La maldita ansiedad de querer un “verano sin polera”

2631

image
por cachorra

En el colegio contábamos calorías con mis compañeras, vivíamos haciendo dieta y soñábamos con hacernos diversas operaciones (yo estaba obsesionada con operarme la nariz, por ejemplo). Al almuerzo comíamos sólo ensalada y la gracia era siempre dejar un poco en el plato. A pesar de que desde chica había tenido tendencias depresivas y obsesivas, esto nunca me pareció un problema, pensaba que mientras no mintiera ni tratara de engañar para no comer, estaba ok.

Entré a la universidad y todo cambió positivamente, me encontré con un grupo de gente más parecida a mí y las cosas empezaron a salir bien. Pero dejé de comer. De a poco. Iba eliminando cosas que no me gustaban, y terminé tomándome solo un café, o unas galletas de soda para no pasar la vergüenza de desmayarme. Sentirme fatigada y en control se sentía increíble. Según yo todavía no estaba engañando a nadie, hasta que una vez con una amiga fuimos al mall y yo le dije que no pasáramos por el patio de comida que me lo iba a querer comer todo, en broma, me agarró fuerte del brazo y me dijo que parara de mentir, que siempre decía que tenía hambre pero que no comía nada. Era verdad. Había logrado convencer a todos que yo vivía con hambre y que comía como bestia cuando no estaba comiendo nada.

Eventualmente me llevaron a un siquiatra porque tenía problemas para dormir, cuando le conté sobre mis hábitos, no solo se sorprendió porque llevaba sin dormir meses (según yo, yo dormía, pero no llegaba a un estado reparador), si no que claramente tenía una conducta problemática con la comida. Me derivó a una doctora que veía temas de desórdenes alimenticios y me recetaron un montón de medicamentos.

A pesar de que bajé bastante de peso, no llegué a estar absolutamente desnutrida, pero lo que sí se dañó fue mi cerebro. Pasé una semana en cama sin entender lo que me hablaban y sin poder subir escaleras. A la vuelta a la universidad había desarrollado un inminente déficit atencional que no me permitía estar más de 20 minutos en una clase sin tener que salir a darme vueltas. Mis defensas estaban en el suelo y ese año me agarré todas las enfermedades que circularon. Reprobé ramos y llegué a entrar en causal de eliminación.

Tuve la suerte de tener padres que me apoyaron no solo sicológicamente si no también financieramente (porque todo es increíblemente caro), y a los años me recuperé.

¿Mi punto? Las dietas son peligrosas. Es cierto que caer en un desorden alimenticio que incluye angustia y ansiedad no es lo frecuente, pero ¿por qué la obsesión con las dietas? Dejemos las dietas para temas de salud y que mientras las tengamos bajo control para sentirse mejor con uno mismo.

Yo entiendo que cuidarse y hacer cosas para uno realmente te puede acompañar y subir la autoestima (conozco chicas que con ponerse implantes lograron sentirse seguras de sí mismas), pero pido por favor que tengan cuidado. Lo digo por experiencia, por haberlo pasado pésimo, por tener secuelas que han durado años, todo por “un verano sin polera”.

Es particularmente ahora que quería escribir este post, porque con la llegada de la ropa suelta veraniega es que se cae en dietas meteóricas que pueden dañarte. Es cien mil veces más bacán tener el cerebro nutrido y pasarlo bien que volverse loca por ser flaca. Hoy puedo decir que me encanta comer cosas saludables y desbandarme con dulces y pizza, y a pesar de que nunca he sido fan de mis piernas, uso todas las faldas cortas que se me antojen porque son bellas.

49 COMENTARIOS

  1. Nunca he hecho dieta y tampoco pienso hacerlo. Comer sano y también “darse un gusto” de vez en cuando, hacer ejercicio y llevar una vida más menos activa es la receta 🙂

  2. que triste la historia
    es cuatico como todo empieza por pequeñas decisiones que uno toma cuando niña

    éxito a todas las que estén pasando por esto
    que logren recuperarse y ser sanas de cuerpo y mente
    obvio no es simple, el sedentarismo en chile es abismante y las dietas solas no ayudan a ser flaca, aparte de que sirve si el cuerpo no respira , no se ejercita y no se protege contra los depósitos en las arterias, etc
    también va para las que fuman

    cuídense chiquillas y después de la dieta, el ejercicio … como otra recomendación para ser sanas: pónganse bloqueador, vacúnense y vayan al medico
    de verdad que puede que la industria de las farmacias y laboratorios sea toda una mafia con los precios etc
    aprovechen el descubrimiento de los conocimientos médicos que personas se sacaron la cresta en descubrir y los laboratorios se dignaron a vender para el bien de nosotros

    • de acuerdo en casi todo menos en lo de vacunarse!! si agregaria para estar sana hacerse los examenes preventivos, el pap y las mamografías cuando es el momento…

  3. te felicito por haber sido lo bastante valiente como para asumir tu problema y no haber rechazado la ayuda que te proporciono tu familia y mas secanos.
    es muy triste ver como hay jóvenes que se empeñan por bajar de paso cuando realmente no lo necesitan y hacen de todo para lograrlo y no ven las consecuencias a futuro que son físicas y mentales.
    Saludos y espero que estés muy bien.

