Trayectoria, estética y ritmos de Emmanuel Horvilleur de Illya Kuryaki

940

EmmIMG_1384E
por Diego Sepúlveda, foto: @patyleiva

Illya Kuryaki estuvo en Chile la semana pasada, se presentaron junto a Tiro de Gracia, Matanza y Villa Cariño en el Chi Chi Chi Fest Fest Fest, y tuvimos la oportunidad de conversar con Emmanuel Horvilleur –a quien en estos días hemos visto en la campaña Move Your Lee–, y hablamos sobre sus inclinaciones e inspiraciones musicales y estéticas mientras tomaba una taza de té de manzanilla en un céntrico hotel capitalino.

En Chaco (disco de Illya Kuryaki que celebra sus 20 años de vida) y especialmente en Abarajame que fue el primer single que tuvieron en ese tiempo y que vino a consolidar el trabajo que habían hecho desde antes, tiene mucho de influencia oriental.
Sí, nosotros de chicos, de bien pequeños… 10 años, éramos muy fanáticos del cine de artes marciales, no solamente de Bruce Lee sino de todo lo que viniera de oriente y también de algunas películas americanas de artes marciales. El cine oriental de artes marciales era de nuestro cine preferido. Íbamos mucho a la avenida Lavalle ahí en Buenos Aires que en una época tenía cines y que daban tipo continuado y daban dos películas, íbamos y las veíamos, alquilábamos también, así que fue una época en la que fuimos absorbiendo influencias que después las dejamos naturalmente trascender en nuestra música y que en algún punto la enriquecieron de una manera bastante original porque tal vez no es algo que esté tan presente en ninguna banda que uno pueda pensar.

En Chaco mismo hay un discurso muy político alrededor, de hecho el mismo título del disco hace mención a la región del Chaco de Argentina donde todavía hay pueblos originarios. ¿Tú sientes que en los artistas –no sólo de Argentina sino de Latinoamérica– hay un interés más político de las cosas?
Ha mutado. Yo creo que también en esos años 90, en los mediados, se vio como un reverdecer de cierta cuestión política que tenía que ver un poco con los derechos de los pueblos originarios, estaba también la cuestión de los Chiapas en México, el subcomandante Marcos, es decir, había diferentes focos en donde se hablaban esas cuestiones y en algún punto hermanaban todo un discurso que fue bastante de la época, que algunos lo hicieron por una cuestión más de marketing, algunos como una cuestión más sentida. Nosotros al día de hoy, creo que tiene un poco que ver también con estos 20 años, que volvimos un poco a la carga de eso, que son cosas que nunca se apagaron en realidad. El padecimiento de los pueblos originarios nunca dejaron de sufrir falta de un montón de cosas, ¿no? Y el discurso político ha cambiado mucho, ha cambiado también la escena, yo creo que siempre hay cosas injustas de las que uno puede hablar, pero yo siempre pienso que en ese sentido está bueno cuando sale de manera natural. Cuando es parte de un discurso y después el músico se la pasa en hoteles caros y lo único que hace es arengar al público entendés solamente por una cuestión de sacarle un crédito me parece patético. Estamos tal vez ahora más grandes, estamos ya accionando de manera diferente, estamos ahora viendo de qué manera podemos ayudar, y estamos en contacto con gente ahora en Chaco que están haciendo cosas muy buenas pero tal vez sin tanto alardeo. ¿Se entiende lo que digo?

Sí, sí, se entiende que se cumplió un llamado de atención a través del arte y ahora ya se pasa más a la acción.
Más accionar, ver cómo se puede ayudar realmente a esa gente y, qué se yo, por ejemplo ahora estamos con una gente ahí de Resistencia que hacen cosas, movidas solidarias y están con la idea por ejemplo de hacer un albergue juvenil para los que viven ahí en el monte que es casi inaccesible y a veces tienen que ir a estudiar a kilómetros y kilómetros entonces, estamos ahí, pero bueno, por ahora sin decirlo tanto, más interno.

chaco

Tu primer disco lo hiciste muy joven. Cuando salió publicado tenías ¿16?
Sí, me acuerdo que yo tenía 16 y Dante 14.

