Hermanos, el hermoso libro de Pati y Claudio Aguilera

1228

Portada-libro-Hermanos_baja_Quilombo_-Pati-Aguilera
#ConcursoZancada por Lala, Estamos Leyendo

ganador: Victoria Conejeros 
El primer recuerdo que tengo de mi paso por esta tierra es mi hermano. Él y sus rulos, sus ojos grandes y verdes, su figura pequeña. Mi hermano nació cuando yo tenía un año y siete meses, por lo que él es parte de todos los recuerdos de mi infancia y de mi existencia. Mi hermano es súper distinto a mí, siempre hemos tenido gustos e intereses diferentes, otras motivaciones, pero siempre nos hemos querido mucho. Mi mamá se acuerda de cuando lo paseaba en mi coche de muñecas y terminaba arrastrando el poto y los pañales por el suelo, muerto de la risa. O cuando él se tiraba en el camión Goliat vereda abajo y yo lo esperaba en la esquina. O esas tardes veraniegas comiendo duraznos. Las vacaciones. Los secretos. O cómo le enseñé a leer y hacíamos las tareas antes de que mi mamá llegara a la casa. Podría seguir enumerando recuerdos, algunos felices, otros más tristes, pero todos con algo en común: el tremendo amor que sentimos por el otro.

Por eso, cuando vi este libro, Hermanos, algo me pasó que sentí la necesidad de ir a conversar con Claudio y Pati Aguilera, sus creadores. Nos juntamos en la Galería Plop!, de la que son socios, y conversamos sobre este libro y su vida como hermanos. Si bien me contaron anécdotas de su infancia (como cuando Claudio convencía a Pati de comer hormigas, jurándole que iba a aparecer una con sabor a frutilla), pude ser testigo de ese cariño que irradia Pati cuando habla de su hermano, o la estampa de hermano mayor de Claudio, con un ojo siempre sobre los más pequeños, aunque sean adultos.

El libro Hermanos habla de la hermandad. De lo que significa ese otro que nadie elige, que simplemente llega a nuestras vidas para cambiarlas para siempre: “Tiene que ver con lo que siempre he pensado que significa ser hermano, crecer como una especie de tribu, muy aclanados pero con los años cada hermano va tomando su propio rumbo. Tenía siempre esa pregunta de cómo funciona ser hermanos; hay quienes no se parecen en nada, ni físicamente ni de actitud, o cómo pueden convivir, tener los mismos padres, crecer en la misma familia y ser totalmente distintos. Cómo la vida nos va cambiando y qué queda de todo eso, de esa tribu que estuvo alguna vez tan unida”, cuenta Claudio.

Pati lo mira emocionada. Habla de su hermano mayor con mucho cariño. “Seguimos siendo hermanos, seguimos peleando, seguimos pasándolo bien. Es como en la infancia pero ahora son cosas serias”, dice. Una de las cosas que sorprenden de este libro – además de lo lindo que es – es que toca un tema súper cotidiano para quienes tenemos hermanos, pero si nos ponemos a pensar un ratito sobre lo que significa, al menos en mi caso, me emocioné un montón. Claudio nos contó que la recepción del libro ha sido súper buena, en parte quizás por eso tan íntimo que significa nuestra relación con la familia. “Hay gente grande, adultos, que se lo han regalado a hermanos a los que no ven hace mucho”.

Si bien está pensado como un libro para niñ@s, lo recomiendo totalmente para jóvenes y adultos.

Junto a Estamos Leyendo y Quilombo Ediciones, en Zancada sortearemos un ejemplar de Hermanos entre quienes compartan alguna anécdota con sus hermanos (o a quienes consideran como tales).

Lee más sobre Hermanos aquí.

Imágenes: Pati Aguilera.

28 COMENTARIOS

  1. En realidad, más que una anécdota, es el recuerdo de ver Toy Story una vez al día durante todo un verano tomando desayuno en la cama de mi mamá y repetir los diálogos y reírnos todos los días.
    Amo a mi hermano y ahora que va a ser papá, espero repetir momentos así con mi sobrino que está por nacer 🙂

  2. La primera Navidad que recuerdo con mi hermano yo tenía 3 años y el 5. A esa edad cuesta quedarse despierta hasta las 12 de la noche para abrir los regalos, por lo que me quedé dormida antes y me acostaron en la cuna donde dormía, en la pieza que compartía con mi hermano, en la casa de Cartagena de mis abuelos, donde vivíamos con mis papás como allegados. De pronto me desperté y vi a mi hermano vestido de Rey Mago, con unos bigotes pintados, una capa morada y una corona dorada. Yo me desperté enojada, como aún me pasa, y él con ternura se acercó a mi cuna y me entregó el regalo: un juego de ollas plásticas, comprados por mis papás, me imagino que en el Persa de San Antonio. No puedo olvidar la cara de inocencia de mi hermano y la delicadeza con que me entregó el regalo tratando de que yo no estuviera enojada. De ahí en adelante siempre ha sido así, cuando estoy enojada o triste él siempre trata de mostrarme el lado bello de la vida.

