El cuento del tío, el “secuestro virtual” y la empatía

980

elinformante
por lucy

La semana pasada hubo un emblemático caso del “cuento del tío”; el del joven estudiante de 19 años que se creyó había sido secuestrado durante toda la tarde, hasta que finalmente se supo que había sido todo un engaño.

Al joven lo llamaron al teléfono de la casa, haciéndose pasar por Carabineros y diciéndole que su papá había estado en un accidente de tránsito y que para acordar un trato compensatorio con víctimas del choque, debía llegar objetos de valor a un lugar que le indicarían. Según el relato que el padre hizo anoche en El Informante de TVN, el joven trató de confirmar la veracidad del llamado, sacó objetos de valor de la casa, se subió al auto y salió a dar vueltas por Santiago según lo que le iban indicando los supuestos carabineros por teléfono.

Por otro lado, las hermanas del joven llegaron a una casa que parecía robada, llamaron al papá, quien llegó y recibió un llamado donde le decían que su hijo estaba secuestrado y exigían varios millones a cambio de liberarlo. El papá juntó la plata, partió a los lugares que le indicaban (acompañado de Carabineros), pero finalmente el intercambio no se concretó y quienes lo llamaban le dijeron que su hijo estaba en Urgencias del Hospital Sótero del Río.

Y ahí estaba el hijo, pensando que a su vez su papá estaba en problemas en ese mismo lugar. Una vez encontrado, Carabineros apareció diciendo que no había sido un secuestro como se había pensado, sino que un caso del “cuento del tío”, donde específicamente el joven había sido víctima de lo que se conoce como “el paseo”. Y altiro los supuestos inteligentes de las redes sociales, humillando al joven porque cómo había caído en un engaño así siendo una persona privilegiada y con educación.

A mí lo que más me impresiona y deprime de todo esto es la falta de empatía.

Primero de parte de quienes hacen el cuento del tío, que ocupan un recurso emocional muy hijo de puta, que es hacer sentir al otro el peor sufrimiento imaginable. A mi mamá la llamaron una vez haciéndose pasar por mí con llantos y alaridos de supuesto dolor, y aunque afortunadamente ella dudó y les cortó, pasó los que han sido los peores minutos de su vida pensando que me podía haber pasado algo.

Luego me da mucha pena la falta de empatía de gente que supuestamente también es educada, tanto que tiene acceso a estar tuiteando en horario laboral y que aseguran que nunca caerían en un cuento del tío porque no son tontos como los que sí. O que creen que porque una familia tiene plata, entonces se merecen todo lo que les pueda pasar. Yo también reconozco ser bastante resentida, y de hecho no me da pena cuando a un millonario le roban (ni yo misma me he dado tanta pena cuando me han robado, y no soy rica), pero nunca empatizaría con una tortura sicológica, aunque ésta termine en final feliz y las víctimas sean privilegiados.

El cuento del tío (en sus versiones más y menos elaboradas, como este “secuestro virtual” como lo llaman desde esta familia afectada) es algo que han sufrido muchas personas, que además de pasarlo mal tienen que acarrear con la vergüenza de haber sido engañados, y siento que un poquito de empatía hacia ellos (que no sólo son personas con mucha plata, y que eventualmente puede ser uno mismo porque, al menos yo, lamentablemente no soy invencible) no es demasiado pedir.

20 COMENTARIOS

  1. Además teni a los periodistas que sufrieron una desilución al cachar que no era secuestro. En minutos probaron que son lo peeeooor, ellos y sus jefes por sobre todo!

  2. A mi igual me llamaron supuestos carabineros para decirme que mi familia había tenido un accidente, fue horrible, uno queda en shock total. Yo no sabía qué hacer. Hasta que me dijieron que debía buscar dinero en la casa para que mi papá lo sacaran del lío. y ahí caché que era cuento.

    Creo que molestó que muchos de nosotros, simples mortales, nos ha pasado lo mismo o muy parecido, y no salimos en la prensa con esa gran cobertura. Por ser era una familia privilegiada…todos nos teníamos que enterar de la situación.

