Adiós, Oscar de la Renta

937

image
por Claudio

Son las 11 de la noche y hace menos de 10 minutos los portales de noticias y los diarios del mundo entero anuncian la muerte del destacado diseñador Oscar de la Renta, uno de los diseñadores latinoamericanos más conocidos en el mundo entero.

A los 82 años y víctima del cáncer, el diseñador deja a un hijo adoptado, Moisés, y a su segunda esposa, Annette, frente a un imperio multimillonario, el que contempla ropa, perfumes, accesorios, fincas y hasta un complejo turístico en sociedad con el cantante español Julio Iglesias.

Famoso entre las primeras damas norteamericanas –vistió a Jackie Kennedy, Nancy Reagan, Barbara Bush, Hillary Rodham Clinton y Michelle Obama- De la Renta era también favorito de las estrellas de cine y la televisión: solo recordemos el vestido de seda rosado que Aleksandr Petrovsky (Mikhail Baryshnikov) le regala a Carrie (Sarah Jessica Parker), en un capítulo de Sex and the City, envuelto en una magnífica y simple caja blanca y anudado con una cinta negra (Carrie se desmaya, no van a la ópera y terminan en Mc Donalds bailando un vals).

image

Su último trabajo fue el vestido de novia de la estupenda señora Clooney, la destacada abogada Amal Alamuddin, quien eligió un clásico modelo de De la Renta para sellar su felicidad con el solterísmo actor. Su prueba de vestido fue la nota obligada de revistas del mundo entero y portada del New York Post.

Desde hoy el mundo de la moda ya no tendrá a Oscar, pero su casa de modas seguirá existiendo: será sucedido por el británico Peter Copping, quien acaba de dejar la marca Nina Ricci para hacerse cargo de la dirección creativa y presentará su primera colección en febrero del 2015, cuando las pasarelas del mundo muestren las tendencias para el otoño que está por venir.

5 COMENTARIOS

  1. Si bien era bien mayor, al estar enfermo es muy triste y ademásse pierde un gran talento.
    Una de sus frases geniales fue ““La moda no sucede en las pasarelas, sólo cumple su cometido cuando vive en las calles”.

Dejar una respuesta