  3. Mi hermana y yo nos cortamos el pelo la una a la otra cuando teníamos 3 y 4 años. Escondimos el pelo en una cajita de madera para que mi mamá no se diera cuenta, es que queríamos mucho tener una chasquilla!
    De ahí que todas nuestras fotos de pequeñas sean con un corte de niño espantoso (así como el del niño del resplandor.. un clásico noventero).

  4. Lo más importante en mi vida son mis hermanos pero con quien más comparto mi vida es con mi hermano más próximo, de 21 años (26). Mis recuerdos de vida están asociados al él, llegó a la casa cuando yo tenía cuatro años, luego de un mes de haber nacido.
    Desafortunadamente, en ese entonces, nació prematuro y sus pulmones no se habían desarrollado por completo por lo cual tuvo que estar un mes y algo en incubadora, esperando su cuerpo madurase para enfrentar la vida extrauterina. Se supone moriría, su cuerpo era muy débil… por su gravedad nunca pude verlo, fuimos a la clínica mil veces junto a mi familia y mientras el resto lo podía conocer en un espacio particular, yo debía quedarme jugando en los pasillos porque no estaba permitido el ingreso de niños.
    Como cualquier día de colegio, y siguiendo mi rutina de niña de cuatro años, llegué a casa corriendo: me bajé del bus escolar, entré a los edificios, subí los tres pisos con la premura de quien NECESITA llegar a su casa y, al entrar, me avisaron que había un regalo en la pieza de mis papás, yo, ingenua, esperaba papel, cintas y demases…
    Ahí, sobre la cama, en su silla nido estaba mi hermano, durmiendo, con guantecitos blancos y un buzo azul. Lo miraba, lo tocaba y no hacia nada. Mientras, mi mamá sacaba fotos de tan ’emocionante’ momento.
    Lamento. Fue lamentable el momento de en vez de encontrar un regalo encontré un bebé, que en rigor era mi hermano (in)existente y que, luego de hacerme muchas ideas de cómo sería nuestra relación, era un bebé que no hacía nada más que dormir! Luego descubrí que comía demasiado y que sus colados eran el alimento más delicioso que yo probaría, descubrí que los bebés si roncan (expulsándote de lo que solía ser tu propia pieza), descubrí también que me acompañaría siempre. Hoy, veintiún años luego de ese evento somos los más unidos, fraternales y estamos siempre uno al lado del otro, siempre. Con el tiempo hemos incluído cada vez más hermanos, enseñando a cada uno de ellos la importancia del uno y del otro, del valor de la hermandad y de eterno cariño que día a día ha de cultivarse.
    PS, Queda tan sólo una foto del día en que nos conocimos, en donde él sale dormido-haciendo-nada y yo con los brazos en la cintura con cara de ‘exijo una explicación’. Es mi foto favorita de niñez y marca, quizás, uno de los días más importantes de mi vida.

  5. No soy sicopata pero mi primer recuerdo de mi hermana chica es un sueño/pesadilla, donde yo le arañaba la cara y le quedaban marcados los arañazos y salia mucha sangre…. debe haber sido fuerte el celo de hermana mayor…. Nos queremos mucho en todo caso 🙂

  6. Sólo comentaré algo que me ha marcado para siempre.
    Con mi hermano nos llevamos por 5 años. Cuando yo cumplí esa edad, nuestros papás se fueron a vivir a otro lugar por trabajo, con nuestros dos hermanos pequeños, de 2 años y 1.
    A nosotros nos dejaron con nuestros abuelitos, porque ya estábamos en el colegio y donde ellos se iban, el colegio que había estaba muy lejos y no había locomoción.
    Como podrán imaginar, esa situación fue traumante (y sigue siendo un tema) para mi, una niña de 5 años viviendo lejos de su mamá, no sé si podría haber algo peor para un niño tan pequeño, fue muy triste.
    Esperaba cada noche para llorar escondida, así no molestaba a mi abuelita quien estaba muy ocupada en otras cosas como para consolarme. Y una de esas noches mi hermano se dio cuenta que yo lloraba, dormíamos juntos para acompañarnos, recuerdo que me tomó de la mano, para que no me sintiera triste, y así dormimos esa noche y muchas más, tomados de la mano, como gesto de hermandad y unión en esos días de fragilidad absoluta.
    De ahí en adelante mi hermano se transformó en mi guardián, en el colegio y en la vida entera.

