En restoranes y bares: ¿Reservar o no?

437

reservado
por lucy

En un mundo ideal, me gustaría poder llegar a comer algo a un restorán o a tomar algo a un bar y que la mejor mesa estuviera justo desocupada al momento de mi llegada. Hay gente con buena suerte a la que eso le sucede naturalmente, pero yo no soy una de ellas, por lo que si voy a un lugar que sé que es concurrido, prefiero reservar.

Reconozco que el acto de reservar es un poco perno o de vieja, pero para qué venimos con cosas: no es que yo ande improvisando por la vida, si salgo lo más probable es que venga pensando hace un par de días hasta en el plato que voy a pedir, por lo que la acción de llamar y reservar no hace más que cerrar ese ciclo de planificación natural.

Lo mismo si salgo de vacaciones o un fin de semana; no tengo recuerdo de alguna vez haber llegado a algún destino sin tener mi reserva previa de alojamiento. Siento que ahorra tiempo que se puede usar en descansar o recorrer, y con una buena investigación previa no es tan difícil achuntarle. Y si llegando el lugar encuentras un hotel, hostal, cabaña o camping mejor, siempre existe la opción de cambiarse.

En el caso de restoranes y bares hay una dificultad al momento de reservar: muchas veces hay ocasiones en que no sabes exactamente cuántas personas acudirán a la cita, lo que hace más difícil esa planificación.

En cualquier caso, tengo muchos amigos que prefieren la espontaneidad de no reservar y simplemente llegar a los lugares (y muchos de ellos sí tienen la buena suerte de encontrarse mágicamente con locaciones perfectas y desocupadas su llegada), y yo igual ya estoy acostumbrada a la frustración de seguir buscando cuando tu primera opción está llena, no quieres esperar y no reservaste. Y de vez en cuando me encuentro con alguna sorpresa no planificada.

Pero si me preguntan: prefiero planear y reservar.

Foto: jenny downing vía Flickr

1 COMENTARIO

  1. En Santiago todo se llena. Hay lugares donde, o llegas a las 6pm a sentarte o reservas, de otra forma no hay opción. A mí me encantaría llegar a cualquier lugar y que haya disponibilidad, pero con los buenos lugares eso no es muy factible, a menos que sean dos personas, ahí es más simple. En grupos, cero opción, siempre reservar o llegar tempranito.

Dejar una respuesta