Desayunar con sobras del día anterior

770

image
por lucy

La Navidad y los cumpleaños son por excelencia la víspera de un desayuno dulce y contundente, y esa consecuencia a veces es incluso mejor que la comida o celebración misma.

Me encanta tomar desayuno, todos los días me tomo el tiempo de tostar un pancito y moler palta, y estos días post celebración a ese ritual agrego un trozo de torta o postre que sobró de la noche anterior.

Es algo que uno podría hacer todos los días (comprando cosas dulces para tener al desayuno), pero además de excesivo, creo que es mucho más especial saber que existen ese par de ocasiones al año donde puedes darte el gusto y sin mayor esfuerzo, ya que sencillamente estás aprovechando las sobras. En el fondo es una obligación, para no tener que botar comida 😉

Cuando se trata del cumpleaños y hay algo de caña o cuando hubo carne en la cena navideña, mejor todavía es convertir el desayuno en un brunch y el pan tostado en un sándwich más contundente. Y si hay mucha suerte, quizás hasta quede para la once.

5 COMENTARIOS

  1. Por experiencias en viajes y satisfaciendo el deseo de incluir comida más sana el desayuno, varias veces me encuentro reciclando comida del día anterior. Tortillas, ensaladas, carnes.
    Ha sido lo mejor para tener una nutrición completa sin recurrir a pastillas y tener que limitar toda la variedad de alimentos al almuerzo.
    El pancito y las preparaciones con frutas o avenas son ricas, pero aburridas para todos los días.
    Lo malo…sufro con las cartas del desayuno en los restoranes.

  2. Creo que solo me acuesto con una sonrisa gigante (y despierto igual) si lo que quedó es torta de manjar con crema pastelera y milhojas…. ooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooo

  3. amo el almuerzayuno!! es nada de sano, en mi caso al menos, pero ese dia despues de navidad está todo taan calmo y dormilón que creo que a nadie le importa

Dejar una respuesta