    • Sorry pero q onda tus papas, yo nunca le haría algo así a mis hijos. Sin ellos no me voy a mi una parte. Mucha luz y amor para ti…

      • Gracias!

        Por algo sigue siendo un tema en mi vida. Tengo 29 años, y eso me ha marcado, en muchos aspectos. La maternidad es un conflicto, no tengo hijos, pero me da miedo tenerlos, el creer que podría ser igual a mis papás me confunde. Aunque sé que ni a mis gatos y perros los podría dejar al irme a otro lugar.

    • Q pena, sorry pero q onda tus papas. Yo nunca le haría algo así a mis hijos,sin ellos no me voy a ninguna parte. Mucha luz para ti

      • Que fuerte!!! por ultimo seria como mas logico irse sin ningun hijo (no se po, si te vas al amazonas a estudiar los caimanes, o al tololo…o que se yo) pero llevarse solo a los mas chicos (que son los que dan mas faena) es ultra penoso…. no podria hacerle eso a mis hijas, llevarme a una y dejar la otra… pobres.

        • Sí, es fuerte, sin mucho sentido a veces. Lo pienso y lo pienso y no entiendo cómo.
          Pero ya está, fue así, si hubiera crecido con ellos no sería la persona que soy ahora. Mi hermano tampoco.
          Lo más positivo de esto, es que crecimos con nuestros abuelos, quienes nos entregaron valores que mis papás nunca nos hubieran inculcado.

          • No seas tan dura con tus padres, si lo hicieron es porque pensaron que allí estarían mejor. Aprende de lo bueno y lo no tan bueno que te entregaron, y perdónalos, es liberador cuando uno deja de juzgar tanto a sus papás.
            Como tú dices, gracias a esa decisión eres quien eres, y forjaste esa hermosa relación con tu hermano (que no todos podrían contar).
            Un abrazo grande!

  7. Mi hermana mayor, somos 2, siempre creyo que yo era Super miedosa! y sus terapias eran de shock!! si decia tener miedo a las arañas..las agarraba y me perseguia con ellas intentando ponermelas en el pelo para que segun ella viera que no me pasaba nada y se fuera mi miedo…asi con todo! hasta con el mar..y me hundia en el agua para que aprendiera a respirar debajo de ella!! claramente sus terapias no dieron resultado..pero recuerdo mi infancia con mucha risa por sus intentos de “protegerme” del mundo exterior en su particular estilo..jajaj

  8. Tengo dos hermanas mayores, una 6 y otra 8 años mayor. Entonces yo siempre estaba espiándolas y queriendo meterme en sus cosas. Hacían shows de rafaella carrá en nuestros veranos, y yo sólo bailaba atrás y me sentía con muy poco protagonismo. Un día me dijeron que me dejaban elegir a mí el show. Y dije: yo seré la Xuxa y ustedes mis paquitas! Estaba muy emocionada y me lo tomé muy en serio, las obligaba a ensayar todos los días y hicimos el show en Navidad cantando Ilarié. Me creía la muerte. Fue una Navidad inolvidable <3

  9. Anécdotas entre mi hermana y yo son muchas. Ella mayor por cuatro años, siempre ha sido muy astuta y era mi ejemplo a seguir, todo lo que ella hacia yo lo imitaba

    Recuerdo que me cambiaba sus monedas de $10 por las mías de $100.- … que ocupaba mis juguetes, siendo que ella tenía los mismos, para gastarlos. Un día me rebele contra mi “Líder”, le pegue un combo y salí arrancando, me caí y rompí las rodillas; Ese ha sido nuestro único acto de agresión, porque a pesar de crecer y tener opiniones distintas, nos une la misma sangre y eso no necesita mayor argumento. Es un cariño a prueba de dinamita.

    Desde Zancada y a más de 1800 km, un abrazo gigante para mi Cucu Querida.

