Adiós Margot Loyola

430

margotloyola
por carodu, foto: Alfredo Molina Lahitte ca.1950. (en www.bibliotecanacionaldigital.cl)

Se fue Margot Loyola, a los 96 años, tras una larga vida dedicada a Chile, al folclor y al estudio de nuestra música. Como muchos, no soy una experta en folclor ni en la obra de Margot, pero hace un tiempo quise saber un poco más sobre su carrera y quedé muy impresionada con la trayectoria y el aporte de esta gran mujer, oriunda de Linares, que desde muy niña se deslumbró con el campo, con los árboles, con la música y también con el silencio.

Tuvo una vida de viajes, recorriendo pueblos de Chile, investigando a los cantores, las danzas populares y las tradiciones de las distintas zonas de nuestro país. Las recogió, las aprendió y las llevó al mundo. Estuvo en Europa, en Estados Unidos y en varios países de Sudamérica interpretando el repertorio que aprendió internándose en el corazón de nuestra cultura.

En 1994, fue la primera folclorista en recibir el Premio Nacional de Artes Musicales, y dedicó el reconocimiento a las cantoras anónimas de su pueblo. En algunas entrevistas que leí, Loyola revelaba el origen de su método de investigación: la dimensión humana. Vivir antes de pensar, descubrir al hombre y aprender de él.

Para mí, Margot fue una campeona. Dedicó su vida a explorar, a aprender, a viajar, a empaparse de la experiencia, en una época en que probablemente se esperaba que las mujeres cumplieran otro rol. Tener tanta claridad y pasión por algo me produce mucha admiración.

Margot aprendió y enseñó. Dio clases en universidades y formó nuevas generaciones de folcloristas. Grabó discos y escribió libros. Y están ahí, disponibles para todos quienes quieran aprender de esta mujer que se definía como “un poco campesina, un poco maestra, un poco cantora”.

El adiós a esta gran folclorista es hoy en el Centro Cultural Palacio La Moneda, donde está siendo velada desde las 13 horas. El Consejo de la Cultura y las Artes pidió que quienes quieran despedirla asistan con pañuelos blancos.

Dejar una respuesta