Entrevista a Fran Corral, directora de Fundación Julieta

1525

francorral
por @patyleiva

Hoy hasta las 22.30 hrs puedes asistir gratuitamente a las actividades fiis del parque Bicentenario: música, charlas, actividades y stands entre los que se encuentra el de Fundación Julieta con concursos y muchas formas de ayudar. Conversamos con Fran Corral, directora de la fundación sobre su manera de trabajar en pro de los perritos de la calle y lo que podemos hacer para ayudar.

¿Cómo funciona fundación Julieta?
Fundación Julieta es una fundación que tiene como lema el Bien Animal, queremos hacer todo lo que podamos en torno a eso. Hemos hecho en el pasado operativos de esterilización gratuitos y esperamos retomar pronto, tenemos un programa educativo para niños que presentamos en cualquier colegio dentro de Santiago que nos llamen, hace rescates de perros y gatos abandonados para lo que cuenta con una red de clínicas veterinarias afiliadas y casas temporales pagadas y voluntarias en donde se recuperan nuestras mascotas hasta estar listas para ser dadas en adopción, ayudamos económicamente también a quienes han  rescatado un perro o gato o tienen uno y no tienen los medios para atenderlo en un veterinario, somos un medio de difusión y educación para quienes nos siguen y publicamos todo lo que nos piden respecto de perros en adopción, perdidos y encontrados y sobre todo una fundación que promueve el amor la empatía y la compasión hacia los animales.

¿Cuáles son las distintas maneras de trabajar por el cuidado de los perros abandonadas en Fundación Julieta?
Las formas de ayudar son:
Ser socios: Alguien que se compromete a donar una cantidad de plata mensual y de nuestra parte recibe un newsletter con las actualziaciones y cómo su donación ha ayudado a los animales a salir adelante.
Guardador o casa temporal: Es aquella persona que cuida por un plazo determinado a un perro para ayudar a su educación y rehabilitación y de esa manera contribuir a que dicho perro pueda reinsertarse en una familia más rapido.
Donación: Donación esporádica de determinado monto por la cual recibe una pulsera, que es un símbolo que identifican a las personas que están con el bien animal.

Nos contabas que no es llegar y recoger a un perro de la calle, ¿cuáles son las cosas en las que nos debemos fijar antes de recogerlos?
Antes de recoger un perrito ve a tu alrededor, pregunta en el negocio de la esquina si conoce a ese perro, fíjate en su peso y estado corporal. Hay muchos perros que son cuidados por personas de un barrio y ya están esterilizados y son alimentados diariamente además de estar acostumbrados a vivir en ese lugar, otras, muchísimas otras que dejan salir a pasear a su perro sin identificación. 

¿Para qué se ocupan los recursos que recauda Fundacion Julieta?
Los recursos que se recaudan son para pagar hogar temporal de un perro en una veterinaria que son entre 4.000 y 8.000 pesos diarios, esterilización, vacunas, desparasitación, comida, placa, chip y collar. El costo inicial de un perro es muy alto y luego de esos gastos todos los meses hay que pagar la veterinaria u hogar temporal hasta que encuentre casa.

¿Cómo fue que te involucraste en esta idea?
Después que rescaté a mi primera mascota, Julieta, sentí que debía hacer algo respecto de todas las Julieta que estaban abandonadas y que nadie las veía, los perros pasan a ser parte del paisaje e invisibles al ojo y compasión de las personas.

¿Cuáles son las mayores satisfacciones que te da Fundación Julieta?
Es harto el esfuerzo económico, emocional, de tiempo pero al momento que veo un perro moviendo su cola, recuperado de lo que sea que haya tenido y con una nueva vida por delante, entrar a su casa nueva con una familia que sólo te da buenas energías y te agradece de haberle dado a su compañero de vida, esa satisfacción de haber aportado ese grano de arena no tiene precio, porque como dice el dicho salvar un animal no cambiará el mundo pero para ese animal el mundo cambiará para siempre, y eso lo siento de todo corazón.

¿Cuál crees que es la raíz del problema de los perros callejeros?
La raíz del problema es la falta de educación lo que significa que las personas no esterilizan a sus mascotas, no son responsables en su cuidado, y no sienten empatía hacia ellos, creen que ese animal estará bien si se arranca y que sobrevivirá, lo que no saben es que la vida de los perros y gatos en la cale es un infierno, lleno de peligros, enfermedades, preñeces, atropellos y gente mala que en vez de asistirlos los echa a un lado como basura. El dia que las autoridades y las personas entiendan que el problema de los animales abandonados es un tema de dignidad humana, que son los pobres los que viven con animales enfermos en la puerta de su casa, que el cuidado hacia un animal desde pequeños desarrolla la empatía lo que hará que los seres humanos crezcan mejores personas y concientes de su entorno y que el maltrato animal es un indicador de una persona violenta que en un 90% de los casos según estudios de FBI maltratará a una persona, es ahí cuando actuarán por ser un tema absolutamente prioritario. 

¿Cuál seria tu futuro ideal para que un país como Chile elimine el problema de los perros de la calle?
Para mi la existencia de normas eficientes y políticas publicas que hagan obligatoria la esterilización e identificación, un registro de identificación único y efectivo, sanción severa al maltrato animal, control de los criaderos de perros reduciendo su número y estableciendo normas para su funcionamiento y trato hacia los animales y para que toda regla funcione, fiscalización de todo lo anterior. Organismos capacitados para aquello y postas veterinarias accesibles para las personas de escasos recursos.

2 COMENTARIOS

  1. Felicitaciones por tu trabajo. Coincido que lo primero es la educación y de eso nos falta mucho.
    En mi barrio existen los amantes furiosos de los perros y te agreden verbalmente del peor modo ante cualquier reclamo (porque se cagan en mi puerta, porque te ladran al pasar, porque atacan sin motivo) y son de los que lo primero que hacen en el día es abrir la puerta de calle para que el perro salga a pasear, a cagar y mear o a entretenerse con otros perros.
    Mis vecinos aún no entienden que la calle no es su patio, que hay que pasearlos con correa y recoger lo que cagan. Cuestión mínima de respeto, pienso yo.

Dejar una respuesta