Las comodidades del Café Haussmann de Isla Teja

1199

image
por Mariana y punto

Cada vez que voy a Valdivia, uno de los hitos obligados es pasar al clásico Café Haussmann a comer crudos y tomar cerveza. Este año así fue, pero también descubrimos las bondades de su sucursal en Isla Teja.

La verdad es que estéticamente todos los locales nuevos de Haussmann se ven un poco falsos, pero la calidad de los crudos sigue siendo la misma (tanto en Isla Teja como en Santiago, las dos que he tasado), y en el caso de esta sucursal valdiviana hay varias ventajas:

– Lo primero que me conquistó fue la amabilidad; el segundo día que pasamos, la niña que nos había atendido (que resultó estar a cargo del local) recordó la mesa en la que nos habíamos sentado y ofreció “lo de siempre”. Un pequeño sueño hecho realidad. Los días siguientes nos atendieron otras personas, pero la amabilidad siempre se mantuvo (entre otras cosas, nos cambiaron la tele y subieron el volumen para el partido Chile-Perú que teníamos que ver cerca de la Universidad Austral para llegar a ver Matar a un hombre al Aula Magna).

– La ubicación es muy práctica; no hay mucha variedad de locales en Isla Teja y tan cerca de la Universidad Austral (y su Jardín Botánico) a los que puedas pasar un rato rápido (sin tener que cruzar el puente hacia el centro) o estar una tarde completa con igual soltura.

– Su terraza; los días de sol en Valdivia son muy preciados pero, por la lluvia que cae todo el año, las terrazas donde poder disfrutarlo son escasas. Y durante este FICValdivia justo tuvimos la suerte de disfrutar muchos días soleados.

– Abre los días domingo, mientras el local original no.

– Es grande, por lo que puedes estar harto rato y sin apuro, sin que detrás tuyo haya alguien esperando tu puesto.

image

15 COMENTARIOS

  1. Hermosos momentos. Tengo que agregar y agradecer la paciencia de los meseros, que se tomaron con humor nuestras bromas y joteos. Hasta agarraron papa.

  2. Discrepo. Soy de Valdivia y la calidad no es la misma en el local Haussmann del centro que en el de Isla Teja, siendo el primero muy superior. El de Isla Teja no es malo pero no está al mismo nivel. Los que sí dejan mucho que desear son los locales de Santiago y el de Pucón. Mal, mal, mal.

Dejar una respuesta