    Nannu!

  10. MI hermana (Susana) es 10 años mayor que yo. Siempre nos acordamos de una noche donde no podiamos dormir entonces nos pusimos a jugar al “Si se la sabe, cante”. Nos dieron como las 2 de la madrugada, y entre tanta risa sentimos a mi papá gritar diciendo – Callense mierda, quiero dormir.. voy a ir para la pieza y les voy a dar una pata en la raja.
    Nosotras nos miramos y explotamos a carcajadas porque por muy triste que suene, mi papá tenia las dos piernas amputadas. Siempre recordamos ese momento con mucho cariño, ya que mi papá siempre bromeaba sobre sus piernas y nos hacia reir.
    Con Susana aun vivimos juntas y aunque muchas veces no soporte su genio la amo y es mi gran modelo a seguir.
    Saludos chicas! !

  11. En cuanto leí que se podía contar una historia, inmediatamente recordé una anécdota que viví con mi hermana a eso de los 4 o 5 años, y que hasta el día de hoy nos reímos a carcajadas cuando nos acordamos.
    Mi hermana es un año mayor que yo, y mis primeros recuerdos de infancia se remontan a las maldades que hacíamos juntas, con una lealtad a prueba de balas jamás delatábamos quién había sido la del condoro, A morir, frente a los castigos bíblicos de nuestra mamá, resistíamos los cucharazos de palo.
    Mi mamá siempre trabajó, por lo que desde muy pequeñas nos quedamos en la casa solas hasta que ella llegara. Una vez, mi mamá salió a hacer un trámite con instrucciones expresas de que no saliéramos ni le abriéramos a nadie, aunque fuera el mismo viejo pascuero con la bici de regalo o el Papa con la paloma de la paz en la mano. Luego de un rato de que se fue, vimos un gato que entró al jardín, con mi hermana pensábamos que los gatos eran seres celestiales, y cuando lo vimos se nos borró la frase “tienen prohibido salir al jardín hasta que yo llegue”. CHAO. Salimos a buscarlo y se nos cerró la puerta, quedamos afuera las dos, y luego de idear un plan tipo Tom Cruse en Misión Imposible, decidimos saltar el portón y entrar por el patio. Todo sonaba bien, con el detalle que nuestros cuerpos pequeños, correspondientes a dos niñas de 4 y 5 años, tenían que saltar un portón de madera de 4 metros. Con una agilidad que ya la quisiera Tomas Gonzalez, saltamos el portón. Pero luego vino la parte difícil, teníamos que pasar la protección de la ventana. Con la valentía que un niño de 5 años puede tener, mi hermana dijo, “yo paso, tú vigila si viene mi mamá”. Y ahí figurábamos las dos, mi hermana cual Du Solei, torcida entera para entrar por la protección y yo vigilando por si venía mi mamá, para dar la alerta a mi hermana de que terminara sus contorsiones, De pronto, con la adrenalina a mil, creí ver a mi mamá que se asomaba, le di la señal a mi hermana, y con los nervios, se cayó. Resultado: mi hermana en el suelo con un chichón de proporciones bíblicas en la frente, imposible de disimular, pero el objetivo estaba cumplido. Me abrió la puerta y cuando mi mamá llegó estábamos dentro de la casa, Ni luces de que en algún momento rompimos el juramento. Lo que no calculamos fue la chiva para el cototo de mi hermana en la frente. Pero esa es otra historia.
    Tal vez no gane el concurso, pero agradezco el espacio para relatar esta anécdota, de tantas que, sin duda, viven en los recuerdos de mi niñez junto a mi hermana, mi partner a morir hasta el día de hoy, a nuestros, casi, 30 años.

  12. Soy hija única, pero crecí con una prima de la misma edad, nos queremos como hermanas, vivimos juntas hasta los 10 años y fuimos al mismo colegio hasta 4° medio. Un verano cuando chicas yo me quedé los 2 meses de vacaciones en otra ciudad y le escribí una cartita que decía que aunque estuviera en otro país (a esa edad pensaba que esa ciudad era otro país) siempre la iba a querer. Recordé esa anécdota porque esa confusión de otra ciudad- otro país se hizo realidad y ahora que estamos grandes ella se fue a vivir a España y aunque hablamos seguido la extraño mucho.

