Amor a 10.000 km de distancia

1875

10000
por @patyleiva

Natalia Tena y David Verdaguer son Alex y Sergi. No existe nadie más en esta historia. La premisa no te arruinará la película: una pareja feliz tiene que separarse por motivos profesionales. Él se queda en Barcelona, ella parte a Estados Unidos.

Sólo puedo decir que Carlos Marques-Marcet, el director y co-guionista de 10.000 km, tiene que haber sufrido penas de amor a distancia. Si no, no me explico otra razón por la que esta película sea tan perfecta, realista y conmovedora. Está todo: la pena, las disyuntivas, las llamadas, las incomodidades, la autocompasión, la ceguera, la ira, la frustación, la decadencia, la idealización, la angustia, la euforia, la determinación, el vacío, la esperanza… todas esas cosas que te van comiendo el alma lentamente.

Es una muy buena película. Muestra una verdad, no es pretenciosa, es sólida, mantiene una línea, y logra una intimidad que muchas otras películas que abordan esta temática no consiguen. A los pocos minutos de iniciada, cuando ves a Alex y a Sergi conversar de cosas triviales o trascendentales mientras se miran a los ojos y juegan con sus cuerpos, jurarías para siempre que estás viendo a una pareja real, y empiezas a sentir como lo hacen ellos.

El tráiler no es totalmente fiel a la atmósfera que vemos en la película porque en ella no hay música incidental, de fondo, sólo la que ellos escuchan explícitamente (diegética). Por eso les dejo un video que tiene tres escenas pegadas, para que se hagan una mejor idea.

10.000 Km está disponible en Netflix. Y es preciosa.

3 COMENTARIOS

  1. Yo creo que funciona siempre cuando haya mucha lealtad, confianza, madurez y el viaje no se prolongue un año, sobre todo, cuando ambos o alguno de la pareja es cachondo y no puede vivir sin sexo.

  2. yo estaba en Santiago y mi pololo en Arica, era la epoca de que el celular era privativo, casi nadie tenia internet, supongo que ni siquiera estaban como proyecto en la cabeza de alguien el wasap o skype, y asi pasaron casi tres años, en eso yo sali de la universidad, empece a trabajar… montones de cambios y de hitos en mi vida que los vivi sola, el viajaba una vez al año por dos semanas y yo pude ir a verlo en dos ocasiones.
    Y si, se pudo, llevabamos 7 años pololeando cuando el se fue, paso tres en el norte, nos casamos, en total llevamos ya 23 años.
    no hay receta secreta mas que la voluntad, yo no veia motivos para terminar, yo lo queria, el me queria, para mi eso basta, soy super independiente y puedo hacer todo con el o sin el, y del sexo.. pues si puedes pasar los primeros 16, 18 o 20 años de tu vida sin sexo, no te va a matar pasar un tiempo de celibato esperando un re-encuentro de pelicula.

Dejar una respuesta