¿A qué jugabas cuando chica?: A la secretaria/vendedora

1458

177546-art.-de-oficina

por Eleonora

Siempre fui una niña indoor. Mis dos hermanos eran mucho mayores que yo, así que no tenía partners para ir a jugar a la plaza o a la calle. Quizás si no hubiera sido el conchito y la única mujer no habría sido tan sobreprotegida y me habría lanzado sola no más, o quizás tampoco tuve el impulso… no sé. El tema es que en mi infancia no hay historias de rodillas rotas, árboles escalados ni paseos en bicicleta.

Mis recuerdos de juegos son principalmente 3 cosas: jugar a la secretaria o vendedora, escribir cuentos o dibujar historietas, y jugar a las barbies. Listo. Puras cosas que no necesitaban de otras personas, y tampoco mucho movimiento. Parece súper fome, pero yo lo pasaba chancho.

Amaba ir al supermercado y comprar talonarios de Vale Por, timbres, o sobres. Amaba los lápices, todo tipo de lápices y tintas y gomas y papel papel papel. Andaba por la casa con un bolso en el que guardaba todos mis lápices, cuadernos y artículos de oficina, y me instalaba en cualquier lugar a armar mi “lugar de trabajo”. Algunos días era dueña de una tienda, otros era una secretaria. Y en los días especialmente creativos inventaba historias teleseriescas tanto escribiéndolas como actuándolas con mis barbies.

Es chistoso porque el día de hoy tengo un proyecto de diseño de papelería y en mis tiempos libres escribo. De alguna manera, siempre seguí jugando a mi juego favorito.

7 COMENTARIOS

  1. Cuando chica me encantaba jugar al negocio, vender, pesar cosas, dar vuelto con billetes mentira….ahora que trabajo en eso , ya no me gusta tanto jugar ese juego 😀

  2. cuando era chica jugaba con legos y autos. Me pasaba algo similar a ti, pero yo era la mayor y mis hermanas y primos eran mucho más chicos. Así que me gustaba mucho construir casas. Ahora estudio ingeniería civil, espero que cuando trabaje no termine odiando la construcción de casitas

  3. Me sentí tan identificada con tu historia, jajaj sobre todo con lo de la “niña indoor” jajaj que me dio risa, también era el conchito y única mujer, mi casa tenia un sitio enorme así que en el patio imaginaba historias, también le recreaba historias a la Barbies, dibujaba y jugaba al almacén, a veces salia al pasaje a jugar con otras amigas, pero ellas se acostaban tarde y se quedaban jugando, a mi me hacian entrarme temprano, o andaba en bici, pero en el puro pasaje, mas allá era peligroso…jajaj

  4. A mi nunca me dejaron salir a la calle de chica, así que nunca tuve la experiencia de tener amigos en el barrio. Por lo tanto, también fui una niña indoor y me encantaba jugar a las barbies y coserles ropita, o disfrazarme y actuar frente al espejo… O bailar y armar mis coreografías. Podía pasar horas en eso… Y el resto viendo tele, eso si, en mi casa nunca hubo censura en cuanto a la tele, así que me vi todos los programas, teleseries y cuanto hay de programas ochenteros que había en esa época. Es por eso quizá que tengo una mente televisiva!! Hahahah

  5. También fui el conchito y la única mujer 😢 pero igual jugué con mis hermanos porque nos criamos harto tiempo en el campo. Pero cuando ya nos fuimos a la ciudad jugaba a ser cajera cuando mi papá llegaba con el sueldo a fin de mes jajajajajaj hace un mes me acorde y se lo comenté a mi papá y aun lo recordaba ❤

  6. Yo también jugaba al negocio o la secretaria. muy entretenido, pero también jugaba outdoor, el sitio de mi casa era enorme, miles de aventuras se podían vivir.-

  7. Que experiencias mas parecidas jajajaja, no se sus edades pero por lo que cuentan andamos por las infancias de los años 80; con mi hermana con 1año 1/2 de diferencia , prácticamente desarmábamos la casa, también indoor , creábamos un mundo mágico , sin tiempo , la ropa salia del closet, hacíamos tiendas , colgábamos todo , hacíamos paquetes de regalo y la etiquetábamos con alfileres , cuando llegaba la noche teníamos que dormir entre todo , nuestro espacio de dormir estaba cubierto de vestidos , zapatos , juguetes y todo cuanto pudimos sacar del closet
    me transporto a ese tiempo , y se me llena el corazón de gozo por esas tarde interminables …… lo peor era volver todo a su lugar que generalmente era yo quien lo ordenaba y mi hermana descansaba ya que la jornada había sido muy cansadora…

Dejar una respuesta