  4. Excelente escrito y publicado en el mejor momento, nada de lo que diga podria aportar, ojala mas mujeres en especial tomen consciencia de lo autodestructivo de su busqueda implacable por ser flacas. Ademas no se si lo hacen por competir con otras mujeres por quien es la mas flaca o si creen que todos los hombres les gustan las anorexicas, sea cual sea el motivo es errado y se debe entender cual es la motivacion para parar eso.

  5. trabajo en un mundo de flacas y aunque caminando por la calle nadie dirá “que gorda es ella” me veo gordita en mi vida diaria; una vez fui a una nutriologa (no confundir con nutricionista) derechamente para pedirle pastillas para bajar de peso y después de medirme el IMC con esa formula ultra retrograda de estatura/peso2 me dijo que estaba bien y que no me veía gorda así que no me daría (ella estaba notablemente subida de peso por lo que bajo sus parámetros obviamente no me vería gorda a mi) por qué digo esto; porque es muy distinto pesar 60 kilos con un % de grasa mínimo a pesar esos mismos 60 con un 30% de grasa en el cuerpo..es muuuuyyy distinto, hay que preocuparse desde el punto de vista de la salud y lo estético aparecerá solo y ojo con esos “especialistas” que usan referencias de los años 50.

    • Cami te cuento que ese “calculo de los años 50” sigue siendo validado por la OMS hasta HOY para comenzar la evaluacion general del estado nutricional de un paciente. Por supuesto que luego de hacer esa primera aproximacion existen otras herramientas que los nutriolologos usamos en ciertos casos y en forma racional. No le voy a pedir a todos un DEXA, seria una locura! Quizas la doctora que te atendio se preocupo de tu interes por pastillas y por eso te dijo que estabas bien, no quiso indagar mas, me suena mas a un problema de como enfocó sus aprensiones, a que no supiera hacer su pega…
      Yo siempre le recomiendo a mis pacientes buscar en el registro nacional de prestadores de salud a los medicos que los tratan, y averiguar bien que estudiaron, donde etc, para que se atiendan tranquilos y tengan confianza en lo que hace el especialista.

      Sobre el tema, terribles son los trastornos alimentarios, felicito a la chica que logro salir adelante porque siempre es muy dificil y lleva años, siempre hay que estar alerta porque ante el minimo distres emocional puede haber una exacerbacion.

      Y para las que quieran bajar, asesorense con un profesional, usen todos los apoyos de apps que existen (yo les recom a mis una q se llama horrible pero es excelente para llevar registro de lo ingerido y de la actividad fisica… Se llama “fat secret”, funciona con comidas chilenas, y muestra no solo calorias, que estan cada vez mas obsoletas, sino tambien gr de proteina, grasa, etx.)
      Pucha me alargué! Este este tema da para largo, podría escribirles varios posts sobre esto jajaja

      Un abrazo grande y trátense bien!!!

  6. En mi caso particular……….. llegue a vivir 3 años en Buenos Aires de Argentina. Llegue rellenita a buenos aires pesando 59 kilos (mido 1,65). Y allá comía lo mismo que en chile: pan, tomaba chela, fideos, empanadas, toblerone (el chocolate rico universal) y para de contar.
    Y adelgaze 8 kilos………. Se me notaban un poco mas las costillas, la cara se me empezó a ver mucho mas contorneada…… y los brazos se me veian flaquitos y bonitos……… La verdad que me cuestioné el por qué estaba adelgazando tanto en Buenos Aires si comia lo mismo que en Chile……. Empezé a de deducir que es porque el pan de Argentina es agua y harina……. y nada más……………. O que la comida de Argentina no es tan sabrosa como la de Chile, No tienen variedad de snack……. ni de chocolates ricoss……………..No tienen variedad de bebidas….. No hay manjarate etc……………..por tanto te terminas de obsesionar con la comida rica. Pero la verdad es que alla tambien se camina mucho y se hace mucho ejercicio………………. Asique la tecnica para adelgazar chicas… es mitad ejercicio y mitad comer piola…….asi de lindo y equilibrado…..
    PD: Hoy estoy en Chile llegue hace 9 meses y peso 60 jajajajajajajaja. En verdad creo que a la comida chilena le echan hormonas de chancho o alguna wea es muy raro….bueno tambien estoy toda una sedentaria…………besos

      • Depende de la contextura, yo soy super pesada y soy baja y hay veces q me veo más “delgada” que alguien del mismo peso y más alta incluso, o digo cuanto peso y me dicen mentira, te ves de mucho menos. Cada cuerpo es distinto.

