Despedirnos de nuestros objetos regalones

584

billetera
por Adela H.

A veces se da que estamos buscando algo -una prenda de ropa, un par de zapatos, una mochila, una billetera- y damos con una que encontramos perfecta. Y claro, lo compramos y lo usamos, usamos y usamos hasta que ya no da más. Hasta que tenemos que decirles adiós.

Obviamente son cosas materiales y no son tan importantes, pero pucha que dan ganas de lograr tenerlos de nuevo, tal como eran cuando los compramos y así no hacer ese pequeño duelo, el que al menos yo postergo hasta que realmente están impresentables.

Sé de gente que cuando encuentra algo que le gusta mucho mucho compra más de uno, así puede guardarlos y a medida que se van deteriorando los renueva, pero a mí no me da para ser tan previsora y a veces tampoco hay plata como para comprar varios.

Me ha pasado varias veces con mis billeteras y ahí están guardadas, todas bien destartaladas y sin ninguna utilidad, pero por el hecho de haberlas usado todos los días durante un periodo de tiempo determinado, siento que guardan demasiadas historias como para botarlas. Cachurera, lo sé, sobre todo porque las guardo con las boletas o las entradas al cine de esos días.

2 COMENTARIOS

  1. a mi tb me pasa eso de que me gustaría comprar más de una unidad de algo que me gusta, en especial zapatos, pero no me alcanza el presupuesto, nunca lo he podido hacer, y díficil volver a encontrar los mismos zapatos en distintas épocas, con las zapatillas no importa tanto porque los modelos se mantienen.
    pero, por ejemplo, me compré zapatillas vans de hello kitty y he preguntado por los modelos nuevos y ya no llegarán -si alguien tiene algún dato me avisa- y las que llegaron creo que están descontinuadas por que todos los años sacan colección nueva. las que compré hace ya varios años las he cuidado mucho pero están súper carreteadas… me gustaría haber podido comprar al menos un par más y tenerlo en su caja hasta que estas se rompan y saber que tendré otras.
    Con las poleras tambien me pasa harto eso, tengo muchas favoritas, algunas las puedo estampar de nuevo, o mandar a estampar, pero otras que he encontrado en ropa usada sé que es imposible que las vuelva a encontrar.
    y trato de pensar que son sólo cosas materiales, pero no sé, el valor estético, sentimental ( el mal de Diógenes, aparte) me superan

  2. me acuerdo hace unos años atrás un un local de venta de bodega en ciudad del niño encontré unos pantalones gap que han sido y serán los mejores ever que he tenido, eran geniales de corte y siempre me quedaban bien como anduviera ese día y como era una venta de bodega me costaron muy poco, hasta el día de hoy me recrimino de no haberme comprado a lo menos dos pares.

Dejar una respuesta