasladaron a otro país. Eso significaba una maravillosa oportunidad para ellos y los felicitamos sinceramente, pero en lo más hondo del corazón comenzamos a sentir la distancia. Especialmente mis papás que ya eran mayores. Poco a poco superamos la separación y nos comunicábamos casi a diario vía Skype o cualquier otro método que ayudara a conectarnos, así que no fue tan traumático aprender a vivir cerca estando tan lejos.

Con el paso de los días, mis papás se apoyaron más y más en nosotros, los hijos que quedamos. En este grupo incluyo a mi esposo porque realmente se convirtió en el mayor de los hijos gracias a la estupenda relación que mantenía con ellos. Lo que comenzó como detalles cotidianos se fue transformando en decisiones que tomábamos en su lugar casi sin consulta, pero lógicamente entendimos que ese es el orden natural de la vida. La edad de mis papás hizo muy complicado dejarlos solos. Si no estábamos en casa, nuestros maravillosos vecinos quedaban siempre atentos y preocupados. Pero luego enfermaron. Primero mamá, luego papá, y cuando uno se recuperaba, el otro debía volver a la clínica. Mi hermana viajó de emergencia varias veces con el susto en el corazón, pero afortunadamente todo terminaba bien y podía regresar a casa más tranquila.

Así estuvimos hasta febrero del 2013. Papá estuvo tan enfermo que pasó casi un mes en cuidados intensivos. Mi hermana casi se teletransportó y pasamos los días junto a mamá esperando lo peor. Milagrosamente papá se recuperó y todo volvió a ser como antes. Casi.

Justo ese año nos tocó cambiar de país. Los hijos de la casa de al lado se tenían que ir. Mis papás nos apoyaron al cien por ciento y nunca reclamaron el “abandono”. Juntos planificamos la visita que nos harían pronto, los sitios que recorreríamos y hasta el vino que beberíamos porque todos amábamos viajar…

Pero la vida tenía otros planes. Papá y mamá enfermaron juntos y las hijas volamos a casa para estar con ellos. Aunque no pudimos hacerlo al mismo tiempo, sé que en algún momento sintieron que éramos nuevamente la familia Padrón que vivía en la casa de rejas marrones.

Poco después murió papá y mamá nunca volvió a ser la misma. La tristeza pudo más y se la llevó meses más tarde. Al final mis papás estaban muy enfermos, pero tenía la esperanza de que mejorarían y podríamos compartir al menos un año más… Luego entendí que a pesar de la distancia, esa distancia que ya no podremos vencer, siempre estarán conmigo en cada gesto, cada pensamiento y cada frase que aprendí gracias a Carmen y Octavio.

Foto: Parenthood

*Si quieres escribir en Zancada, tienes que mandar tu texto con título y nombre con el que quieres firmar a contacto@zancada.com en un mail titulado TEXTO. Como siempre, si va con nuestra línea editorial felices lo publicaremos.

3 COMENTARIOS

  1. Que lindo!! Mi viejo partio este año despues de un grave accidente laboral. No está fisicamente,pero lo siento conmigo. Y me manda señales y personas que no le encuentro explicacion logica y quiero creer que es él. Las que tienen los papás vivos. Diganle siempre cuanto los aman y no dejen de abrazarlos. Es cliché pero puta que no daria por abrazarlo y tocar su cabello rizado 😩

  2. Que lindas palabras! Tus padres deben estar orgullosos de ti! A veces la distancia es terrible pero sentir que están siempre contigo debe ser reconfortante, yo tengo a mis dos padres vivos gracias a Dios! Espero me acompañen por muchos años mas

  3. Ay que historia mas linda y triste a la vez!!!! Yo doy todo por mis padres. Son lo mas maravilloso que tengo en mi vida y aunque muchas veces paso por “mamona” con otra personas, creo que esa relación es demasiado importante.
    Que lindo que pudieron pasar tantos momentos juntos como familia. El amor de familia es innato y lo mas lindo que hay. Me alegro mucho que hayas aprovechado con tus padres todas las instancias que pudieron.

Dejar una respuesta