Nosotros los chilenos, una webserie sobre Chile y sus sueños

1120

nlc1
por Lala

Me encanta encontrarme con estas historias que parecen mentira, pero no, son verdaderas y honestas. Un día Juan Pablo fue a buscar unas cosas a la casa de su amigo Cristián. Ahí, de pasadita, conoció a Daniela, y después de conversar un rato descubrieron que tenían muchas cosas en común. Se hicieron amigos, se gustaron y comenzaron a compartir sueños y planes. La idea de Daniela era recorrer Chile contando historias de personas que hacían lo que les apasionaba, y así conocernos y descubrirnos como chilenos. Juan Pablo (Jupa) se entusiasmó y decidió dejar su trabajo estable en Santiago y partir con ella.

Ella aceptó medio a regañadientes porque a esa altura ya eran amigos con ventajas. Pero el viaje, el camino recorrido y las aventuras, hicieron lo suyo. Se enamoraron y hoy planean culminar este largo viaje casándose en el fin del mundo, en la hermosa ciudad de Punta Arenas. Esta es la historia detrás de la webserie Nosotros los chilenos, un proyecto hecho a pulso, con mucho amor, que busca personas comunes y corrientes que quieren cumplir sus sueños. Suena ambicioso y lo es.

nlc2

Daniela y Jupa han recorrido 55 localidades del norte de Chile en 221 días, lo que se traduce en unos 1051 kms. Lo hacen a bordo de una kombi que refaccionaron por dentro ellos mismos, y donde han montado su hogar y las ‘oficinas’ de la productora Amunche. Ahí editan sus videos, los que se pueden ver en su sitio de youtube, pero también trabajan en algunos proyectos audiovisuales que les han permitido financiar el viaje. Conversamos con Daniela para conocer más detalles de este increíble proyecto, a horas de iniciarse la segunda etapa: recorrer el sur de nuestro país.

“El viaje ha sido una experiencia enriquecedora en muchos sentidos. Nos quitó varios miedos que surgen al no saber qué es lo que va a pasar. Hemos vivido en carne propia que la gente es amable, curiosa, que vibran al vernos realizar nuestro sueño. Hay muchas personas que nos dicen que les damos envidia porque estamos haciendo este viaje, pero lo que más me gustaría transmitir es que en vez de envidia, deberían sentir ganas de hacer lo que quieran hacer con sus vidas. No es tan difícil como uno creería. No es tan caro, no es tan complejo, finalmente uno se va adaptando a los tiempos, a las comodidades, a la falta de lujos, porque los beneficios son otros, que llenan mucho más.

nlc4

¿Qué historias han conocido que los han impactado?
En Parinacota conocimos a Leonel quien, motivado por el amor a su pueblo, instaló un hostal en un lugar donde no viven más de cinco personas. Leonel es una persona humilde, con un sueño gigante: darle un impulso turístico al parque Lauca, y ahí estaba luchando todos los días por hacerlo posible. Estando ahí con él entendimos por qué era tan importante para él sobrepasar la soledad, la altura, el aislamiento. Todo ese sector del altiplano de la XV Región es hermoso, es inhóspito y no está siendo valorado en su totalidad. Leonel está ahí tratando de cambiar eso.
Así como la historia de Leonel, nos hemos topado con muchas otras historias de personas que luchan por cumplir sus sueños, porque esa lucha siempre valdrá la pena.

¿Cómo saben dónde llegar, con quién conversar?
La verdad es que casi nunca sabemos. Dejamos que la ruta nos vaya proponiendo a los protagonistas. Normalmente lo que hacemos al llegar a un lugar es instalarnos y salir a recorrer. Vamos conversando con la gente, les contamos del proyecto, les preguntamos por si conocen a alguien del perfil que buscamos (alguien que se esté dedicando a lo que apasiona, alguien que esté haciendo algún emprendimiento que sea interesante para la localidad) y pasa a veces que en el pueblo diferentes personas coinciden con el mismo nombre, ahí sabemos que esa persona es un protagonista de la serie, porque si más de una persona lo tiene en mente es porque está transmitiendo esa pasión y ese amor por lo que hace.

nlc3

¿Cómo es en general la logística? Dormir, encontrar una ducha, dónde comer o comprar…
En la kombi contamos con casi todo lo necesario para vivir. Tenemos agua, cama, cocina, y Tritec-Intervento nos donó un sistema fotovoltaico para la kombi donde podemos cargar todos nuestros equipos para trabajar donde sea. Tratamos de comprar la comida en mercados y cocinar en la kombi, aunque a veces nos damos algunos gustitos.
Lo único que no tenemos en la kombi es baño y ducha, pero hasta el momento siempre hemos encontrado ayuda en la ruta para cubrir esto. De todas formas, ya aprendí a lavarme el pelo con 3 tazas de agua, sentada en un piso al aire libre. No es lo más lujoso del mundo, pero logras adaptarte. Al final del día es un logro personal ingeniártelas para bañarte sin tener una ducha a mano.

¿Qué ha sido hasta ahora lo mejor y lo peor, lo más complicado?
Creo que lo mejor de todo es no saber qué va a pasar al día siguiente. Ningún día es igual al anterior y vivir en esa constante sorpresa hace que te despiertes todos los días con el ánimo por las nubes. También con los protagonistas se generan amistades muy lindas y normalmente cuando los capítulos están listos, los llamamos por teléfono para contarles que los pueden ver en internet. Tratamos de que cada capítulo transmita la esencia del protagonista, sea nostálgica o alegre y cuando escuchamos sus comentarios sobre el capítulo siempre quedamos felices porque sentimos en ellos agradecimiento y orgullo. Es una valorización a pequeña escala de su esfuerzo diario y haber influido en eso es muy gratificante.

Lo peor es echar de menos. Desde a los amigos y familia que dejamos en nuestras casas, hasta tener que despedirnos de los amigos nuevos que hacemos en el viaje. No es fácil tener que andarse despidiendo siempre, pero internet ayuda a mantenernos en contacto.

Lo más complicado ha sido que la kombi no es un vehículo todo terreno y hemos pasado caminos bien complejos. En el altiplano la kombi se portó súper, pero no calculamos bien el rendimiento en altura y nos quedamos en panne de bencina luego de haber hecho el camino más difícil del viaje. Estábamos a 4.700 msnm, con lluvia y nieve, sin tener idea de dónde nos quedaríamos botados. Al final eso que fue lo más complicado del viaje terminó de una manera hermosa cuando dos chicos de CONAF supieron que habíamos quedado en panne de bencina y se acercaron a ayudarnos. Nos dieron bencina (que no nos dejaron pagar) y nos tiraron los primeros metros para estar seguros de que la kombi andaba bien.

nlc5

¿Qué los ha sorprendido?
Lo más sorprendente es que Chile tiene demasiadas cosas de las cuales sentirse orgulloso como país, desde sus paisajes, fauna y diversidad climática, hasta la gente que lo compone. Tendemos a quejarnos siempre de que tenemos miles de fallas como país y es cierto, hay mucho que mejorar, pero hay mucha gente trabajando todos los días por mejorar su entorno y eso es algo que debería dejarnos orgullosos. Al final, los que están haciendo los cambios más grandes, son personas comunes y corrientes.

Pueden seguir sus aventuras en Facebook e Instagram. También pueden apoyar el viaje, darles datos, auspiciarlos, etc. Toda la info en su sitio www.nosotrosloschilenos.org

Dejar una respuesta