    • “O que la comida de Argentina no es tan sabrosa como la de Chile”

      A pesar de que no soy chilena, la comida acá me gusta, pero esta afirmación es blasfemia. De Argentina lo que lejos me impactó más fue la comida tan rica que tienen (pizza, pastas, helados artesanales, chocolates, café, jamón crudo y un largo etcétera). 😀

    • tienes toda la razón 6 meses en Inglaterra y pesaba 48 kilos (llegue en 54 sin hacer nada para ello) y ahora en estado de obesidad peso 58 :/ por mas que me cuido, hago ejercicio y masajes reductivos (si todo eso a la vez) y no hay caso :/

    • y yo que me creia la raja porque mido 1,60 y con mucho esfuerzo peso 59 ajajajajaja
      bueno… la dura encuentro q no es de nada rellenita lo q dijiste pesar para la altura…

    • ¿Rellenita? con 1.65 y 59 k. estabas dentro de tu peso normal, tu IMC era de 21.67. Cuando bajaste estabas con infrapeso, un IMC de 18.3 (peso normal es desde 18.5). Ahora estás en un súper buen peso, tu IMC es de 22.04.
      Creo que es importante creerle a eso más que a la balanza.
      Nos muestran como saludables a modelos que tienen IMC de 16.00. Ahora recién las pasarelas en Madrid Fashion’s week pusieron un requisito: que las modelos tengan un IMC de por lo menos 18.00.
      Hay que cambiar la óptica.

      • puucha, había escrito un comentario y no apareció. La formula del IMC es para personas “normales” (no es valida para deportistas o personas con algún problema hormonal por ejemplo) y tiene un margen super grande, el rango entre 18.5 y 22 es bastante y hay una y según esta formula todo estaría bien..creo que lo mas optimo es una medición antropomorfica sacando % de grasa % muscular, etc. Por mi parte soy una contraria al IMC, a mi parecer esa formula es obsoleta

        • Sii, yo siempre fui flacuchenta (no me gustaba porque no tenía poto ni pechugas, nunca se está conforme) y me carga hacer deporte, como era flaca, nunca fue tema.
          Ahora que tengo 26 me pesa, a los 23 mi cuerpo empezó a acumular grasa de floja, la típica guata de pan, y aunque sigo pesando poco 51-51 y mido 1,57, mi % de grasa es alto.
          Sé que haciendo ejercicio tonificaría y chao “poncherita” pero realmente me cuesta tener voluntad para hacer ejercicio, sé que me hace super bien y cuando hacía pilates tenía más energía, me sentía mejor, etc Pero pu*a que cuesta hacerse el ánimo para salir de la cama! :/

          • perdón 51-52 kg (siempre estaba en lo más bajo de la curva del peso normal según edad, así que es normal, de verdad no me veo raquítica)
            según yo mis caderas están en plena etapa fértil acumulando grasa y “pidiendo hijos” (es hueveo, no sean graves) así que aunque no haga una dieta estricta, sí he tenido que bajar los dulces y cosas chanchas cuando baja la ansiedad, especialmente en las noches.

    • Oye! Yo también mido 1,65 y actualmente peso aprox 58-59 kg, y no me siento rellenita. En la media y los primeros años de U tuve anorexia y llegue a pesar 42 kg, y como cuenta el post es una experiencia súper mala, estaba triste y enojada todo el tiempo porque tenía hambre y no me dejaba comer. Ahora lo tengo superado, como normal y eso sí estoy haciendo ejercicio, y creo que estoy en mi mejor momento 😉

