La gente que cuenta todo (¡a todos!)

2396

monkey
por Andrea

Antes solía pensar que yo inspiraba mucha confianza en las personas porque me contaban cosas que me parecían súper privadas. El hecho de que me hicieran confidencia me hacía sentir que los ayudaba a desahogarse, ya que aunque obviamente no tenía la solución a sus problemas, parecían sentirse bien al ser escuchados y recibir apoyo, palabras que les ayudaban o al menos, los tranquilizaran.

Pero con el tiempo me he ido desilusionando un poco de lo que yo creía era una cualidad de mi personalidad, ya que me he fijado que la gente no sólo le cuenta sus cosas a quienes consideran confiables, sino que ¡la gente cuenta todo a todo el mundo!

No quiero decir que estoy en contra de que la gente se abra y que tenga muchos oídos que lo escuchen, no es que quiera ser especial (un poco nomás, je), sólo que este hecho me ha puesto mucho más suspicaz a la hora de compartir una intimidad propia. Y eso es porque, entre las cosas privadas que me llegan, no sólo están las de la persona misma, sino que termino enterándome de las desventuras de sus maridos, parientes e incluso de sus otras amigas, y entonces el oscuro pensamiento que me invade es ¿no le contará a ellos también mis cosas?

Nunca lo sabré (o en el peor de los casos sí lo sabré y pasaré un momento incómodo). Eso es lo que me ha transformado en una persona mucho más reservada y para adentro, especialmente en cuanto a las cosas que más me aprobleman, lo que es doblemente fome porque es con las que más necesito que alguien escuche. Y me carga a la vez porque creo que ser tan críptica hace súper mal.

¿Ustedes cuentan sus cosas? ¿Tienen una verdadera oreja muda que los escuche y los contenga? ¿Cómo saben que sus intimidades están a salvo? ¿O no es tan terrible que el pololo y la amiga de la amiga sepan todo de ti?

8 COMENTARIOS

  1. yo tengo una amiga que cuenta todo y las cosas de mi y mis otras amigas igual se los cuenta a los demas, siento q no puede contar todo por mas amiga q seas por una parte igual se necesita intimidad

  2. Hay que ser cuidadoso, por que al contarlo todo abres tb una puerta para que la gente se meta en tu vida y en tus decisiones. Es como la amiga que se vive quejando del pololo con todo el mundo, cuenta las peores cosas de él, pero resulta que no lo patea y mas encima a uno termina cayéndole mal.
    Si eres tan open tienes que estar dispuesta a que todos se metan y opinen.

  3. Si no quieres que nadie se entere de algo no lo cuentes a nadie, es la mejor forma de guardar un secreto.

    Pero con el tiempo me he dado cuenta que las personas estup1damente ocultamos mucho de nosotros mismos por miedo, verguenza, por el que diran, etc, y puedes cargar una cruz por 10 años, o toda una vida incluso. Por ejemplo la gente que su polol@ le pega, le roba, le es infiel, etc, ellos son la victima pero tienen miedo de asumirlo y liberarlo, lo atrapan y protegen como el anillo unico y lo unico que logran es pudrirse por dentro, carcomerse. Lo mismo que si tu jefe se te insinua, te trata mal, o tus alumnos, o etc, si nadie lo sabe solo proteges al abusador, y nunca se solucionara nada.
    Y si tienes un problema, si no se, eres frigida o eyaculador precoz, o tienes miedo de asumir que alguien te gusta y no corresponde, esconderlo, fingir que tienes la vida perfecta, con la casa y auto ideal, que tus vacaciones fueron siempre entretenidas, pfff, la vida no es asi, todos tenemos cosas malas, y asumirlas es madurar, No se trata de ir por la calle y con megafono contar todo a todos, pero abrirse y asumirse como eres es muy sanador, en cambio vivir de apariencias, es desgastante.

    Yo creo que la gente mientras mas vieja tiende a madurar y darse cuenta que es valioso de esconder a toda costa y que es importante liberar y ser feliz, sin anclas y peor aun a cosas del pasado que te impiden avanzar

  4. Yo soy un poco así. No puedo evitarlo, pero lo hago, lo sé. Es odioso y hasta a mí me molesta pero si no cuento las cosas siento que me asfixio. En todo caso se las cuento a personas de mi confianza. De lo malo de eso, uno puede sacar una verdadera cosa buena: la sinceridad.
    Yo no cuento selectivamente para quedar como quiero que la gente me vea (como todo el mundo), si no que todo. El que me conoce sabe cómo soy de verdad, y si me juzga o no me quiere, mala cuea. Prefiero ser sincera mil veces y que la gente me quiera como soy que vender una versión “querible” de mi persona.
    Me pasó con mis dos mejores amigas de la u. Yo les contaba mis rollos con mi pololo, para sentirme contenida y realmente conocer su opinión. A veces uno siente que está sobredimensionando las cosas, o al revés, no dándole importancia y una mirada de afuera puede servirle. Mis amigas lo empezaron a odiar y se llevan pésimo, pero así es mi relación y mi pareja. Al revés, una de ellas un día llegó contando que el pololo la forzó a tener relaciones y para todas fue un shock porque jamás se supo nada penca del gallo; pero el hueón era pésimo. Como ella, tengo amigas que no cuentan nada de sus parejas y se las sufren toda pa callado, lo cual también es válido, pero después uno no puede compartir con ellas su sufrimiento o sus penas.

    Es algo personal supongo y depende de la personalidad de cada uno.

  5. Soy muy reservada, lo que no quiere decir que me guarde todo, pero es saber a quien confiarle cosas y también encontrar los momentos para compartir esas intimidades
    Respecto de la gente que cuenta toooodo, no sé, no me dan confianza, me parece que es una actitud narcicista, “florero”, además que muchas veces uno no quiere saber tantos detalles o cuentan cosas en contextos desubicados, dramas sexuales en la mesa de cumpleaños con la abuelita y los niños… y la incomodidad de los escuchantes se lleva a palpar.

  6. Yo le cuento mis cosas a mis amigas, a mi mamá, a mi hermana, cuando tenía también a mi pololo pero aplicando filtros porque si le cuento mis problemas a alguien tengo que estar dispuesta a recibir consejos y tengo amigas que dan consejos bien malos.

Dejar una respuesta