Kings of Leon: de Nashville con (no tanto) amor

832

KingOL
#LollaZancada por Equipo Zancada, foto: cortesía Lotus Producciones

Quizás mis expectativas eran demasiado altas. Quizás buscaba que me deslumbraran. Quizás no eres tú, soy yo, Kings of Leon, pero tu presentación no me cautivó. No es que esta relación quede hasta aquí, pero esperaba más.

Creo que el show de estos bonitos de Nashville estuvo buenazo, aunque les faltó rock & roll. Pero no quiero ser injusta, esto corre solo para la primera parte, donde los sentí bastante contenidos y un poco fríos. Caleb no pasó los cambios tan rápido y no desplegó su vozarrón en todo su esplendor desde el comienzo. Después de “The Immortals” creo que las endorfinas empezaron a funcionar mejor, y los sentí a todos más metidos en el show, y rockeando como correspondía. Empezaron a transpirar y ya se sintió como un cierre de Lollapalooza. El repertorio estuvo bueno, rescataron sus distintas etapas, y tocaron varias de mis favoritas: Fans, Pyro, Knocked up y Crawl, y fue como un sueño hecho realidad escucharlas en vivo.

Y vuelvo a hacer referencia a la voz de Caleb, es única, potente, y muy particular. Dios te bendiga, muchacho.
Creo que Kings of Leon es una banda sólida musicalmente, más allá de que los chiquillos sean minos, o que su estilo se haya ido masificando. No sé si alguien pueda decir que lo suyo no es de calidad. Por eso mismo no me gustó que su presentación tuviera tantos adornos visuales. En las pantallas se desplegaban demasiadas imágenes, muy recargadas, con muchos efectos y hasta feas, diría yo. King of Leon se tomó demasiado en serio eso de ser una súper banda, parece. No es necesario tanto.

Si bien, a mi parecer, no fue explosivo, lo de hoy fue bueno. Fue sólido. Y me alegro por los fans, los de verdad, los que le copian el pañuelo a Caleb y no le piden a la banda más de lo que pueden entregar. Esas relaciones son las más duraderas y felices. No como yo, que exijo más y más. Quizás soy injusta, perdón chiquillos. Gracias por venir, familia Followill. Saludos a la mamá.
Carodu

La banda partió con una gran energía, Supersoaker hizo que el público estallara y con eso los saltos y empujones correspondientes que me dejaron tres metros lejos de mi puesto original, aún así no me desanimé tanto con eso como con que tocaran un buen rato sin parar, sin decir nada o saludar. La conexión con el público no fue tanta como me esperaba hasta que la banda vio cómo el público gritaba y saltaba con ellos, al parecer no creian que habría tanto entusiasmo. Sonaron muy bien, no les encontré nada mal aunque faltaron algunas canciones favoritas, pero bueno siempre pasa en los conciertos.

Estuvieron muy bien portados, quizás esperaba algún desmadre, al parecer maduraron.

Punto aparte: Qué onda lo minos de estos hombres, mi favorito el bajista Jared Followill (gugléenlo, por favor!)
Fernanda

12 COMENTARIOS

  1. Totalmente en desacuerdo con tu evaluación, los shows de KOL siempre han sido modestos sin demasiada parafernalia y basados en la potencia y calidad de su música (lo que creo que tu calificas como frío).
    Creo que las imágenes estaban increíbles, muy bien logrados los efectos y complementaron el show en todo momento.
    Lo que si lamento es que estos grupos vayan solo a festivales donde no todos sus verdaderos fans (los que conocen su música y pueden cantar algo mas que sex on fire) pueden ir por el precio de las entradas. Al final, quienes realmente seguimos al grupo, tenemos que tolerar a adolecentes que no respetan la musica y lo único que hacen es sacarse fotos con sus celulares, tapando toda la visual a quienes de verdad queremos verlos y gritar “mijito rico” o “sex on fire”, sin dejar escuchar y disfrutar a quienes si queremos deleitarnos con el espectáculo.