  7. Ay, este es mi tema. Yo de cabra chica siempre era la niña gordita del curso, lo que en todo caso no era mucho decir, porque todas mis compañeritas eran flacas como un palo. Igual producto de esta situación pasé toda mi adolescencia profundamente acomplejada y queriendo adelgazar. Vivía en constante “dieta”: de lunes a miércoles comía la nada misma y anotaba en una libreta hasta los chicles que masticaba. Si anotaba muchas cosas, me sentía mal conmigo misma. Generalmente los jueves mis dietas empezaban a guatear y ya los fines de semana comía como loca, porque claro, tenía que aprovechar antes de que el lunes empezara la nueva y ahora verdadera dieta. Lo único que sacaba con toda esta cuática era angustiarme y engordar, de modo que mi gordura imaginada se transformó a ratos en gordura real. Antes de salir del colegio estaba tan frustrada con esta situación que pensé: ahora sí que sí haré una dieta for real. Y vaya que lo logré. Me mega obsesioné con la comida, contabilizaba todo lo que comía y me ponía súper contenta si lograba saltarme el desayuno o la once. Hacía deporte como condenada. A veces salía a trotar y a la vuelta pensé: hmmm, igual era solo media hora, mejor será que vaya adicionalmente al gimnasio. Cuando no alcanzaba a hacer deporte, me imaginaba todas estas miles de calorías acumuladas en mi estómago que se transformarían de inmediato en grasa. En algo así como medio año perdí unos 20 kilos. Como soy curvilínea, nunca me veía desnutrida, aunque ahora que veo fotos de ese tiempo, tengo unos bracitos igual terroríficamente flacos. Pero nadie me decía nada, todo lo contrario, era todo piropo y admiración por mi fuerza de voluntad. Creo que nunca alcancé un peso que encontré “ideal”, pero de todos modos paré de adelgazar el día que me di cuenta que no solo adelgazaba donde yo quería, sino que de repente tenía que comprar sostenes copa B en vez de C. También me asustaba que empecé a sentirme permanentemente cansada y sin fuerza. Igual ni cagando quería engordar nuevamente y como ya andaba tantos meses haciendo dieta, terminé agotada de tener que cuidarme siempre y empecé con episodios bulímicos. Era también una manera de ocultar lo poco que me había acostumbrado a comer. A veces para que mi familia no se diera cuenta que no tomaba once, me preparé un pancito con todo cariño y luego me lo llevé a la pieza y lo boté a la basura. Pero claro que en cenas familiares no podía hacer esto, así que fue después de un asado familiar que vomité por primera vez. Creo que estuve así unos dos años sin que nunca nadie se diera cuenta, ni siquiera yo misma, porque según yo no era realmente bulímica, porque no vomitaba todos los días, sino entre una vez a la semana y una vez al mes. Era como un ritual mega enfermo que tenía conmigo mismo, un día que estaba sola en la casa, iba al súper y compraba caleta de comida, onda, una pizza entera, una caja de helado, un chocolate, comía todas estas cuestiones viendo tele, luego vomité y después me culpaba un rato por lo enfermo que era todo esto y me juraba que no lo iba a hacer más. Una vez incluso vomitamos junto con una amiga, porque habíamos comido mucho y como las dos éramos secretamente bulímicas (nunca lo hablamos, pero es lo que creo yo), después del almuerzo nos quejamos mil horas de que habíamos comido caleta y que nos dolía la guata y que lo más razonable que podíamos hacer era vomitar para “volver a sentirnos mejor”. Y así lo hicimos, haciendo turno para ocupar el baño. Ya después en la U, mi vida poco a poco cambió pa mejor, hice amigos, pololeaba, dejé de ser una niña solitaria y triste y en algún momento ya no necesitaba la bulimia y no lo hice nunca más. Pero quedé con este rechazo a las dietas, sabiendo de primera mano que o no funcionan o que funcionan demasiado bien. Claro que soy un caso extremo, pero tristemente en mis círculos de amistades abundaban las chicas con experiencias similares. Ahora me cuestiono lo raro que es que como sociedad fomentamos estas conductas, que si bien evidentemente no conduce a todas las mujeres a trastornos alimentarios, hace que chicas que sí los tengan pasan piola o incluso sus amigas y familiares las celebran por ser tan consecuentes con su dieta. Hace poco mi mamá me dijo: “¿Te acordai cuando estabas tan flaca cuando chica? Igual te veías bien.” – “Mamá, era bulímica.” – “Pero cómo, si esto es imposible, yo me habría dado cuenta.” Gracias por la conversación mamá.

    • te comprendo, es fuerte por una parte eso de como dice la chica de arriba q uno cree q no está enferma, como que está webiando no más, q si estai enferma entonces vomitariai todos los dias o no comerias nada, pero uno si estaba enfermo! no es necesario pesar 20 kilos y ser como los casos de niñitas anorexicas de la tele pa tener un problema. en el minuto q la huea es rollo hay q pedir ayuda.

      y puta leo lo de la conversacion cn tu mama y me duele, es horrible cuando las mamas no te creen, yo una vez bajé de peso un monton y el comentario fue: quizas tienes hipertiroidismo. como si no fuese capaz en mi existencia de dejar de comer.

      fuerte.
      pero se logra y se supera
      ojala hoy estés feliz y tranquila

    • Uf tristemente cierto, yo tambien era gordita de chica, las otras niñas me hacían bullying y tenia q escuchar opiniones de profesoras sobre como debía bajar de peso antes de la adolescencia, cuando tenia 15 estuve super mal emocionalmente y mentalmente, empece a comer super poquito, comía “de todo” pero en proporciones microscópicas, baje como 12 kilos y fui alabada por todos, “que linda te vez”, “estas regia!”, y mi mamá le contaba a todos de forma orgullosa lo flaca que estaba, un par de años despues la ansiedad de la situación me sobrepaso y engorde como 20 kilos, que más tarde logre bajar (ahora tengo un peso normal) con ejercicio y tratando de comer más sano, lo triste es que creo que siempre odiare mi cuerpo, aunque trate de esforzarme y no andar ocultando me detras de chalecos en pleno verano, siempre estará la gordita que se sentía la niña más fea del curso, ahí en mi cabeza diciéndome “pero si bajas un poco de peso?”…

      Por ultimo quiero decir que este artículo es un muy buen aporte, siempre se habla de la salud, de ser feliz, de la aceptación… Pero la sociedad esta realmente trastornada con los cuerpos “perfectos” .