Y, ¿cómo es para un niño de 16 años enfrentarse al proceso de grabar un disco? ¿Recuerdas la sensación de entrar a un estudio? Porque me imagino que no lo grabaron tan amateur tampoco…
No, pero no tengo tantos tantos recuerdos de ese disco, realmente, sí recuerdo de tomarme un colectivo, un bus, ¿acá cómo le dicen? micro, para ir al estudio de Dante, solito así a los 16, 15 años tenía cuando estábamos grabando y llegar y ponernos a cantar, fueron como sesiones en donde más que nada íbamos a cantar, teníamos dos micrófonos, uno al lado del otro y lo íbamos haciendo casi en vivo. Y casi todo ese primer momento de nuestra música, cuando con Dante nos juntábamos a escribir las letras y todo eso fue un momento de disfrutarlo mucho y de sentir que era un juego, que estábamos jugando, no teníamos ni presión de nadie, es más, el primer disco en realidad fue grabado en forma de demo, tiene 7 canciones, nosotros no lo estábamos pensando como un disco definitivo y cuando lo fuimos a mostrar a la discográfica, la discográfica nos dijo: nos gusta así, saquémoslo ya. Y nosotros dijimos, bueno, saquémoslo así, y lo sacamos y bueno, el segundo disco, Horno para calentar los mares, ya fue diferente, empezamos a tocar instrumentos, en vez de tener 7 tiene 17 canciones, nos pasamos al otro lado, un disco largo pero bueno, eran épocas donde qué se yo, estaba cambiando mucho la escena, viste? y bueno, nosotros crecimos en la música haciéndola. Cada disco era muy distinto musicalmente y se notaba mucho porque estábamos ahí aprendiendo y mejorando así, en público.

Pegándonos un salto a 2010, que es tu último disco solista, Amor en polvo, en la página de Illya Kuryaki dice que hay una búsqueda tuya de la canción pop perfecta. ¿De dónde crees tú que parte esa búsqueda?
Tiene que ver un poco con esas diferencias que uno tiene con la mucha música que uno escuchó y también dentro de la música, a mí el pop me gusta. Uno dice “canción perfecta” dentro de uno, no LA mejor canción, sino que dentro de todas esas influencias, una canción perfecta de uno también tiene que ver con una estructura y con que una estrofa sea buena, un estribillo sea bueno y la melodía sea buena, no? tal vez en un punto es algo simple, pero bueno, a veces encontrar lo simple y bueno en la música es un desafío también. Un poco creo que mi música como solista tuvo esa búsqueda de una canción tal vez, a diferencia de Kuryaki tal vez más simple armónicamente pero también buscando la fuerza en eso.

¿Y la motivación para seguir ese camino en el fondo? Porque los discos que tienes como solista tienen una gama sonora bien amplia, son bien distintos. De hecho el último, y bueno, Mordisco que también fue un hit muy celebrado explora en cosas muy distintas. Amor en Polvo es mucho más popero, es mucho más acorde a lo que se está haciendo en Latinoamérica, incluso hoy en día, 5 años antes de hoy. ¿La motivación de esa búsqueda viene más por una cuestión de separarse de lo que venían hacendó con Illya Kuryaki en ese tiempo?
Creo más que ese sentimiento de separarme de lo que venía haciendo con Illya Kuraki lo vencí bien al principio con “Música Delirio”, un disco que salió tres años después de separarme de Dante y esos tres años los usé también para darme cuenta quién era yo como músico, ¿no? Porque Illya Kuryaki fue lo que te conté al principio, éramos una banda muy simbiótica, muy de estar juntos, de hacer todo juntos y llegado a un punto cuando nos separamos dije y ¿quién soy yo dentro de la música? A ver, ¿qué es lo que puedo hacer? Ya había hecho canciones por separado y todo eso pero dentro de ese abanico tan grande de posibilidades que tengo –porque escuché mucha música, porque tengo muchas influencias muy diversas, porque viví muchas cosas siendo chico… bueno, ¿quién soy yo? Y bueno, todo ese tiempo, del 2001 al 2003 en algún punto me la pasé experimentando quién soy yo y bueno, salió Música Delirio que habla un poco de eso, de mi música y de mis delirios, ¿no? El delirio de a veces tratar de hacer algo nuevo, que para mí mi delirio en ese momento fue eso, fue sacar un disco nuevo, fue tener un hijo, fue dejar de tener esa cosa tan grande como IKV para pasar a ser un artista nuevo… y bueno, y a medida que fui haciendo mis discos Música Delirio, Rocanrrolero, Mordisco y Amor en Polvo, cada uno de esos discos fue como seguir potenciando esa búsqueda.

