Diversidad sexual en el trabajo: Ni loca me cambio de pega

1352

tambientrabajamos
post #TambiénTrabajamos por Mia*



“Me quiero cambiar de pega” dice una amiga. ¿Yo? ni loca. No es que ame mi trabajo, me paguen mucho, o me quede cerca, al contrario, me toma noventa minutos el poder volver a mi casa. Lo que pasa es algo mucho más simple, en mi pega actual me aceptan.



Ni loca me someto a la incertidumbre de llegar a un lugar nuevo y encontrarme con un ambiente hostil, plagado de esas microagresiones de las que tanto somos víctimas; el pronombre equivocado, la mirada juzgona, la broma inocente. 
Ni loca revivir el temor a que cuando vean mi carnet se arrepientan, a que me hagan problemas con las transferencias, a sentirme aislada. 
Ni loca volver a ponerme en una situación vulnerable, tener que cuidar cada cosa que digo y hago, constantemente analizando las reacciones de mis nuevos compañeros de trabajo, preguntándome qué es lo que comentan en voz baja a la distancia.

Ni loca.

Sé que quizás muchas de estas cosas no me pasarían necesariamente si cambio de pega, pero el miedo aún existe, y es un miedo completamente justificado; son cosas que hoy en día están ocurriendo. A una amiga le pedían “pasar piola” cuando los clientes iban a la oficina, y un ex compañero presentaba a su pareja como su primo, porque sabía bien lo que sus superiores tan erróneamente pensaban. Estoy segura que más de alguno ha escuchado en la calle, entre sus amigos, y en el trabajo, cómo la homotransfobia sigue latente en nuestro lenguaje. Comentarios al aire, opiniones conservadoras, y convicciones de una época tan oscura en nuestra historia.

Son estas cosas las que alimentan este miedo que te paraliza, que a veces no te deja seguir creciendo como persona, y que tiene a tantos de nosotros en situaciones de marginalidad, incapaces de conseguir y sostener un trabajo. Esto va a seguir así hasta que se creen políticas públicas de calidad, que eduquen a la sociedad, y que protejan a las diversidades. Cosa que resulta muy difícil cuando virtualmente no existen datos al respecto.

Yo por suerte estoy cómoda en mi pega actual. Todos me tratan como la mujer que soy, y puedo hablar de mi polola con toda la libertad, que un ambiente laboral permite, del mundo.
¡Como si fuera una cisgénero heterosexual!

*Gestión Social e Iguales están desarrollando la primera encuesta nacional de diversidad sexual en el trabajo. Para responderla ingresa a encuestadiversidad.questionpro.com

7 COMENTARIOS

  1. Yaaa… ¿no será mucho?, a mi me importa un huevo lo que hace el colega del escritorio del lado fuera del horario de oficina, mientras trabaje bien y sea un persona que haga agradable la estadía en la oficina, que sea marciano o practique cienciología no es mi problema.
    En todas mis pegas ha sido asi, y soy tan despistada que ni cacho… en mi primera pega mi jefa era lesbiana, en otro trabajo un chico de recursos humanos que todos sabían … y fue mas el bullin que me hicieron a mi por despistada.

    • Te lo digo super en buena onda, pero no se está hablando de tu experiencia, talvez tu eres tolerante, no lo sé, pero se refiere a una percepción de como la sociedad percibe esto o como ella lo percibe y con mucha justificación. Recién ahora se esta respetando mas las diferencias, pero es algo nuevo que se aprende de a poco con experiencias y con legislación. Por lo tanto reclamar que será mucho, porque yo no soy así y soy asá, es como bien egocentrico.

      • no hablo de mi, hablo de dos empresas enormes en que trabaje y donde a nadie le importaba lo que la gente hacia de la puerta para afuera, un lugar era un ministerio, la otra empresa una sanitaria, empresas enormes y por lo unico que se rajaban a la gente era por ser malo pa trabajar o por ser conflictivo, lo que es yo, jamas me he dado cuenta si alguna persona es homo, y me importa un rabano, me entero porque todos saben y yo caigo en la cuenta de ultima.

        • Amiga, cuando eres trans no es lo que haces de la puerta pa afuera, y quedó bien claro que a tí te importa un rábano la sexualidad del reto pero aún así, “yo caigo en la cuenta de última”.
          Fijo hubo una cola de cahuines que llevaron a que tu cayeras en cuenta…
          Lo otro, no es facil no ser conflictivo cuando los wnes al otro lado de la oficina andan siendo homofóbicos.

  2. Soy palo blanco porque estoy trabajando en este estudio, pero comentar que la realidad Trans es súper compleja y bien distinta de lo que es ser lesbiana o gay. Imagínate pasar todo el proceso de entrevistas para pega, que te digan que estás contratada y que al momento de ir a RRHH a firmar contrato tienes que explicar, “mira yo me llamo María y parezco María, pero mi carnet dice José”. Creo que la mayoría de las empresas no están preparadas para esto, algunas derechamente desde la falta de tolerancia y otros simplemente por ignorancia o porque no saben cómo hacerlo calzar con “el sistema”.
    Por eso y mucho más, grande Mía por su columna!

  3. en el mundo nos encontramos con luchadores…que son los que comienzan a ir a estos luares donde no hay aceptacion, y a punta de rechazo,de humillaciones, de malos ratos, consiguen poco a poco conseguir que lleguen los demas, ls mas sensibles, los mas emocionales, los que no se atreven a luchar por ellos y el resto.
    Tambien estan los que no se atreven … y esperan que la cosa este lista para asomarse…

    no creo que uno de los dos sea mejor o peor, cada uno tiene sus propias cruces y asi es como conozco personas maravillosas que luchan socialmente para que se genere la aceptacion social a los gays y en su familia no se atreven a decirlo…
    otros en cambio en su nucleo familiar cambiaron paradigmas e incluso hicieron que aflorara el amor al contar estas cosas, pero que socialmente no son capaces de mostrarse tal cual son.

    juzgar en este caso está demas, decirte que cruces el rio seria una irresponsabilidad de mi parte, solo te envio un abrazo y has la wea que quieras, que no te importe nada… si no eres tu quien abrira el mundo laboral a estas nuevas realidades alguien mas lo hara y no obligado… sino porque quiere. se feliz con lo que tienes y lo que quieres, y si un dia necesitas luchar contra gente que aun no tiene el privilegio de abrir su mente, hazlo… asi de simple… no cuestiones esto, no es bueno para el alma, deja fluir

Dejar una respuesta