      • Si una profesora insta a la anorexia a una niña en plena adolescencia y etapa final de crecimiento deberian expulsarla de una. Una niña a esa edad si no come bien puede quedar con daños de por vida en cuanto a fertilidad, ademas de quedar pequeña, obvio si no comes como pretendes crecer. Encuentro que en Chile se trivializa demasiado algo super grave y ante tanta “epidemia” de anorexia lo correcto por el minsal y el mineduc seria tener un plan en paralelo a las clases de educacion sexual.

      • Sólo aportar que como mamá de una niña de 5 años debo tener mucho cuidado sobre como hablo con mi hija, como la trato y que cosas valoro de ella. Gracias chiquillas

  8. Wuaaaaaaaaaaaa toda mi vida fui un palo 1.55 – 40 kilos … hasta que a los 23 mas o menos empecé a engordar y ahora voy en 58 (salvo unos meses que volvi a pesar 48 kilos, pero subí en dos segundos, como dije baje cuando viví en otro país no se habrá sido) no asumo mi gordura y hago de todo para volver a ser como era y no hay caso … depresioón. Además que ovbio todos me dicen “tan flaquita que eras” “todo te quedaba tan bien”, y ojo hasta mi mamá lo dice y lo piensa

    • Me pasa lo mismo que La Negra, siempre fui flaca, de chiquita papá me decía la flaca Olivia (la novia de Popeye) y nunca fue tema que comía y que no. Cuando estaba en la adolescencia fui una ecologista con muchas ilusiones, trataba de comer todo orgánico, tenía mi huertita, mucho camping, aire libre y ejercicio, además de estar delgada estaba en buen estado físico. Hace unos años atrás, a eso de cumplir 30 y estar enamorada, feliz en pareja engordé, y no me di cuenta hasta que viajé a ver a mis padres y mi papá!!, jejje, me dijo “adelgaza que no te ves bien”, sentí mucha bronca! la panza en los hombres es graciosa, es de asaditos, buen vivir, pero si una se ve de una manera y todos tienen el concepto de que eres delgada y dejas de serlo, es fuerte en las minas, me molesté con mi papá, pero entendí que me lo dijo con la mejor intención solo que no tuvo tacto.
      Mi problema fue que engordé por comer de más en situaciones sociales, much aentrada y plato, postre, alcohol que suma calorías y solo hacía un poquito de yoga. Ahora estoy en mi peso, como muy sano, muy poca carne roja y de aves, trato de evitar el azúcar refinada y hago ejercicio, pero comprendo a las mujeres que les acompleja engordar, porque cuando te dicen que engordaste de alguna manera te juzgan.

      • Me llama la atención la cantidad de mujeres tan lapidarias con sus cuerpos o con los de las demás mujeres y tan misericordiosas con las falencias físicas de los hombres. “La panza de los hombres es graciosa, es de asaditos, buen vivir”. La panza de los hombres es asquerosa y denota una falta de disciplina y auto cariño increíble. El guataca puede estar rebosando de grasa por todos lados y aún así se jura mino porque según él “a mi gordita le gustan mis rollitos”.
        Eso habla de mujeres que miran a sus parejas más allá de los atributos físicos – o la falta de ellos – lo que es muy bello. Ahora bien, sería lindo que también mostraran la misma consideración entre ustedes y no denostaran sus propios cuerpos y los de las demás.
        De algún modo, queridas mías, son todas DIOSAS. . Que no les cuenten cuentos.

        • Espero entendieras que yo también afirmo que es injusto, ya que yo tenía pancita pero no era tan graciosa según mi papá, te lo aclaro porque lo que menos quiero es que algo que a mí me molestó haga que alguien se sienta mal.
          Una mujer con 7-10 kilos de más no es algo impensado, se te crean los michelines, y engordas en partes según tu genética, pero deberían ayudar en el proceso de volver al peso en vez de hacer sentir mal por tomar malas decisiones alimentarias y de vida. Es por eso que si uno no lo resuelve le pasa esos miedos y prejuicios a los hijos.