  13. Yo llegue tarde a la repartición de hermana…. tenemos poco y nada en común, es agresiva (la ultima vez que me pegó yo tenia 20 y ella 23… y fue porque reclamé porque llegó donde yo estaba viendo tele y me la cambió), es mentirosa, tenia que esconder la plata para que no me la robara, y estoy segura que ella me robó las joyitas que me regalaba mi pololo para hacerlas plata… de hecho dejé de invitar amigas a la casa cuando le robó plata de la cartera a una y asi.. muchas cosas parecidas…

  14. Con mi hermana tengo los grandes recuerdos de amor y odio. Peleamos todo lo que pudimos en la niñez y de grandes a veces también. De chiquita siempre quise estar metida en todas sus cosas, me iba a sentar con ella en el colegio donde me echaba para que fuera con los de mi edad. O nos tapábamos mutuamente como cuando la dejaban cuidándome y ella salía igual y tenía que decir que fue a comprar si llamaban. O cuando se quedo piola cuando me cachó escapandome del colegio. Mi hermana me enseño todos sus grupos favoritos y me hizo aprender nombres, instrumentos y vida. Me enseño que era mala música y estaba prohibido. Y con los años siempre fue el mayor ejemplo. Hasta grandes cuando quise estudiar lo mismo que ella, y me costó reconocerlo, fue la primera en saltar de alegría y apoyarme al máximo. Y desde ese entonces, aunque somos muy diferentes en personalidad y hasta de forma de ver la vida y aunque vivamos en países diferentes, tener una hermana es lo mejor de la vida más aún cuando compartimos los intereses y gustos y además nos permite trabajar juntas. Además mi hermana es la persona que más confía en mis capacidades, más que yo misma y aún siento como siendo grandes y viviendo a miles de km de distancia, aún trata de cuidarme y protegerme siempre. Como yo siento que se apoya en mi y confía en mis consejos.

    Lo mejor es que la voy a ver en cuatro días después de otro año físico de distancia <3

  15. Que heavy, Tengo 4 hermanos mayores, y aun asi siempre sentí que me faltaba “esa hermana”, la partner. Mi hermano (27) y yo (23) somos “la segunda camada” del papá, y con mis hermanas mayores me llevo casi 30 años de diferencia, por lo que pescarme nunca ha sido su prioridad. Tampoco hubo primos en esta ecuación.
    La verdad es que con mi hermano no tengo muchas anécdotas. Cuando eramos chicos nunca hicimos nada juntos, ni tuvimos gustos similares en nada (ni en música, ni en películas, ni en juegos). Por el contrario, siempre sentí que yo no le caía bien, por dramática supongo. Cada vez que podía evitarme, lo hacía. Hasta el día de hoy, siendo que tenemos pieza uno al lado del otro, que compartimos baño y segundo piso de la casa, nuestra máxima interacción diaria es el saludo de buenos días en la mañana, y agradecer si es que alguno se despide en la noche.
    A veces, cuando almorzamos, lo veo y me da lata, porque encuentro que aunque no haya nada en común entre nosotros, deberíamos ser capaces de escucharnos y reirnos juntos, por último de contarnos de si nos paró la micro o no.
    A pesar de eso, de no pescarnos, algo de lo que nunca podría quejarme es de que no me protege. De hecho, si lo pienso, el primer recuerdo – y el más potente – que se me viene a la mente es de ir con él al colegio en pleno invierno y subirnos a una micro llenísima como a las 7:30 de la mañana. Como yo era chica (tendría unos 12 años) todo el mundo me pasaba a llevar, me empujaban y me aplastaban, pero él no se cómo hizo un espacio en la parte de adelante de la micro, me agarró y me metió ahí, y él se puso como “haciendo puentecito” para evitar que nadie más me tocara. A él todo el mundo lo seguía empujando, pero yo estaba súper cómoda. Recuerdo que ahí me di cuenta de que, sin importar cómo nos llevemos, él seguía siendo mi hermano y me va a cuidar en todos los aspectos de mi vida, algo que hasta el día de hoy me demuestra muy a su modo, cuando pasa algo que me tiene mal y me llega un paquete de rocklets de regalo.
    Totalmente cierto eso de que a los hermanos no se les elige, pero ya que se les tiene… quererlos. Aceptarlos. Aprender a verle el lado bueno que tengan, sus “fortalezas” (como dirían mis amigas sicólogas jaja) más allá de lo que uno quisiera que fueran. Creo que en la teoría tener hermanos es la mejor forma de enseñar tolerancia al resto. En teoría.