Dentro de esta búsqueda también se nota claramente en cada uno de estos discos el cambio estético que los separa. ¿Es algo muy importante para ti el tema de la presentación visual de un proyecto?
Yo creo que sí…

Lo trabajas acorde a la música que estás haciendo o es sólo un reflejo de lo que eres tú en ese momento?
Y… yo creo que tiene que ver, sí, siempre. Es algo que tengo naturalmente, como si fuera, no sé, un poco un diseñador, un publicista de mí mismo, no sé… Es decir, me gusta que los discos se completen también con una tapa, con una estética definida… o no definida pero que yo sienta que habla de lo que yo estoy hablando musicalmente, tal vez en el sonido, no de lo que hable como mensaje si no de… (por ejemplo) Amor en Polvo, para mí es un disco que tiene esos colores de la tapa, ¿no? Es un disco así como púrpura, el polvo lo siento, el Amor en Polvo que terminé poniéndole como título al disco también lo siento en el disco, tiene esa cosa como de romántico. Pero a la vez soy un artista que no, digamos… soy un músico que no le importa que tal vez esos mensajes, más que los puedas entender vos, no todo mundo lo entiende, si hay uno que escucha una canción y le gusta, ya está bien, ¿viste? Son algunos lenguajes que uno usa y que quien lo agarra, y quien no lo agarra, no… a mí me gusta hacerlo de esa manera, yo siento que la cuestión cierra cuando me encargo naturalmente de algunas otras cosas.

emmIMG_0155

Claro, la duda que yo sentía era si aquí había una construcción de un personaje alrededor de la música que estabas haciendo como cerrando etapas un poco también como para protegerte quizás?
Y, bueno, sí, puede ser. En la música… tengo esa canción en Música Delirio que dice “siempre soy yo, yo y mis otros yo”. Digamos, me permito ser otros en la música, ¿me entendés? Y en el escenario mucho más aún. Pero la música, qué se yo, no sé, puedo decir cosas de las que puedo no hacerme cargo, puedo ser yo y no puedo ser yo, puedo jugar a ser otros, ¿no? Y lo veo real y no me tengo que dar explicaciones por eso. A veces saco a relucir personajes más canallas: “y si no puede ser con vos me encantaría hacerlo todo con tu hermana” bueno, sí, me gustaría decírselo alguna vez a alguna (risas) pero no sé si ese es el sentimiento cuando voy caminando por las calles “hey, si no puede ser con vos me encantaría hacerlo todo con tu hermana!” pero de pronto cantarlo parece que está bueno.

Actuaste también un tiempo, tuviste una aparición en una serie. ¿Te gustaría explorar más esa área, hablando como del personaje?
Sí. Le tengo respeto porque justamente las veces que he intentado actuar no es algo fácil, entonces le tengo respeto. Me parece que no es fácil, y más cuando uno es medio personaje, salirse de lo que es uno para ser otros, digamos, conlleva un trabajo, ¿no? Pero en un punto me encantaría alguna vez probarlo de manera más lograda. Hacer, no sé, un personaje en una película, un personaje secundario, más de época, ser un guerrillero latinoamericano, que se yo, no sé.

Y eso mismo sobre el escenario también que es súper importante. Yo los he visto en Primavera Fauna cuando vinieron hace como dos años atrás y los vi en Austin también en SXSW el año pasado que estuvo bastante bueno eso.
¿En dónde nos viste? ¿De día o de noche?

De noche, era una fiesta.
Ahh, ¡estuvo bueno ese show!

Sí! Estuvo bueno.
Está ese show completo en YouTube. Estuvo buenísimo.

Bueno ahí lo que uno nota más sobre todo es la energía que despliega la banda sobre el escenario. ¿Tú te ves mucho tiempo más haciendo shows en vivo a este nivel?
Mientras me den ganas y quizás en estos últimos años hemos perdido algunos saltos de los parlantes hasta el público pero hemos ganado en otras cosas. En el escenario sonamos muy bien y qué se yo, hay ejemplos de músicos que tiene 60 años y me siguen encantando y son de los que más me gustan. Así que creo que si uno se cuida y tiene como esa cuestión de autocrítica de decir: bueno, nada, estamos dando algo que está bueno, estamos cantando bien, estamos tocando bien, podemos movernos… así que no tengo problema en envejecer en el escenario.

¿Algún plan futuro musical? ¿Solista? ¿Con IKV?
Estamos ahora con Dante haciendo un disco nuevo así que hace dos meses –58 días me lo dijeron hoy– estamos juntándonos y bajando canciones, ideas y están apareciendo cosas muy buenas así que estamos contentos. Creo que se viene por delante algo que va a estar bueno.

Alguna canción que te esté dando vueltas últimamente?
Me gustó el disco de Mark Ronson, el último. Porque tiene Uptown Funk pero tiene otras canciones más oscuras, esas también me gustan. Me gusta el disco porque tiene esa cosa que me gusta a mí que tal vez las descubriremos nosotros y no todo el mundo.

1 COMENTARIO

Dejar una respuesta