  9. Muy valiente el testimonio.
    Chicas, tenemos que dejar de ser tan duras con nosotras mismas. Una cosa es estar sana, saludable, y otra muy distinta es ser flaca a la fuerza, con todo el daño a la salud física y mental que nos produce esa imagen de la modelo anoréxica. Todo cuerpo sano es bello, no tiene porqué ser delgadísimo para serlo, simplemente mantener un peso NORMAL (IMC de 19 a 24.9), para, más que ser hermoso, sentirse bien.
    ¡ Lo importante de comer sano y hacer ejercicio es sentirse bien! ¡Lo importante es sentirnos cómodas en nuestra propia piel! ES NUESTRO CUERPO, NO DE LOS POLOLOS, NI DE LA FAMILIA, NI DE LOS AMIGOS O CONOCIDOS. Sólo nosotras podemos entender lo que pasa dentro de nosotras, y querernos. Querernos mucho.
    Me duele leer opiniones de chicas que al borde del bajo peso consideran que están gordas. La meta debería ser estar nutridas, tener todas las vitaminas, minerales y micronutrientes necesarios, mantenerse libres de enfermedades arteriales o cardíacas o lesiones articulatorias por el sobrepeso. Esa ha de ser la meta, ser sanas para poder VIVIR la vida, y eso incluye comerse una pizza o un pedazo de torta de vez en cuando o tomarse una chela para compartir y estar con los otros.
    Eso.
    Espero no ofender a nadie.
    (Como aclaratoria: he estado en mi peso normal y con sobrepeso, he pasado por períodos de chanchería extrema e intentos de dieta. Cuando más feliz he estado es cuando me he puesto a mover mi cuerpo por gusto y eso me activa. Me funcionó bailar, me funciona entrenarme, pero fui muy floja hasta hace poco.)

  10. Nunca me he visto y sentido más linda que cuando pesaba 40 kilos (mido 1,60) y tampoco nunca he vuelto a sentirme tan triste y sola por la dieta anoréxica que llevaba, aunque en mi casa todos me ponían el grito en el cielo, de “mis amigas” del colegio ninguna se dio cuenta, solo me decían lo bien que ahora me veía (por fin entraba al club de las minas “mirables”).
    En 3 años recuperé mi peso inicial (54 k) y 20 kilos más, para mi graduación estaba super gorda y solo quería esconderme en un agujero por el resto de mi vida. Desde entonces sigo teniendo una relación de odio y resignación con mi cuerpo y la comida, a veces hasta me gusta un poco y me acepto tal como soy, mi conclusión: ojalá nunca hubiese hecho dieta, por todo el dolor físico y emocional que causa, y por el subidón extremo de peso.

    • Es demasiado delgada las que escriben que estaban bien con 1,60 y 40 kilos, se ven demacradas las minas asi, lo digo porque mido 1,56 y cuando peso entre 50-53 me veo regia, en mi juventud cagada de hambre en la Universidad (no por dieta sino para ahorrar plata para comprar materiales y que no webearan tanto mis papas) pesaba 45 y veo las fotos y parezo refugiada de alguna guerra, mal!!, asi mismo hace unos años casi se muere mi esposo y estuvo 2 meses hospitalizado, por el stress yo cacho baje entre 45-48 y denuevo, estaba como look depre, no es bonito, quizas no tener los rollos de la guata lo eran, pero esa cara de desgaste y cansancio constante no lo son…ahora camino harto, hago yoga cuando puedo, estare con mi pequeña wata y pasada un par de kilos -que se que no se notan tanto- pero filo, tambien hay que entender que a los 25 no puedes tratar de tener el cuerpo de los 15, asi como a los 35 no puedes tratar de tener el cuerpo de los 20’s eternos ..no es sano. Ahora que voy pa’ karollos 38, casi todos me dicen ”estas bonita porque te mantienes delgada”, ugh para mi no es gracia, ya que despues de mi ultimo hijo quede con diabetes y hacer dieta de por vida obligada es horrible, una vida sin azucar y nadita de cosas ricas para comer (ni cosas chanchitas saladas), soy re buena pa’l diente, sufro!!, quiero puro comerme todos los postres!!!. Se que la vida sana esta bien y ahora lo asumo, pero les juro que me gustaria comer helado asi sin mas cuando hace calor (los sin azucar son tan malos!!, no existen para mi).

      • Cuando chica siempre fui la que estaba un poco mas rellenita que el resto, que eran flaquisimos (pre-fast food), a los 15 lo único que quería era encajar, aunque comiera una manzana al día y me costara hasta pensar.

        Después siempre ha sido un tema el peso y la comida porque mi metabolismo quedó echo mierda, ahora trato de alimentarme sanamente y controlar los antojos, tengo el peso que tenía cuando empecé mi primera dieta, aunque tengo que ser muy disciplinada con lo que como, nada de fast food y lo menos que pueda de dulces.

        Es muy triste e injusto que se juzgue tanto a las niñas/mujeres, si estas gorda, si no eres tan mina, sobre todo cuando eres adolescente

      • Encuentro super errado ese comentario de que la gente muy delgada parece demacrada. Siento que es la misma mirada despectiva que le das a la gente más “rellenita”.