    • Muy de acuerdo contigo en lo de los adolescentes irrespetuosos poseros. Totalmente de acuerdo también en que Kings of Leon es una tremenda banda que se basa en su calidad.

  2. decepcion. Tocaron bien, quedé con ganas de escuchar clasicos onda ” my party” o ” california waiting” y peor aun, 10 años atras no tocaron ” red morning light” y no la tocaron u.u…. hicieron su pega y fue… para que decir del publico!!! no quise tirarme a reja pensando que moriria aplastada… me quede en la mesa de sonido y eramos mi marido, 2 chicos y yo saltando! atrohhh!!! estaba vacio ese sector… una lastima

  3. Ayyyyyy nosotros estuvimos hasta último minuto con la duda KOL-Interpol y nos decidimos por KOL, al principio nos decepcionamos un poco por el tema de la poca conexión con el público, pero en la segunda mitad la banda se entusiasmó.

    PD: me duelen las patitas.

  4. Lejos , pero lejos lo mejor que he vivido fue ver a KOL en vivo. Pagué la entrada a lolla sólo para ir a verlos y la pagaría mil veces más por escuchar a músicos de excelencia como ellos. Me faltó Arizona y Comeback story, pero me fui 100% pagada. Al contrario de lo que mencionas como plantillas feas ( adornos visuales) yo lo encontré bastante sobrio.

  5. Caía de cajón que KOL tenían que venir este año a Lolla, con todo el circuito que hicieron el 2014. Y que son parcos, sí, en todos lados, hasta en Glastonbury. Cualquiera que haya visto sus shows cacha que los chiquillos no son buenos para hablar ni para hacer la pata, que Caleb siempre tiene cara de enojado y que cuando parten el show, prácticamente no hay pausa. Por eso es que para mí esa frialdad que tanto les han criticado, ni siquiera fue un punto a analizar (ahora, si el chileno (y el latino en general) necesita que el que tiene el micrófono sea un salamero, chuta tenemos problemas de autoestima… Por cierto, ¿le pidieron simpatía al Pelao Corgan o a Jack White?). El caso es que los vi cuando vinieron con los Strokes y pucha, han crecido ene como banda. Fui feliz viéndolos anoche. Me encantó el set list y la puesta en escena. Fueron lo que me esperaba. Eran LA banda que quería ver este año – junto a Kasabian- y me doy por pagada. Ojala vuelvan solos.

  6. Saben chicas, aunque no los vi (mi amor fue más fuerte por Interpol, llevamos años de relación intensa) creo muy convencida en esto: viendo los recitales de muchas bandas en el extranjero, la gente no se comporta como lo hacemos acá. Nosotros nos desbordamos, saltamos, gritamos, cantamos a full. Debe ser porque las bandas vienen tan poco, los esperamos tanto, que cuando por fin llegan necesitamos desatar toda la furia contenida.

    Entonces, las bandas, en general este tipo de bandas, son más bien justas, tranquilas, ordenadas. ¡Pues el público al que están acostumbrados también lo es! Pero claro, llegan acá y nos ven a todos descalabrados, les debe parecer mucho. Incluso en Argentina, país muy europeizado, no tiende a desbocarse con las bandas porque están acostumbrados a sus visitas -tal como le comentaba a Fran el domingo-.

    Imagínense: una banda como Interpol, de música elegante, sofisticada… ¡ve a todos sus fans bailando con sus canciones! ¿Quiénes en el mundo bailan con Interpol? Yo creo que solo los chilenos.

    Conclusión: vemos a KOL eufóricos en sus videos porque ahí actúan, están bajo un guión. Pero en vivo son ellos mismos, piolas para un público piola. No están preparados para la fanaticada chilena.

    Ojalá esto les quede en la memoria a los chicos y la próxima sepan cómo comportarse: como chilenos.

Dejar una respuesta