Las temporeras encerradas de San Antonio en el Norte

1381

image
por Mariana y punto

Ayer, entre todos los dramas que hemos visto que ocurrieron en el aluvión de Atacama en el Norte, hubo uno particularmente horrible que nos impactó: la denuncia que hizo TVN de que las trabajadoras temporeras de la Frutícola Atacama de San Antonio habían desaparecido en containers en los que dormían encerradas con llave y que fueron arrastrados por el alud.

Según el relato que Sachira Rivera, una de las trabajadoras, hizo en entrevista con Paula Molina en radio Cooperativa, efectivamente las mujeres estaban encerradas en los campamentos en los que vivían; los containers en los que dormían estaban rodeados de una reja que se cerraba con pestillo a la 11 de la noche en día de semana y a las 12 en fin de semana, para prevenir que hombre y mujeres -adultos- se juntaran incluso en horario no laboral.

Además contó que la empresa no ofreció ayuda en ningún momento, y sólo días después de los aludes dispuso un par de furgones -en los que no cabía ni la mitad de los trabajadores- para que volvieran a sus casas y ciudades, y les ofreció 50 mil pesos y una colación (que sólo recibirán de regreso a sus ciudades) como ¿compensación? por lo ocurrido.

Finalmente se supone que la mayoría de los trabajadores logró escapar y sobrevivir por sus propios medios sin ninguna advertencia, aunque habría algunos desaparecidos, y quedó al descubierto la situación de casi esclavitud en la que vivían las temporeras de la Frutícola Atacama, algo que debería ser inaceptable en el año 2015, pero que lamentablemente está lejos de ser una excepción, tal como contaba el reportaje “Temporeras, eslabón olvidado del modelo económico” que Ciper publicó el 2007.

(vía @Skoknic y @andreainsunza)

13 COMENTARIOS

  1. Esto es feroz y tremendo. Sin embargo, lo que más me molesta y me duele, es que no hemos aprendido nada de nuestra historia. Para el terremoto y maremoto, murieron personas encerradas en el sur, se reportaron trabajadores encerrados en supermercados, “para que no robaran”. Quienes deben legislar no se ponen los pantalones, ¿cómo es posible que todo haya seguido tal cual, después de las muertes de esos hombres y mujeres en el sur, encerrados por la avaricia de un empresario?

  2. no he seguido las noticias minuto a minuto pero ayer en la tarde no se confirmaba esa situación, y no dejaba de parecerme extraño que aparte de las denuncias de vecinos – trascendidos – no se sabía a esa hora de hermanos, hijos, esposos o padres denunciado la desaparición de sus mujeres desde el campamento de la empresa.
    Espero sinceramente que no haya currido esa desgracia y quede solo en copuchenteo de gente que habla por hacer ruido (como los mismos chismosos que desataron el pánico dando una falsa alarma de aluvión hace un par de noches)

    • Ayer en TVN mostraron como un hombre boliviano que trabajaba en esa frutícula como temporero buscaba desconsoladamente a su mujer, también temporera y que estaba en uno de esos containers. Además, también entrevistaron a otros trabajadores que lograron escapar y también ratificaban esa información.

      Lamentable y terriblemente, sería cierto.

Dejar una respuesta