    Obviamente uno nunca quiere que a nadie le pase esto y sí, creo que por ser una familia acomodada la gente reacciona mal, porque están enojados, enrabiados con las injusticias del universo y se descargan con los ricos. Dirigen su odio hacia ellos.

    • Creo que resumiste super bien las razones por las que uno se burla de su “secuestro virtual”, el sólo hecho de que el cabro pensara que podía remediar un atropello a una embarazada con plata me hace que me hierva la olla y me recuerda a Martincito Larraín…puaj!

      http://www.felicitaamartin.cl/

      • Toda la razón, eso es lo peor, que pensara que estaba bien que intentara ‘arreglar’ la cagadita del papá pagando por eso. A mi abuela le pasó también, la llamaron y le dijeron que mi mamá había atropellado a una embarazada, que tenía que pagar para arreglar las cosas, pero mi abuela enloqueció y le dijo: “¿qué cosas?Yo me voy a ver a mi hija!” cortó y partió a la posta central a buscarla, pero obvio que no estaba ¬¬. Malditos que hicieron pasar un pésimo rato a mi abueli.

  3. Obvio que fue una situación terrible psicológicamente hablando, pero no contaste que la llamada decía que el papá del cabro había chocado a una embarazada, la cual se encontraba grave en el hospital y para que esta no pusiera una denuncia debían compensarla con una ridícula suma de dinero y bienes. Primero sorprende enormemente cómo alguien cree algo así, y segundo, el hecho de que el futuro abogado no dudo ni un segundo en recurrir a tácticas así para evitar que su padre sea procesado por la justicia, como debería ser.
    Y tercero, siento que la autora de este artículo no logra entender el malestar colectivo, que es el hecho de que se le de TANTA cobertura a un cotidiano (porque pasa todos los días, sólo que de Plaza Italia para abajo) cuento del tío haciéndolo pasar por “secuestro virtual”, cuando por ejemplo, cuando comenzaron a ocurrir las desapariciones, que resultaron en violaciones y asesinatos en Alto Hospicio la justicia ni les dio pelota, porque como eran niñas de zonas marginales asumieron que se estaban “prostituyendo por ahí” o andaban “metidas en la droga”, pero como este cabro tiene plata la tele le da como bombo en fiesta.

  4. Hace unas semanas aquí mismo en Zancada se reian de la protesta contra la delincuencia, que no nos roben los daewoo y vamos festinando… ahora piden empatía para el secuestrado … quien las entiende.
    (Y si, creo que lo que le pasó fue atroz, tambn me sorprende que gente culta caiga pero pasa y si, también creo que la delincuencia esta por salirse de control).

  5. ” Yo también reconozco ser bastante resentida, y de hecho no me da pena cuando a un millonario le roban”
    ¿Qué clase de ser humano eres?
    ¡¡¡¡TE PA_SAS_TE!!!!
    seria interesante saber cual es tu concepto de millonario – porque según los deciles eres rico con 4 personas en la casa y dos millones del ingreso – y tambien seria interesante saber en que momento te deja de dar pena… si te alegra el robo en lugar deshabitado o si igual te deja indiferente cuando hay personas a las que les pegan, o cuando encañonan incluso a guaguas.

    • Yo creo que estás errando en ir tan enfáticamente contra la escritora del artículo. Creo que somos varios los que a estas alturas de la vida no nos interesa ver en la televisión el robo a, digamos, gente con más plata. Yo vivo en Peñalolén, en un lugar medio ni mucho ni muy poco y hay robos a casas siempre, hay hechos de violencia en la población y a nadie le importa, o al menos, “no sale en la tele”.
      Ahora, la delincuencia es preocupante, y creo que quizás las medidas que se toman son muy corto-placistas, pedirle el carné al que parece flayte, poner más vigilancia en ciertos barrios, pero no se ha atacado nunca el tema de fondo, la educación y la calidad de vida en esos guetos que hemos creado y que llamamos “la pobla”.
      No es resentimiento, rabia contra la tele chilena, tal vez, rabia contra los que nos mienten y nos roban a destajo. No olvides que los empresarios justamente son los que no quieren reformas laborales ni reformas tributarias.

