La meditación con mandalas

1125

mandalas
por pony

Soy una persona muy ajetreada, por lo que tomarme momentos para hacer una pausa se ha convertido en algo fundamental para mantenerme saludable. Mi hermana hace un tiempo me recomendó que meditara, al principio pensé que me sería imposible, mi mente no se calla ni cuando duermo, pero le hice caso y me di cuenta de que no es necesario ser el maestro de la meditación para que te sea beneficioso, y no tienes por qué tratar de forma inmediata de dejar la mente totalmente en blanco. Con solo dedicarle un espacio al ritual ya te estará siendo muy placentero.

Así fue como llegué a un taller que enseñaba a meditar con mandalas, en la escuela Ramdas Rai. Los mandalas, para los que no están familiarizados, son dibujos, generalmente concéntricos, que pretenden representar el universo. Hay de muchos tipos, unos más simples y otros más complejos. La creación de un mandala, así como luego rellenarlo con colores, es una acción muy relajante y terapéutica.

En el taller aprendí, que a diferencia de algunas creencias comunes, los mandalas no se interpretan, es decir no hay significados particulares asociados a los colores que se usan o los trazos que se forman, más bien el mandala es el vehículo de la meditación. La idea es dedicarle un tiempo especial a hacer un mandala, estar en un lugar cómodo y sin distracciones. Sentarse en una posición confortable y comenzar con respiraciones. Yo recomiendo una en la que debes inspirar por la nariz en cuatro tiempos, sostener el aire nuevamente por cuatro tiempos, luego exhalar por los mismos cuatro y mantener por otros cuatro antes de volver a inspirar. El paso de concentrarse en la respiración es importantísimo ya que es la base para entrar en un estado de meditación.

La idea es que repitan esta respiración por el tiempo que les parezca cómodo y luego observen y empiecen a pintar el mandala, o dibujarlo. Acá la idea es que no se preocupen de cómo está quedando, o de que los colores combinen, es solo algo intuitivo. Las meditaciones, como aprendí en mi taller, son para que duren 40 días, por lo tanto si te propones sentarte junto a tu mandala por 40 días, ya sea solo observándolo o volviendo a pintar, se convierte en un ritual muy agradable que ayuda a despejar la mente.

¿Han intentado meditar? ¿Conocen los mandalas?

29 COMENTARIOS

  1. Bastar sentarse y pintar un mandala cuidando que no se salga el color de los bordes. Con ese simple acto ya bajaron las revoluciones y al rato uno se va relajando más.

  2. Que entretenido, yo he tratado pero no con mucha determinación, lo haré ahora, pero para meditar ocupo meditaciones guiadas ya que a veces me cuesta mantener la concentración sola y me han servido mucho!

  3. Si, de hecho tengo un libro para pintar mandalas y había leido lo de los significado de los colores pero no sobre la respiración.

    Bacán.

    Intentaré eso 🙂

  4. Totalmente recomendable, uno se relaja, sirve para las que tenemos deficit atencional, produce concentración y ayuda a meditar, a despejarse, a pensar, positivo de todo punto de vista!

  5. Los mandalas se pueden descargar desde internet. Personalmente llegué a ellos por mi terapira floral (Flores de Bach) hay mandalas asociados a cada flor. Es una excelente forma de relajación, super recomendado!

  6. Siiii hace un tiempo estuve con mucho dolor de cabeza y bien ansiosa así que recomendaron pintar mandalas … yo los bajo de internet es super relajante … para el strees se debe pintar con la mano izquierda (derecha en caso de los zurdos) te ayuda a equilibrar ambos hemisferios del cerebro

  7. Son lo mejooorr!! Pinto mandalas cada vez que puedo…también me compré un libro pero en internet está lleno de mandalas para pintar

  8. Los mandalas sí se pueden interpretar también, me lo hizo una profe en un curso. Puedes por ej llegar a tu casa en un estado no tan bueno, pintar un mandala, al terminar puedes pintar otro, y verás q son muy distintos y habla de cómo te sientes tú, son rebuenos para eso tb.

  9. Las mándalas si se pueden interpretar y se usan en procesos terapéuticos, pero no la que viene prediseñada, si no que la que se crea desde un inicio con papel en blanco y ciertas indicaciones. Lo ideal es usar siempre lápices de palo.
    Para meditar es muy bueno y en los niños hace maravillas, desde los 7 años más o menos se puede lograr un buen nivel de concentración

Dejar una respuesta