La primera vez que me calenté con un hombre

7633

bradpitttroya
por Lourdes*

El otro día desperté y mientras tomaba desayuno, haciendo zapping, pillé Troya desde el principio. No la veía desde que salió en el cine, el 2004, y me recordó el fenómeno que fue en su momento.

Me acuerdo perfecto que fuimos con todas mis amigas del colegio, a los 13 años, a verla. El enganche era obvio: Brad Pitt, mino de la vida; Orlando Bloom, mino que nos había empezado a gustar en El Señor de los Anillos y Eric Bana que en esos tiempos nos parecía como un papá, pero mino. Fue tanta la mezcla de minos y la revolución de nuestras hormonas que nos pusimos a gritar y casi nos echaron del cine.

Más allá de lo anecdótico, me recordó que fue la primera vez que sentí atracción sexual real por el cuerpo de un hombre. Desde el jardín me gustaban compañeros; había pololeado a los 11 años y hasta me había dado piquitos, pero en esos tiempos y en ese contexto éramos cabras pavas y no pasaba más allá de eso. Era recién la época en que iban a empezar las fiestas y los primeros besos y agarrones de verdad. Además me gustaban los Backstreet Boys, N´Sync y el vocalista de los Red Hot Chili Peppers, pero de forma más infantil. Por eso, cuando apareció Brad Pitt en pantalla con ese cuerpo esculpido, brillante y bronceado y su pelo rubio, largo y al viento algo nos pasó, y cuando apareció pilucho nos volvió a pasar, pero más intensamente.

Por eso siempre le he tenido un lugar especial a Brad Pitt en mi corazón platónico, porque su cuerpo desnudo me recordó la primera vez que me calenté por un mino. Y creo poder decir que el efecto en mis amigas fue el mismo. Hablamos semanas de la película, la fuimos a ver de nuevo, no podíamos parar de pensar en ese poto perfecto y el brillo de sus músculos. Y hace un tiempo en un carrete a pito de nada empezamos a hablar de esa película y una niña de mi edad sólo se acordaba de su poto. No sólo era yo.

Me enteré que estuvo seis meses entrenando y dejando de fumar para lograr un cuerpo tipo estatua griega, y se nota. Ahora vi la escena con la chica (que además era una especie de monja adolescente) y me pasaron cosas de nuevo. Sólo puedo decir: mijito rico.

*Si quieres escribir en Zancada, tienes que mandar tu texto con título y nombre con el que quieres firmar a contacto@zancada.com en un mail titulado TEXTO. Como siempre, si va con nuestra línea editorial felices lo publicaremos.

17 COMENTARIOS

  1. ¡¡¡ no fuiste la única !!! a mi también me impacto en su momento, creo que es la película en que sale más mino ( más de lo normal) su cuerpo realmente parecía hecho por Zeús ajjajajaja se paso me dieron ganas de ver la película de nuevo, dato califa existe una versión extendida de esa escena donde se puede apreciar mas rato su anatomía

  2. A mi me pasó lo mismo con Brad Pitt, pero hartos años antes… con leyendas de pasión… es que era muy muy mino en esa película y yo estaba justo en la edad!
    Grande Brad Pitt, despertando a mujeres en todas las épocas!

  3. Me pasó lo mismo, nunca pesqué mucho a Brad Pitt hasta que agarré esta película sin querer….guashito rico carnuo, le amé con locura!!!!!!

  4. Uff! Me cargaba Brad, pero cuando lo vi en esa peli, uff me volvió lokilla…mijito rico. Lo triste de eso, fue que se parecía tanto a mi ex (me había pateado hace poquito tiempo)… Menos lo pude olvidar. Sniff.

  5. uyyyy!!! nunca vi Troya, pero con esa foto me dieron puras ganas de verla!!…a mi me pasaron cosas cuando vi entrevista con un vampiro…guachito!!! y tambien cuando vi conoces a joe black se me derritieron los tempanos…

  6. Jajaja me siento 100% identificada!
    Ahora esa escena manifiesta totalmente lo que eroticamente nos gusta ver a las mujeres; nada explícito, bien macho y el cuerpo(poto) soñao!

    Besoss!!!!

  7. A que mujer no le pasó algo con ese minazo pueeee. Nada mas que decir que Brad Pitt está mas gueno que el pan con shansho xd y como olvidar a Hector, que no me se su nombre real, pero tambien estaba re weno ajajaj

  8. A mi me pasó pero con Entrevista con el Vampiro y con Leyendas de pasión, tenía 11 años. Fue la primera vez que sentí algo potente al mirar a un hombre. Grande Brad! jajaja

Dejar una respuesta