  16. Con mi hermano mayor tenemos 20 años de diferencia. Él siempre ha sido como un segundo papá. Cuando yo era chica mi mamá viajaba mucho, entonces justo cuando me llegó la regla por primera vez, ella no estaba…así que mi hermano decidió hacerme una celebración y partió a comprar pollo del Kentuky (creo que es la única vez que he comido algo de ese lugar! Jajaja) y echaba tallas cada vez que le echaba kétchup a sus nuggets….Su presencia ha sido tal, que cuando nació mi hija, él me llevó al hospital cuando empezó el trabajo de parto!

  17. yo soy 7 años mayor que mi hermana pero no se nota o mejor dicho se me olvida…. es recurrente q nos digamos ella tiene nuestra edad…
    La otra vez nos acordamos de un episodio… yo tenia en mi pieza una caja de los recuerdo, era una caja grande de carton donde guardaba mis recuerdo mas apreciados de mis 14 años… mi hermana tenia 7 años, yo pensaba que le gustaba leer mis cosas… asi que le invente que yo habia hecho un hechizo y toda las personas que habrian esa caja sin mi permiso se pondrian peluas como un mono…. asi que cada vez que yo habria la caja decia unas palabras magicas (en un idioma inventado por mi)
    Ella le gustaba saber que tenia esa caja asi que en algunos momentos les motraba mis tesoros eso si siempre antes teniamos que hacer el ritual de quitar el hechizo y aveces le agregaba pasos de bailes y a ella le encantaba.
    Un día ella estaba en mi pieza y yo abri la caja sin quitar el hechizo, mi hermana me miro con uancara de susto y lo primero que hizo fue correr hacia es espejo esperando que se llenara de pelos….. me miraba muy asustada asi que lo que hice fue inventar otro baile y hechizo para que ella n se conviertira en mono y demas le di el hechizo para poder abrir la caja…. y se sentia muy feliz.
    Varios años despues se dio cuenta que todo era una mentira pero hoy nos reimos mucho y tb me confeso que cuando le di el hechizo leyo mi diario de vida.
    Amo mi hermana hasta el tuetanoooooo

  18. Tengo un año de diferencia con mi hermano y lo pase muy bien con el durante mi infancia. Éramos súper buenos! Un juego típico de nosotros era jugar a los cumpleaños, nos envolvíamos regalos y nuestras piezas eran nuestras casas, se lee fome pero lo pasábamos tan bien!
    Agradezco a mis papas por haber sido valientes ( o irresponsables) y haber tenido 3 hermanos más con quienes jugar

  19. Mi hermano y yo tenemos una relación muy particular, nos llevamos por 5 años, yo soy la mayor, pero en ocasiones el es mas maduro que yo, lo amo como a nadie y sabemos que pase lo que pase siempre nos vamos a tener el uno al otro. Me encantaría poder regalarle este libro porque nosotros tenemos un profundo amor por la lectura, es de las pocas cosas que tenemos en común

  20. Somos 3 hermanos y soy la mayor sigue mi hermana y finalmente mi hermano el conchito, hay miles y miles de anécdotas entre los 3, como somos impar siempre hacíamos complot de a dos contra el tercero y terminábamos peliando los 3, nos tratábamos pésimo, nos garabateabamos, nos tirabamos cosas y terminábamos llorando, pero jamás estuvimos peliados por mas de 1 día, hoy ya todos adultos y con sus familias somos más unidos que nunca y si por algo llegamos a peliar no pasa mucho para que volvamos a hablarnos. Entre las anécdotas hay una muy divertida, siempre nos gustó cantar y lo havíamos en canon, partía uno cantando entremedio de metía el otro y asi seguíamos con la canción, pero lo mas chistoso era que las canciones las inventábamos nosotros y eran puras hordinarieses, garabatos y cochinadas entremedio, recuerdo una que no voy a repetir porque es muy ordinaria que nos pusimos a cantar en canon a grito pelao hasta que llegó mi mamá y nos cascó a los 3 por ordinarios! que cómo se nos ocurría cantar eso a grito pelao y que nos podían escuchar los vecinos, que acaso no tenìamos educación y blablabla, nos matábamos de la risa! Tambiñen hacíamos videos para videoloco usando a nuestros perros como conejillos de indias para que se mandaran a lguna embarrada y quedara filmado, recuerdo haber enviado miles de videos al canal, y salieron como 2 veces al aire!! Lo pasé muy bien y lo seguimos pasando bien cada vez que nos acordamos!!

Dejar una respuesta