  11. Excelente post, creo que siempre es bueno compartir las experiencias de cada una. Una de mis mejores amigas es como tu, la pobre ha pasado por todas las dietas y casi se echa la carrera en época universitaria, ella disfruta viendo comer a los demás.
    Yo en cambio, soy re buena para el diente, no soy gorda (ahora) pero he pasado por diversos períodos en que he subido y he bajado, pero nunca, nunca, he hecho una dieta. la veces que he bajado y después subido es por el hipotiroidismo. El año pasado también bajé mucho, porque me casé y de puros nervios bajé como 8 kilos. Ahora he recuperado algunos y me siento bien, me veo bien, pero lamentablemente tengo el IMC alto 🙁 estoy haciendo ejercicio para remediarlo, me alimento saludable, pero como soy humana, los fines de semana me como algo medio chancho. Mi problema es básicamente con la comida, no puedo dejar de comer, me encanta, lo disfruto y por eso siempre he tratado de hacer ejercicio, para no estar gorda, pero igual tengo harta grasa.
    Cada cuerpo es un misterio y funciona de manera distinta

  12. y por que un verano sin polera en vez de “una vida teniendo un peso e indices saludables”?
    yo encuentro que suena ultimo de hueco decir eso del verano sin polera, porque si se trata de verse bien debería ser todo el año. pero lo mas importante verse y sentirse saludable!

  13. Chuta…yo también me incluyo en el tema. Fui la gordita del curso hasta como 7mo básico. Igual me molestaban harto, uno sufre y te sientes muuuy fea. Además, mi mamá siempre me repetía que “nadie quería a las gordas ” (que fuerte) y comentarios así. ..lo peor era comprarse ropa y que nada de la sección infantil te quedara bueno… y mi mamá me retaba por eso. Así, a los 12 años partí una dieta en que elimine todos los dulces, las bebidas, las papas el arroz, etc. Y como soy muy disciplinada, bajé como 10 kilos, eso sin contar que entremedio pegué el estirón y bajé aún más! ! Todos te felicitan y te dicen cosas lindas. Pero uno queda con la gordita en la mente y hasta el día de hoy encuentro que no soy bonita y me visto escondiendo mi figura. Siempre, siempre me encuentro gorda y me gustaría bajar más, pero mi metabolismo como que ya no me lo permite.
    En fin, supongo que será algo con lo que tendré que lidiar toda mi vida.

  14. Hay que ser bien ingenua de pensar que en 2 o 3 meses bajarás los kilos acumulados en años. Hace un año decidí cambiar de hábitos, sin ansiedades ni metas inalcanzables. Full deporte y alimentación equilibrada. Me siento mucho mejor!!
    :)))

  15. El tema también me toca, cuando entré a la media era rellena como todas las q cuentan, me acuerdo perfecto que fue lo que me hizo dejar de comer, teníamos que bailar pascuense y obviamente me daba pudor y una compañera dijo “y qué? tú no quieres bailar porque eres la única gorda del grupo” me fui todo el camino a mi casa pensando que tenía dos semanas para bajar y dejé de comer de todo y estaba muy enojada conmigo también por ser “gorda”. Mi mamá trabajaba, nos cuidaba una tía, iba al colegio en la tarde, me levantaba tarde así que me saltaba el desayuno, la tía me daba el almuerzo, lo comía y partía al baño y lo vomitaba todo, que no quedara nada. En el colegio no comí nada! en todo ese tiempo, pasaba piola con un paquete individual de galletas al día y sería, llegó la fecha del baile y había funcionado, bajé y me veía bien. Pero me quedó gustando el asunto de sentir hambre y poder decirme “no tienes hambre, no tienes hambre” y no comía, aunque me sonaba el estómago de hambre, no comía, me decía a mi misma que mi mente era más fuerte que mi estómago. Los fines de semana comíamos en familia, pero como no comía mucha carne, comía lo demás no más y mis papás felices de que estuviera bajando de peso, pero me lo pasé vomitando y evitando la comida mucho tiempo, era feliz cuando veía que tenía algo de espacio entre las piernas o si ponía los brazos pegados al cuerpo se veía un espacio entre mi cintura y los brazos, amaba mi sombra, me encantaba en las mañanas sentir el espacio del estómago hundido, con el tiempo me empezaba a imaginar bichos en la comida y eso me daba mucho asco y se me quitaban las ganas. Lo malo es que me lo pasaba con mareos, se me daba vuelta la sala completa de clases y tenía que quedarme con la cabeza baja un rato hasta q se me pasara. La que era mi amiga en ese tiempo me acusó en una reunión con mi mamá, que no comía y que siempre estaba mareada, me llevaron al doctor y tenía como principio de anemia, pero como estaba bien en peso para ellos no le vieron nada malo, sólo me dieron una dieta y ya saben que hacía con la comida. Al final se me quitó solo, con el tiempo empecé a comer normal, vomitaba cuando tenía culpa por haber comido mucho no más y obviamente volví a subir de peso. Ya no me funcionaba eso de pensar que habían bichos en los platos, ni mi mente fue más fuerte que mi estómago.

    Lo que sí sé ahora es que la única manera de mantenerte bien y sana, es comer equilibrado y hacer ejercicio. Nada más.

  16. Qué triste!
    Yo siempre he tenido el tema del peso super presente. Familia de flacos y yo la única gordita.

    El único bullying que conocí fue el de mi familia. Con mis hermanos peleábamos y la discusión se acababa cuando me decían algo sobre mi peso. Salía llorando. …Lo recuerdo y me da pena.

