El intenso virtuosismo de Jack White

632

150314_JWIII_Santiago_Show_0763
#LollaZancada por Equipo Zancada, foto: David Swanson, cortesía Lotus Producciones

Jack White dejó claro desde el primer segundo que la cosa se venía potente: entró al escenario corriendo, con su guitarra en la mano, y con unos acordes distorsionados y casi ensordecedores. Y nunca decayó, la energía se mantuvo intacta, pero el trayecto del show encontró matices: mucho rock, muchas guitarras, mucho volumen, pero también tiene canciones con melodías más cándidas y llenas de sutilezas. Es que Jack es así, un hombre lleno de detalles. Por todos lados se notaba su mano. Sus músicos, por ejemplo, deben haber estado elegidos con pinzas. Me imagino ese casting. De dónde habrá sacado a ese caballero bien vestido, que se veía piolita, pero era un bacán multinstrumentista. Y el baterista, que se lució, cómo habrá llegado a tocar con él. Y la chiquilla del violín, ¿habrá sido una compañera de colegio? No sé, no sé nada. Sólo tengo la certeza de que todo lo que lo rodea es real, como toda esa onda sureña que le sale por los poros. Cuando incorpora instrumentos como el banjo o el violín está lejos de ser una moda, es porque son parte de su vida y con ellos incluidos concibe la música.

Lo que hizo Jack White fue lo mejor que vi hoy. Lejos. Agradezco tanta dedicación, tanta energía y tan buenas canciones. Y agradezco también la interacción con el público, con el que fue un rudo desafiante, para después terminar el show diciendo “God bless you”. Gracias Jack, a ti también.
Carodu

Cuando uno ve a Jack White en vivo simplemente confirma por qué es un artista fuera de serie y por qué hacer todas esas cosas ezpezialez (que a veces dan monos o son muy musho) las hace porque simplemente no puede ser de otra manera. ES especial, ES único, ES tremendamente creativo, ES perfeccionista, ES exéntrico. ES, no se hace. My Doorbell, que nunca me gustó demasiado (White Estropees), se acaba de convertir en una de mis favoritas gracias a la experiencia de escucharla en vivo. Steady As She Goes (Raconteurs) y Seven Nation Army (White Stripes) fueron puntos altos del show, al igual que Lazaretto y la alucinante y oscura  Would you fight for my love (a quien más se le podría ocurrír lanzar un single como ese?? Sólo a él, y le resulta!). Los músicos eran impresionantes. Violín, batería, guitarras, banjo… todo increíble. Muy buen detalle el que las pantallas tuvieran un filtro azul, siguiendo con la estética de su último disco.
Paty Leiva

Genio. Es realmente impactante cómo se mueve en distintos estilos de música. Me encantó su violinista, todo el estilo y talento para acompañar a White. Y la banda en general, el baterista y pianista! White está bien mino (me gusta ese look rockabilly), creo que lo más me gusta es su estilo de estar siempre enrabiado. Me daba la sensación que hablaba al público como que lo estuviera retando. Pelacable esta intervención de preguntar por la película El Gabinete del Dr. Caligari (será esta?). Sonó fuerte. Gran show, y cierre del primer día.
ConchitaQ

Jack y su banda “hola somos todos secos e improvisamos porque, Talento”. No soy taaan fan de Jack, a veces encontraba que era excesivo mostrar tanto lo seco que es musicalmente, pero cuando tocó mis canciones favoritas le perdoné todo, incluso que su peinado haya terminado en tan malas condiciones. Y con Seven Nation Army para finalizar un gran concierto.
Fernanda

2 COMENTARIOS

  1. Lo único que entendí de lo que habló Jack, fue lo de la película del doctor Caligari. Me pase el rollo de que le copia el look y la puesta en escena

Dejar una respuesta