Rivalidad entre amigas

1809

blairserena
por Mrs. Draper*

Me ha pasado ya con dos amigas, dos ex buenas amigas. De un tiempo a esta parte he notado que en nuestras conversaciones hay rivalidad, una suerte de comparación al contar una buena noticia e incluso cuando les he confesado algunos de mis más hondos miedos y tristezas.

Al principio pensaba que era otra cosa ¿estarán enojadas por algo? ¿no le pregunté a ella cómo estaba? Pero no, nada de eso. Luego, pensé que quizás yo estaba sobreinterpretando gestos o dramatizando que, después de contar algo importante para mí, hubiera un simple silencio y cambio de tema. Descarté eso cuando observé la misma reacción estando con alguna otra amiga más.

¿Es verdad que en algún momento las mujeres nos hacemos rivales? Que pase en un contexto laboral puede ser más obvio, pero entre amigas es sumamente doloroso e inexplicable. Y ojo, estoy hablando de algo más profundo que sentir en algún grado un natural celo por algo que tu amiga está disfrutando y tú no (pololeo, matrimonio, esperar guagua, comprarse una casa, emprender, que te reconozcan en el trabajo, etc.). No, estoy hablando de esa sensación permanente de comparación que puede surgir entre dos amigas, sin ningún grado de empatía por lo que el otro está pasando.

El denominador común que he notado es que la rivalidad entre amigas surge cuando hay una relación viciada, en que se conversa más de las cosas que pasan que de lo que nos pasa a nosotros con las cosas que nos suceden. También veo que se da en mujeres estructuradas y competitivas a las que les cuesta recibir y, por lo tanto, agradecer: siempre hay un “estándar” de regalos, de conversaciones, de vestimenta que les gusta hacer cumplir.

En mi caso personal, con una amiga traté de conversarlo y fue peor: se ofuscó y hace más de seis meses que no hablamos. Con la otra es algo más reciente, de hace un par de meses, pero he optado por compartir con ella solo asuntos triviales, y ya no considerarla una amiga tan cercana como pensaba antes.

¿Les ha pasado a ustedes? Qué sienten que es mejor hacer en estos casos: ¿enfrentar la situación o simplemente dejar que el tiempo decante las cosas?

*Si quieres escribir en Zancada, tienes que mandar tu texto con título y nombre con el que quieres firmar a contacto@zancada.com en un mail titulado TEXTO. Como siempre, si va con nuestra línea editorial felices lo publicaremos.

15 COMENTARIOS

  1. Nunca me ha pasado, lo encontraría raro, mis amigas las tengo del colegio y de la u, y nos contamos las cosas buenas y malas y nunca ha habido ese grado de competividad.

    Hay chicas que uno les cacha actitudes raras y se descartan como posibles amigas. Pero jamás con mis amigas de siempre.

    Que fome lo que te pasó. Creo que deberías intentar conversar con ellas.

  2. Es algo tristemente más común de lo que se pueda pensar. Le ha pasado a varias conocidas y este último tiempo me ha pasado a mí. Es bien triste… perder grandes amigas por “envidia”.

    • iba a decir casi lo mismo! derrepente no es envidia, derrepente en el crecer de ambas, cambiaron, conocieron a otras personas y sus gustos y formas mutaron a algo q ya no es tan compatible, el cariño por lo años estara, pero aveces es solo dejar ir 😉

  3. un estudio super serio que no se de donde salio ni nada al respecto, pero le creí… dice que a medida que avanzas en la vida, que creces… la lista de amigos va achicandose hasta ser maximo 2 en edad super adulta… quiza es parte de tu evolucion, quiza ellas siempre fueron asi pero ahora te molesta/das cuenta de eso…
    hay que dejar fluir y listo.

  4. Si tambien me pasa con mis dos mejores amigas… Aunque ahora que lo pienso siempre fue así… solo que cuando se es mas chica una cree que así es la dinámica nomas y cuando se crece nos damos cuenta que no tiene por qué ser así la cosa.
    Con una de ellas me di cuenta ya mas grande, que siempre se ha considerado mejor que yo… y me di cuenta por ejemplos idiotas como cuando ella quiere vestirse de forma original, yo se lo celebro (u omito) porque me gusta que busque su estilo, aunque no sea de mi gusto, soy de la idea de fomentar la autoconfianza en lugar de decir comentarios tipo: “ayyyy de cuaaando la guata al aire..” o “uuuhhh que loca eri tu”… que a nadie le aportan…y cuando yo lo hago, me ridiculiza… o me ningunea, aunque estemos con mas gente… pero ya aprendi a lidiar con eso y no la pesco tanto y le paro los carros nomas…
    Mi otra amiga en general es amorosa pero cuando esta de malas se desquita conmigo y me dice pesadeces, sin advertirme que tuvo un día dificil o que esta irritable (no puedo adivinar) … como si fuera culpa mia si ha tenido un mal día… inexplicablemente si trato de preguntarle como está y ser preocupada es peor… y la culpable de su mal rato, no se como, al final soy yo. En fin… somos raras y nos queremos o odiamos así, pa que venirnos con cosas… jajaja

