La experiencia de ver a The New Pornographers en vivo

166

tnp
por @powertefi

Nunca había ido a un concierto en el primer mundo, sólo a festivales, y el otro día perdí mi virginidad en el concierto de The New Pornographers en el Hammerstein Ballroom en New York. Por si alguien no los conoce, son una banda indie canadiense con temas como Mass Romantic y The Laws Have Changed, y hace poco sacaron su nuevo disco con el tremendo single que es War on the East Coast.

Llegamos al lugar y había una tremenda fila; pensamos que no iba a haber mucha gente, pero nos equivocamos. Mucho adulto joven y cuarentones, perdí una apuesta porque dije que eran gusto de jóvenes.

Teloneaba una banda llamada The Pains of Being Pure at Heart, conocidos por su single Heart in your Heartbrake, que sonó en las radios hace algunos años. Nos los pescaron mucho la verdad, pero después vi a la chica que canta, me tomé una foto con ella y le di un beso, como lo hacemos en Chile, pero se me olvidó que en el primer mundo no se besa a la gente extraña y me miró raro, pero respondió el beso amablemente.

Media hora más tarde apagaron las luces y comenzó el show que había esperado varios años, nunca pensé verlos en vivo.

El setlist estuvo increíble, mezclando todos sus discos. Hubo algunos problemas técnicos de acople, pero nada que opacara las canciones de esta banda, en la que si bien el líder es Carl Newman, existen 3 vocalistas más, la conocida Neko Case (solista canadiense), Kathryn Calder (sobrina de Newman y solista), y Daniel Bejar (destroyer, swan lake) quien actuaba como vocalista líbero ya que entraba al escenario a cantar sus canciones y luego se iba.

El público fue mas bien tranquilo, aunque en las últimas 6 canciones la gente se soltó más y comenzó a bailar.

Neko Case agarró a chuchadas a un asistente por apuntarla con su luz en la cara (“stop putting your fucking light on my face or i Will go there And beat your fucking ass”) dejando ver su esencia punk.

Se levantó el setlist cuando tocaron Laws have Changed, pero no logré escuchar al público coreando ninguna canción… ¿los gringos serán muy fomes o nosotros muy prendidos?

Fue un concierto redondo, casi dos horas con todos sus hits y un gran final con Slow Descent into Alcoholism, con el público bailando y feliz.

Comentario aparte es que Carl Newman y Neko Case son colorines, y habrá sido coincidencia pero un tercio del público era colorín, y yo que amo los colorines estaba sorprendida. Terminó el show, mucha gente comprando poleras y souvenirs de la banda, y a tomar el metro camino al hogar.

Dejar una respuesta