      • Yo creo que estas errada en lo de la cobertura, yo veo mucha tele porque estoy con guagua y salen asaltos en todos los estratos sociales. A una prima mia que vive en un barrio “rico” lpores robaron con violencia, le pegaron a su abuela y encañonaron a su hijo de meses y con suerte los carabin.eros les tomaron declaracion, sobra decir que la prensa tampoco llego y en fiscalua el caso se archivo porque ni huellas tomaron.
        Este cuento del tio salio en la tele no porque el cabro fuera adinerado sino porque le dijeron al papa que era un secuestro y pior muy mal que este la cosa todavia los secuestros son una novedad independiente de estrato social.

  6. Recoonozco que cuando vi la foto del cabro “engañado” en el mercurio también pensé: “Puta que perdío”, “como tan weon” y todas esas cosas….
    luego pensé en mis papás y lo desesperados que estarían si los llamaran para contarles algo así y estuviera “yo” gritando… me los imagino sufriendo de desesperación porque además, no vivimos en la misma ciudad, y sí… debe ser terrible…
    Menos mal me perdí todo el circo de la tele, y ojalá me llamen un par de idiotas para denunciarlos y que los tomen preso!

  7. Estoy super de acuerdo con el artículo, también me sorprendió la falta de empatía de la gente, pensaba si llamaran a sus mamás, caerían? cómo lo pasarían? además esto no fue un cuento del tío cualquiera, no los cagaron con un par de recargas de celular, tenían estudiada a la familia (tenían los teléfonos del papá e hijo) y coordinaron los hechos de manera tal de que fuera una historia relativamente creíble. Además creo que tuvo tanta cobertura porque aparentemente era un caso de secuestro, delito rara vez visto en Chile, más que porque fuera una familia cuica. Y si fuera por eso, acaso ustedes no moverían todos los recursos que tienen disponibles para recuperar a su hijo? me preocupa que el resentimiento llegue a tal nivel que “no nos dé pena” que una familia sufra.

  8. Concuerdo con el tema de que “no de pena cuando a un rico le roban” cuando te roban en la casa, no se sienten solo las cosas materiales, también quedamos con un sentimiento de inseguridad y vulneración, pues el hogar se supone que es el lugar más seguro, y por lo menos a mi, me dio la impotencia de que un extraño revolviera mis cosas. Entonces, me sentí violentada, pq se llevaron cosas que compramos con esfuerzo, pq invadieron mi privacidad, pq alguien extraño toco tus cosas (esto puede ser personal pq creo que tengo un TOC con eso) y por la inseguridad que te genera el que alguien fácilmente haya entrado a tu casa.

    Caso aparte es cuando entran y esta la gente ahí, y encañonan o les pegan a ancianos, bebés, niños, eso debe ser espantoso y una pesadilla que nadie nunca debería vivir, ni un rico ni un pobre, el sentimiento como mamá, papá, hijo de ver a un anciano o bebé siendo amenazado o violentado por otro, es el mismo y no discrimina clase social.

    • entonces No concuerdas.
      que bueno ver que hay gente bastante humana para empatizar con otro ser humano sin mirarle primero la cuenta corriente.

  9. Hay algo que sigo sin entender… ¿como el niño no llama a su familia o a su padre para comprobar la situación? No me calza la seguidilla de hechos.

  10. Sorry pero wajajajajajajajajajajajaja, esta triquiñuela es más vieja q pepito paga doble po y a un montón de gente “normal” nos han tratado de cagar pero nos vino un halo milagroso de vivaldes y nos escurrimos. Y sabí que más? me encanta que sea el blanco de las burlas porque me parece terrible que a pesar de saber que “chocó a una mujer embarazada” piense que puede arreglar las weás con plata.

  11. Aquí el tema es muy simple cuando le pasa a la nana la echan en un segundo por tonta, pero como ahora le pasó a un niño ABC1 show mediático con todo pasando por “secuestro virtual”, ” secuestro emocional” etc etc sin olvidar que este cabro pretendía coimear para salvar al papá de ahí viene la cero empatia

Dejar una respuesta