Las únicas 5 cosas que no me gusta comer

1599

noIMG_1300
#ChicaLista por @patyleiva

Soy buena para comer. A lo mucho habrá cosas que encuentro fomes pero en general gozo comiendo, no soy mañosa. Puedo comer algo que no me encanta sólo porque estoy de visita en una casa, porque no me parece un sacrificio tan grande y prefiero eso a hacer un desaire. Y es que en realidad encuentro que comer es bacán y siempre estoy con buena disposición para hacerlo.

Me encantan cosas que muchos encuentran detestables como las guatitas, el cochayuyo, las prietas, los caracoles y tantas cosas más que me parecen no solamente comibles sino derechamente ricas. Reconozco placeres culpables derechamente cerdos como el cuero de pollo rostizado (si sé que me hace mal y es malo y todo pero lo encuentro delicioso, entre más crujiente, mejor), amo la pichanga y la masa de queque cruda.

En fin, quiero decir que me como todos los postres. Pero cuento con los dedos de una mano las cosas que no puedo comer ni por cortesía:

• Arroz con leche: esa textura, ese olor, ese sabor lechoso simplemente me superan.
• Hígado: las panitas tienen una consistencia arenosa que no se va nunca.
• Erizos: Amo todos los productos del mar, pulpo, ostiones, calamares, anguilas, lo que me pongan por delante, pero los erizos, exquisitos para tantos, me parecen simplemente intolerables.
• Arrollado: simplemente no lo entiendo. Esa forma jabonosa, fragmentada y grasienta me provocan franca repugnancia.
• Nata: cómo olvidar la infinidad de infructuosas pasadas por colador para deshacerlas de mi leche con chocolate en las mañanas. Asquerosa imagen.

En conclusión es la textura la que manda, y si es abrasiva y perdura en el tiempo, yo digo no, gracias.

¿Cuál es la comida que no deberíamos tener si te invitamos a comer?

27 COMENTARIOS

  1. Odio, me descompone, me pone de mal humor, nubes negras sobre mi cuando alguien hace tallarines con huevo. Hasta escribirlo me dio rabia. No se porqué pero los odiooooo!!!!

  2. 1. Odio estos típicos pastelitos sequísimos que venden en los buses y que tienen tanta azúcar flor que casi te ahogai tratando de comerlos . Cuando llegué a Chile y viajaba en bus, me emocioné cada vez que se subía alguien a vender comida, pero después caché que nunca venden otra cosa que pastelitos y que siempre son horribles. Sería lo máximo que vendieran pan con palta o por último un pancito amasado.
    2. Me encanta el sushi, pero odio con pasión al kanikama. Basura prensada de pescado, guácala.
    3. Nunca he comido un curanto y me parece bacán por toda la ceremonia que se arma al respecto. Ahora, hartas veces he comido pulmay (siendo más accesible) y por muy decidida que estaba a que me gustara, finalmente debo reconocer que me carga la mezcla de sabores que se produce entre mariscos y longaniza.
    4. Repudio a comerse un bombón de chocolate y que tenga algún relleno sorpresa de copete o fruta.
    5. Eso en realidad es de pura maña, porque nunca la he probado, pero me produce rechazo la pichanga (sobre todo si tiene cubos gigantes de jamón) por como se ve y por como huele.
    Mención honrosa al sucedáneo de limón. Existen ciertos aromas artificiales que pasan piola, pero definitivamente no es el caso del limón. Una vez comí un ceviche y el pescado en realidad ni era malo, pero estaba aliñado con limón de mentira. Vil crimen gastronómico.
    P.D.: ¡Aguante el arroz con leche!

  3. Te apoyo con el arroz con leche! es que es el postre más fome que hay y el gusto es asqueroso, prefiero cortar cualquier fruta y feliz con el postre.
    A ver, no me gusta el cilantro ni el perejil, como se lo ponen a todo en ciertos lugares y te miran mal si pides que no le tiren encima, me aguanto, pero preferiría que no (aveces digo que soy alérgica).
    El sabor de la manteca derretida, esa sensación grasosa en el paladar nop, y no lo utilizo como forma de cocción en sartén.
    El pepino, no me agrada el sabor y siempre lo saco de las ensaladas.

  4. Me pasa lo mismo con las panitas y arrollado!! sumaría la lengua, chunchules, mollejas, criadillas… siempre me la han ganado.

  5. NATA.
    de hecho, el pasado lunes fue un perfecto lunes: estaba tomando desayuno y TRAGUÉ NATA SIN QUERER. qué manera de empezar la semana es esa. simplemente terrible.

  6. uy, la panita… una vez, en la casa de mi ex, estábamos todos almorzando y yo, jurando que me iba a comer un bistec, me comí un trozo de panita y fue horrible. Me disculpé mil veces pero no, no me lo pude comer. Tampoco paso las guatitas, chunchules, prietas y similares.

  7. Cuando chica me enfermaba de la guata a cada rato y mis papás me hacían arroz con leche y jalea. Por eso cada vez que huelo, veo esas cosas comidas, me dan unos recuerdo de dolor de wata, estar en cama…pasarla mal.

  8. Uy mi lista es larga, no me gustan las 5 cosas de la lista y agregaré mi lista D: :

    -Pichanga, pepinillos, cualquier cosa con vinagre
    -quesillo
    -Carne de vaca
    -Cerdo
    -Cordero
    -Leche
    -Mayonesa
    -Aceitunas
    -Queso cheddar
    -Yoghut
    -Chocolate blanco
    -Gelatina
    -Arroz con leche
    -Crema pastelera
    -Platano
    -Melón
    -Sandía
    -Porotos

  9. Creo que soy el único ser de la tierra que ama la nata, y ya no hay como antes. Cuando era chica en mi casa compraban leche de vaca, for real, había que hervirla y con mi hermana hacíamos competencia quién llegaba al lechero cuando ya se había enfriado para comerse la nata con el dedo. Es igual a la crema! no entiendo por qué la odian. Y ahora, como no existe la leche de vaca, la de veritas “en la ciudad”, tomo leche en polvo y con cinco cucharadas, para que queden muchos grumos.

  10. Odio la nata, hace como dos años me compré una leche con chocolate en cajita y me salió una nata asquerosa, lo recuerdo y me da asco, desde esa vez nunca más compré esas leches. Lo otro que odio es el curanto o mejor dicho pulmay, me carga comer pollo o mariscos con sabor a longaniza, me gustan todos los ingredientes por separado, pero detesto esa mezcla de sabores, y por último odio con el alma el pimiento morrón!!!!

  11. Comer steak o bistec, me carga el olor de la carne. Se me quita el hambre de una… los platanos muy maduros… guacala… nada de interiores, chunchules y guatitas… los champiñones secos que remojan en agua…. son como babosos. Las salchichas…. ajjjj… me salió una vez un pedazo de “algo duro” nunca más… los tomates, cuando algunas personas los dejan aliñados del almuerzo y los sirven de nuevo en la comida de la noche….(me ha pasado un par de veces estando de visita). No me gusta comer en general cosas llenas de salsa, quien sabe que tiene abajo… Acabo de cachar que soy más mañosa de lo que pensaba… es muy raro que coma en casa ajena.

Dejar una respuesta