    Mi mamá me llevó a la mitad de los nutricionistas de Stgo. antes de que me llegara la regla porque, según ella, después de eso cagaba.
    Nunca adelgacé.

    Ahora de grande sigo siendo gordita, pero un poco más empoderada de mi cuerpo. Aunque todo lo que mi mamá me decía se ha cumplido: No tendrás pololo, te costará encontrar ropa…..y así.

    Espero que cuando tenga hijos no traspase esas inseguridades. Creo que es algo tan estúpido de preocuparnos, porque no lo hacemos por nuestra salud, lo hacemos para encajar a lo que la sociedad nos dicta y vernos “bien”.

    • Me siento muy identificada contigo Mary… lamentablemente yo no conozco mi cuerpo con un peso que se considere “normal” o “saludable”… toda la vida he tenido que lidiar con el sobrepeso… he visitado un montón de nutricionistas (antes de los 13 ya había empezado en esto), en general siempre he sido muy deportista por lo que tampoco es un problema de sedentarismo… soy muy responsable con mis tratamientos para perder peso y así todo pierdo peso a paso de tortuga, lo que al final termina por agotarme mentalmente… cada vez que me hago exámenes para ver si es algún otro tipo de problemas que me impiden perder peso, estos salen normales… me alimento en general bastante sano (el cuerpo me pide frutas y verduras a diario, mi consumo de carnes blancas es bastante alto, casi no consumo azúcar, etc, etc, etc)… y así, podría seguir contando mil cosas más.

      El punto es que en el último tiempo he descubierto cómo a las personas con algún trastorno alimenticio (sea que tengamos bajo peso o sobrepeso) finalmente nos domina la mente y las emociones. Supongo que lo realmente importante está en encontrar primero qué es eso que nos hace daño y desde allí comenzar a sanar… 🙂

  17. Uff este tema.
    Mis recuerdos de gorda también son con mi mamá, de que no nos dejaba (ni a mí ni a mi hermana chica) comer nada que engordara, no compraba ketchup, mayonesa, salsa de tomate, nada de eso en la casa. Cuando íbamos a tomar té a la casa de mi abuela y yo estiraba la mano por ese pedazo de queque o esa torreja de queso extra para el pan, sentía su mirada desaprobatoria al otro lado de la mesa. Que todos los años era una tortura la compra del uniforme, mi mamá retándome en el probador por lo gorda que estaba, y cómo me estaba comprando un jumper de una talla muy superior a la correspondiente a mi edad. Incluso una vez me dijo que me iban a decir “la mula” en el colegio si seguía engordando 🙁

    No sé porqué era gorda, mis primeros recuerdos son con esa sensación de sobrepeso. No sé si era tan gorda, al menos en el colegio nunca me molestaron con eso. Siempre un poco rellenita, supongo. Pero esa sensación de que eres gorda, eres floja, eres lenta, te ves mal, es más poderosa que cualquier cosa.
    Cuando cumplí 16 me pegué el “estirón” y bajé ene, de hecho me desmayé una vez y el doctor, después de hacerme exámenes, le dijo a mi mamá que tenía anemia. Me acuerdo que la retó muchísimo en la consulta y le dijo que me diera de comer todo lo que yo quisiera, hartas calorías porque tenía que recuperarme. Un momento victorioso para mí.

    Pero realmente, hay cosas de las que nunca me voy a recuperar. Ya no soy flaca, ni gorda. Estoy con sobrepeso, pero nada grave. Pero siempre me queda la duda si, por ejemplo, nunca fui deportista porque no tengo la capacidad o porque era realmente lenta. Sólo sé que me sentía así, que así me hicieron sentir. Que me hicieron sentir verguenza de correr porque en mi mente yo “sabía” que iba a ser la más lenta. Que iba a ser poco ágil. Que me podía caer de la bicicleta. Que no iba a alcanzar a llegar a la pelota. Y olvídate de ponerme un traje de baño. Y como dijo alguien arriba, la mente es más fuerte que el cuerpo.

  18. Yo siempre he creído que los cuerpos de verano se hacen en invierno. No sirve de nada morir de hambre 1 mes para estar “bien”. El tema de bajar de peso es “facil” si te mueres de hambre, te empastillas y listo¡ ya que bajas lo que necesitas, pero si no sigues un estilo de vida saludable y continuo subirás denuedo todo lo bajado. Mi polola mide 1.65 y pesa como 52 k . Yo la veo usar pantalones talla 36-38 y la odio (yo con suerte me pongo unos talla 42) y le digo que esta mega flaca,pero ella nunca esta conforme. Yo por mi parte trato de nunca saltarme el desayuno aunque no quiera comer nada ya que es la comida que le da energía a tu cuerpo para todo el día y esas calorías se queman rápidamente. El error es comer poco, hay que comer cada 3 horas para acelerar el metabolismo y ejercitarte regularmente.

Dejar una respuesta