¿Sabes guardar un secreto?

1570

secret
por @patyleiva

– Te tengo que contar algo pero júrame que no le vas a decir a nadie
– Te lo juro
– Pero en serio
– ¡Ay pero a quién le voy a decir! Te juro que no le digo a nadie. Cuéntame.

Así es como pueden comenzar tremendas confesiones o simples copuchas, compartidas en la búsqueda de ayuda o de simple desahogo.

La contraparte ofrece su lealtad a toda prueba, prometiendo sobre la tumba de su abuela si fuera necesario, que no quebrantará el secreto, el voto de confianza.

Pero, ¿cuantas veces ese voto es honrado de manera íntegra, sin la más pequeña “fuga” de información? Creo que muchas veces esto es lo que suele pasar por la cabeza del receptor del secreto:

– “Sólo se lo voy a contar sólo a mi pololo/marido”. Lo más probable sea que el pololo/marido: a) en el mejor de los casos lo olvide a los dos segundos, b) maneje una información que no debería saber de esta persona que es amiga de su polola, no suya, o c) reproduzca casualmente la información porque olvidó la parte “jura que no vas a contar nada” porque, -una vez más- aunque le tenga estima, es amiga de su polola, no suya.

– “Estoy atragantada con esta bomba, necesito contárselo a mi (otra) mejor amiga, obvio que ella va a saber guardar el secreto si se lo pido”. Sólo que el secreto es tan impactante/sabroso que adivina qué… su mejor amiga también va a necesitar desahogarse porque no puede más con tanta información! Y así, y así y así…

-Nota mental para la receptora el secreto: tu pololo no es una prolongación de tu persona, tu pololo no quiere tanto a tu amiga como la quieres tú.

-Nota mental para la emisora del secreto: no le hagas jurar a una amiga que no cuente nada si tú misma vas a esparcir el “secreto” por varios lados.

No estoy diciendo que toda la gente es así pero sí creo que muchas veces, aun sin tener mala fe, los secretos se rompen y puede haber consecuencias tan serias como serio sea dicho secreto.

Es por eso que decidí dos cosas:

– No permitirme ni la más mínima fuga de información si no estoy dispuesta a afrontar la responsabilidad que eso ocasione. O sea cumplir la promesa “no le voy a decir a nadie” cuando la haga.

– No contarle ningún secreto mío a amigas que suelen contarme secretos de otras amigas suyas haciéndome prometer que no diré nada. ¿No harán lo mismo con los míos?

12 COMENTARIOS

  1. Si quieres que nadie sepa algo no se lo cuentes a nadie, simple. Si veo que mi mujer esta metiendo las patas en algo y sin saber toda la verdad de un tercero le termino contando para que no la embarre. Pero secretos del tipo amigo gay lo he guardado por 5 años o mas, secretos de con quien me acoste como un caballero no me lo sacan ni a palos por respeto a ella y obvio yo cuando estaba soltero. Creo que la confianza se forja con los años y se destruye.en segundos, y si alguien me cuenta un secreto importante de un tercero me doy cuenta que en esa persona no puedo contar.
    Mi tolerancia con los chismosos y cahuieneras es nulo.

  2. He guardado secretos tremendos, pero las q son copuchitas igual se me escapan. Yo creo que depende de la connotación del secreto, de las consecuencias que puede tener que se sepa, etc.

  3. Soy lo menos copucha que existe por eso muchas veces caigo mal a ciertas minas en grupitos laborales o de estudios porque ellas se alimentan de eso y yo las pongo a dieta….si me cuentan algo en confidencia no me lo sacan ni con tortura, tengo mucho respeto a las confesiones, decisiones o consultas para andar usando eso para conversar algo, hay mil temas divertidos que hablar, además espero lo mismo de la gente a la que le comento un secreto.

  4. Lo que yo cuento porque no puedo guardarmelo, si me pasa a mi… con mis cosas, como no le pasara a otro…?
    jajajaja

    lo que cuento si pido que sea piola igual considero las parejas de mis amigos como a quien ellos le contaran… no se por que…

    si es algo muy heavymetal no lo cuento no mas

  5. No me gustaría que mis secretos anduvieran dando vueltas por ahí, así es que no cuento los míos que no quiero que salgan a la luz y tampoco cuento los que me piden guardar o de los que me entero sin querer. Simple.

  6. es que no le puedes contar un secreto sagrado de amiga (jaja, qué pendeja) a tu pololo o pareja, aparte de ser charcha que una persona na que ver tenga información -muchas veces, muy confidencial- de TU amiga , demuestra lo dependiente y babosa/o que eres de tu pareja y lo mucho que necesitas de su aprobación.
    Afortunadamente, cuando me cuentan cosas se me olvidan al tiro porque tengo memoria de pajarito, así que la mayoría del tiempo, tengo ideas vagas del contenido principal del “súpersecreto”.

  7. Yo también soy buena guardando secretos y tengo la misma política de no contar nada a quien me cuenta cosas de otros… Menos mal tengo amigos en los que confio para algunas cosas..

Dejar una respuesta