  5. A mi me pasó, en la universidad cuando estuve todo un año haciendo la tesis con otra compañera más, yo sé que mi personalidad no es la más amada y tolerable del mundo, pero siempre suelo ser cordial y disculparme cuando la cago y remediar el asunto, en el fondo me afecta cuando mi humor puede dañar a otros, no soy de las “que le da lo mismo”. Me pasó que cuando comentaba cosas tristes, como que estaba dudando de mi relación en ese momento con mi pololo, o que no lo veía todo lo que quisiera los comentarios que recibía eran “ah, yo veo a mi pololo todos los días, estamos mejor que nunca” o cuando les llegaba con zapatos nuevos me decía “vi los mismos, los encontré super toscos” lo cual puede ser un simple comentario, pero entre personas que son supuestamente amigas, uno no se lo espera. Todo tuvo un desenlace bien feo, en la defensa de tesis fui la que pasó y ella no, nunca más después de ese día me volvió a dirigir la palabra. Hasta eliminada de facebook me fui. De todas formas ahora lo tomo a mejor, que nunca fue realmente una amiga y mejor deshacerse de esos problemas, igual no miento que me dolió, pues pasar tanto tiempo con una persona hace que uno se confunda y piense que tiene una relación de amistad cuando finalmente fue un acuerdo de provecho académico.

  6. A mi me pasó recientemente. Aún no se por qué, pero pasa… Mi amiga se mudó a Conce y cada vez que nos contamos cosas aparece una cierta rivalidad que no entiendo, pero pasa.

  7. Creo que uno le pide más a las amigas con el paso del tiempo, más en calidad no en cantidad, porque con el poco tiempo que nos deja la vida, los momentos para compartir se hacen privilegiados. Por eso, a fin de cuentas es bueno conocer quienes son realmente tus amigas hoy, no significa que a las demás ya no las quieras, pero creo que no necesariamente cambiamos todas al mismo tiempo, eso depende de nuestras experiencias de vida, y a veces simplemente hay que dejar ir, sin rencor y no tratar de forzar la relación. Creo firmemente que es mejor estar solas que mal acompañadas. Y estar abiertas a descubrir en cualquier momento de la vida alguna alma gemela amistosa, que esté en mayor sintonía con quien eres hoy.

  8. No sé si es tarde ya para comentar, pero si alguien llega a leerlo seré feliz,

    Voy en la universidad y con el paso del tiempo he tenido varios problemas así, pero para ilustrar mejor contaré algo con el fin de tratar de ser objetiva, aunque como todos saben bien la objetividad es imposible. Tengo una amiga de u con la que hago los trabajos y nos llevamos bien, pero últimamente he notado rarezas que antes no pasaban o no me quería dar cuenta. Hace poco una compañera me felicitó por una prueba que era terrible pelua y me fue ‘la raja’ (cosa que no pasa todos los días o en todas las pruebas) y mi amiga que también estaba con nosotras al igual que otro grupo de personas en vez de no sé sumarse a la felicitación o no decir nada, optó por decir algo como esto ‘claro, si tu estuviste enferma, obvio que te iba a ir bien, no como uno pal pico estudiando’, un comentario que a mi parecer sonó como menospreciandome, sin considerar nada del contexto, de todo lo que estuve en la clínica, de todo lo que le conté, de todo lo que sabía ella más que ninguna otra. Pero bueno…nada que hacer, quizás algunos digan que el problema es de una, o que ea un problema de dos, pero valorando a la escritora de esta entrada no todas las mujeres tiramos mala onda hacia otras

  9. Pasa más de lo que se imaginan. A mi me pasó el año pasado con una supuesta mejor amiga del colegio, mas de 20 años de amistad tirados a la chuña. Ella poco a poco me fue demostrando deslealtades, al principio cosas chicas, pero cada vez fueron detalles más mala onda, al nivel de intentar meterse con el hombre que ella sabía que yo quería. Todo con excusas siempre: que estaba deprimida, que estaba afectada por no se qué, que no se dió cuenta, etc; hasta que finalmente opté por lo sano y cortar. Ha sido súper doloroso, pero lamentablemente todos cambiamos y hay veces en que los cambios son tan fuertes que te empiezas a alejar. El problema es cuando ya te haces daño y eso entre amigas no pasa. De mis otras amigas del colegio, de la universidad y de la vida cero rollo, al contrario, podemos haber tomado caminos súper distintos, pero siempre está ese cariño que nada rompe. Con esta chica no tengo idea qué pasó. Según opiniones de otras personas es envidia por competitiva, pero ahí es cuando pienso si en verdad éramos amigas, porq por muy competitiva ue seas, a una amiga de verdad jamás te la “cagarías”.

