Tomar en familia

95

parenthoodcopete
por Jo M.

Mi familia siempre ha sido buena para tomar. Afortunadamente no hay ningún alcohólico que lamentar, pero las reuniones familiares siempre son regadas.

Cuando se trata de la familia ampliada siempre partimos con un pisco sour casero o con algún experimento primaveral-veraniego, sobre todo en esta época. Mi papá no come sin al menos una copa de vino, y una piscolita después de comida es un placer que compartimos las generaciones de padres y la de los primos.

Yo cuando chica era bien pava, así que no empecé a tomar hasta salir del colegio, y la verdad nunca me había dado cuenta de lo buena para el copete que era mi familia hasta que yo me integré al ritual de las celebraciones familiares (a estas alturas de la vida, casi las únicas instancias en las que nos vemos todos) con un vaso de alcohol en mano.

Después de un día o una semana estresante hay pocas cosas que disfrute más que una cerveza, y ese sentimiento lo compartimos todos en mi familia y es un detalle que me gusta mucho de nosotros.

Mención aparte merecen los matrimonios y años nuevos que hemos compartido en familia, porque pucha que es divertido ver a tu familia arriba de la pelota, a tus tíos bailando coreografías, y en definitiva poder carretear con ellos tal como lo haces con tus amigos más prendidos.

Foto: serie Parenthood

6 COMENTARIOS

  1. Lei el titulo y pense que saldria algo mas escandaloso.
    Mi familia toma, yo tomo en familia en la mesa desde los 14 o 15 años, como un acto social, no prohibido, natual, sano, no tomaba destilados sino que vinos, el alcohol en mi casa jamas fue tabu, y se comparte y disfruta.
    El relato pareciera que describiera a una familia super buena para tomar, pero si lo lees bien no es mas que una familia ultra sana, normal, que integra el alcohol a las reuniones sociales.
    Y tomar y compartir en familia es lo mas natural del mundo, cual conversar, tirar chistes, con mi padre si viene a mi casa lo minimo que le puedo ofrecer es una copa de vino junto a una sabroza comida, y luego un buen cafe preparado en el momento, y si tuviese un bajativo mejor aun

  2. Que choro!! Mi familia nunca fue buena para tomar, o quizás sí, pero cada uno por su lado… Pero ahora que mis papás están separados, cuando nos juntamos con mi papá, las juntas son más parecidas a lo que describes, bien regadas… Creo que lo pasamos mejor, la cosa dura más y salen historias chistosas.

  3. que bueno que eras pava y empezaste a tomar ya salida del colegio, antes hubiese sido penoso y lamentable, que penca que tanto escolar ande tomando, me carga, como tan pencas que necesitan copete para pasarla bien, a mi en el colegio no se me hubiese pasado por la mente tomar, no se si sera porque en mi familia nadie toma o con suerte abren un vino para año nuevo y ni siquiera se terminan la botella. yo me tomo un pisco sour a veces o una cerveza pero mas de eso jamas, y nunca con mis padres porque no se da el ambiente

  4. me acorde de mi ex pololo que un día me dijo “oye en tu casa toman todos los fin de semana” y yo ahí caí en la cuenta que si, que el pisco sour, que el vinito que un destilado poco … no es que pasemos ebrios, para nada, pero ahí me di cuenta que parece que no todas las familias son buenas pal copete, la mía sí y no veo nada malo, sólo nos gusta la buena meza acompañada de algún vituperio

  5. Absolutamente identificada.
    Los mejores recuerdos que tengo son los días domingo en la casa de mis papás, cuando mi viejo (que murió hace 3 años) preparaba su clásico martini para hacer del aperitivo un ritual sagrado.
    Como dice Macho Beta me parece de lo más normal lo que relatas y creo que, así como la buena comida se disfruta en familia, también hay momentos inolvidables que se crean junto a un trago rico.

  6. yo amo el sowers pero no somos ni en mi familia de origen ni en la que formé yo tomadores como sale en el post. O sea, si hay un asado, un carrete, ahi si, pero no por hábito.
    Un poco triste que te califiques de pava por no haber bebido alcohol hasta despues de salir del colegio, ojalá que mis hijas sean aún más pavas… ojalá hubiera más pavos y menos zorrones de 15 años curaos.

Dejar una respuesta