  10. Uhhhhh que bueno leerlas a veces me había sentido bicho raro. Me paso con mi amiga del colegio, siempre había sido un perfecto equilibrio: ella la buena pal leseo y yo la Pepe grillo. En algún momento ya grandes post universidad yo me fui a vivir con mi pareja y a ella se le movió el piso (me lo dijo) pensando que así me iba a perder. Yo le demostré que estaba ahí siempre pero ella empezó a competir: se comprometió pa casarse y nuestras juntas de hablar lo que nos pasa termino siendo la plata que gastaba en cada cosa o la roca que le regalaron. Bien por ella pero no había más que eso. Lo converse con ella pero nada cambio, ya se había instalado esa nueva dinámica. Mi teoría es que siempre hubo algo de eso pero que antes no era importante porque tb estaba el escucharnos y contenernos en otros momentos hasta que eso dejo de estar y como nos hicimos tan “distintas” yo tb la deje de buscar. Pienso que muchas veces pasa lo que dijeron: el tiempo pasa, cambiamos y en el intento de no perder o frente a ese miedo empezamos a defendernos de que no nos dejen primero. La rivalidad lleva muchas veces devaluaciones hacia el otro, si no te valoro, no te necesito… Eso creo!

  11. Habemos algunas personas a las que nos cuesta mucho más decir la palabra justa cuando una amiga está pasándolo mal. Eso no quiere decir que no nos importe el sufrimiento de nuestra amiga! Todo lo contrario, viene un estrés interno por no saber dar un buen consejo.
    Un ejemplo tonto, en mi grupo de wasap favorito, cuando una amiga cuenta que le pasó algo, yo jamás soy la primera en contestar, no porque no me importe!, sino porque tengo claro que mis otras amigas del grupo se explayarán mucho mejor y serán más apapachadoras y contenedoras que yo. Me moriría de la pena si alguna de ellas pensara que no las pesco y soy mala amiga. Las amo WTF.

  12. Es un problema terrible la verdad. Perdí a mi más cercana amiga por un problema así, pero el problema empezó por culpa de su madre. Yo siempre me he vestido bien, me arreglo lo más que puedo para sacarme provecho y porque así me siento bien, además me va bien en los estudios y tengo una familia adorable (aunque todo con sus matices, claro está). La mamá de esa amiga siempre nos comparaba… le decía: ”pero es que deberías arreglarte más. Come menos, estás demasiado gorda, deberías ser delgada como la javi…” Y un largo etc. Lógicamente yo trataba de bajarle el perfil a estas cosas y cambiar de tema rápido… el problema empezó cuando ella comenzó a compararse conmigo, y no dejaba de hacer comentarios tales como ” es que tu eres más bonita, es que tú dibujas mejor, es que tu eres delgada, es que tienes el pelo bonito, es que te va mejor en el colegio…”. Yo trataba de aguantar estas cosas como podía, hasta que un dia, cuando entré a la universidad y le comenté de mi logro ella me dijo ”lo siento pero ya no podremos ser más amigas, porque tu serás una universitaria y yo una simple empleada”. Y no, lo que dijo no fue en broma, se acomplejó porque ella por falta de dinero no podía entrar a la u (siendo que yo entré con una beca y tampoco contaba con el dinero)… después de eso francamente desaparecí del mapa de ella, sin dar explicación (un poco de cobarde), pero consideré que esa amistad era tóxica, y que no me hacía bien, así que la dejé.

    • Javiera,esa mujer está llena de complejos y puede llegar a ser una gran depresiva,y la actitud de su madre le habrá influido para mal pero ya siendo adulta podría razonar más por si misma,en lugar de ello comenzó a alimentar una envidia surgida de sus propios complejos de inferioridad,quizá consideraba que su madre te hubiera preferido a ti como hija y no a ella y eso le hizo crear un odio hacia ti que fue creciendo y al final encontró una excusa para cortar su débil amistad contigo,no le des más vueltas,hiciste muy bien en alejarte,imagínate que en vez de amigas hubierais sido hermanas,que mala onda!!!!

Dejar una respuesta